www.madridiario.es
Cómo combatir el insomnio
Ampliar
Cómo combatir el insomnio

Cómo combatir tus noches de insomnio

miércoles 21 de septiembre de 2016, 11:27h

Según la Sociedad Española de Neurología (SEN), más de 4 millones de españoles adultos sufre insomnio crónico. Si hablamos de episodios transitorios, la cifra ya ascendería a un 25-35%.

La incapacidad de conciliar el sueño puede deberse a múltiples factores. De nuevo, un estilo de vida insano y ultra sedentario es uno de los puntos más negativos de cara a lograr un descanso satisfactorio.

Si a eso le sumamos el estrés que suele acompañar a nuestro día a día, tenemos la receta perfecta para pasarnos una noche tras otra mirando el techo.

Pero no nos encontramos ante un tema menor. Ya hay múltiples estudios que alertan sobre los graves perjuicios que provoca la falta de sueño a largo plazo. Ya solo con ver las consecuencias que tiene a corto nos podemos hacer una idea. Nuestro rendimiento desciende, estamos irascibles, olvidamos las cosas y nos volvemos más inseguros.

Sí, y todo por no dormir.

Cómo recuperar el control de tus noches

Si estás sufriendo un caso de insomnio crítico (llevas más de 5 noches durmiendo mal) lo primero que debes hacer es acudir al médico. Siempre es aconsejable el descartar que nuestra falta de sueño pueda estar ocasionada por un problema de salud.

Nuestro primer punto para combatir el insomnio pasa porque revises tu colchón.

¿Cuántos años hace que no lo cambias? El periodo ideal para renovar el colchón es cada 8 ó 10 años, por lo que si no tienes ni idea de cuándo compraste el tuyo, lo más probable es que sí haya llegado la hora de jubilarlo.

Con el paso del tiempo los colchones van perdiendo su firmeza lo que provoca que nuestra espalda no esté bien sostenida. Eso produce de forma irremediable una mala postura a la hora de dormir que nos provocará múltiples dolores de espalda a la mañana siguiente.

Bien, tenemos claro que hay que cambiar de colchón. Pero, ¿cuál es el mejor colchón para nosotros?

Veamos en qué debes fijarte.

Un punto importante a tener en cuenta es cuánto pesas. Si tu peso es elevado necesitas un colchón fuerte que soporte tu cuerpo sin hundirte. Si tu peso es normal, puedes buscar colchones que te proporcionen una mayor adaptación a tu cuerpo como son los de viscoelástica.

En cambio, si te mueves mucho, estos colchones pueden no ser los más aconsejables para ti. La capa de viscoelástica te envuelve (hay gente que lo describe como hundirse en una nube) y puede dificultar el movimiento.

Si vives en una zona más fría es recomendable que busques colchones que guarden más el calor. Los mejores son los látex y los de material viscoelástico.

Cuidado si usas una cama articulada. Para estos casos necesitas colchones flexibles: látex o muelles embolsados.

Para que revises toda la variedad de colchones que existen, te recomendamos que eches un vistazo a la web del grupolomonaco.

No solo encontrarás de todos los tipos, sino que están creados para proporcionarte la mejor sujeción según sea tu cuerpo y cómo duermas.

También es importante que revises la sección de almohadas.

Muchas veces cometemos el error de solo fijarnos en el colchón y nos olvidamos del elemento que soporta nuestra cabeza.

A la hora de elegir la almohada también hay que fijarse en varias cuestiones. La primera es cómo dormimos.

No es lo mismo dormir de lado que boca arriba. Siempre hay que revisar la altura que debe tener la almohada, la firmeza y el material del que está hecha. Las tienes cervicales, de látex y de viscoelástica, al igual que los colchones.

En Lo Mónaco vas a encontrar una gran variedad de alturas y de materiales para que puedas localizar la almohada que te aporte más comodidad. No te precipites al elegir, piensa que va a ser tu compañera cada noche durante muchos años.

Otras recomendaciones básicas para que puedas conciliar el sueño con facilidad tienen que ver con el deporte y la comida.

La primera es que es aconsejable siempre hacer deporte. Así llegarás más cansado a la cama. Eso sí, nunca hagas deporte y te metas directamente en la cama, conseguirás el efecto contrario, te desvelarás.

Pasa lo mismo con la comida. Ni copiosa ni demasiado ligera. Tampoco cenes antes de irse a la cama, lo ideal es que tengas la digestión hecha.

Con todo lo que te acabamos de contar ya tienes recursos de sobra para empezar a combatir el insomnio. Que descanses.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios