www.madridiario.es
Coche empotrado en la sede del PP de Madrid.
Coche empotrado en la sede del PP de Madrid. (Foto: MDO)

El hombre que estrelló su coche en Génova no recurrirá la condena de 5 años de cárcel

Por MDO/E.P.
jueves 09 de junio de 2016, 12:09h

Daniel P.B. el hombre que estrelló su coche contra la sede del Partido Popular de Génova no recurrirá la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid de cinco años de cárcel por delitos de tenencia y fabricación de artefacto explosivo-incendiario y de incendio en grado de tentativa.

De este modo lo ha confirmado el abogado del condenado dado que este asume la responsabilidad de los hechos, algo que ya manifestó en la vista ora. Sin embargo, el letrado discrepa de algunos argumentos jurídicos expuestos en el fallo en relación con el delito de tenencia y fabricación de artefacto explosivo-incendiario. "Asume su responsabilidad y las consecuencias de los hechos que hubo", ha declarado el abogado, quien en el juicio solicitó la libre absolución de su cliente.

Durante el juicio, Daniel P.B manifestó que su intención era "causar una noticia para centrar el foco en un problema muy grave" en nuestro país refiriéndose a la crisis económica que le llevó a estar desempleado y sin prestación. Por su parte, la sección 15 de la Audiencia Provincial consideró probado que el ahora condenado tenía la intención de estrellar el vehículo en el que llevaba el artedacto explosivo de fabricación casera con la intención de que estallara en la sede del Partido Popular en Génova.

La sentencia considera acreditado que las pruebas practicadas dan como resultado que el condenado, "con pleno conocimiento de lo que hacía y como forma de llamar la atención por la situación por la que pasaba el país" decidió realizar esta acción, mediante la que, dirigiendo de forma violenta su vehículo, cargado con sustancias incendiarias, confinadas en un artefacto ideado para explosionar y causar un incendio".

Daños por el valor de 33.154,36 euros

De este modo y como consecuencia del impacto, se causaron daños considerables que afectaron al inmueble por un valor de 33.154,36 euros, y en el momento del mismo el propio acusado "demostró con su petición de socorro y con los gritos de que iba a estallar una bomba y que le sacaran de allí, el riesgo que había generado con su acción y el peligro inminente que se iba a desdencadenar en el lugar de los hechos.

Finalmente según se recoge en la sentencia, "el dolo no comprende la voluntad de causar daños personales siendo suficiente la atención del agenete de provocar el incendio y la conciencia del peligro". Además recalca que el peligro "inherente a los hechos fue alto a la vista de los hechos, sin perjuicio de que el artefacto no se activara".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios