www.madridiario.es
El sofá del tombolero: Este empacho televisivo puede dejar...

El sofá del tombolero: Este empacho televisivo puede dejar...

Por si no hubiéramos tenido suficiente con el espectáculo que han dado desde el 20 de diciembre nuestros líderes políticos, ahora tenemos la segunda parte. Y lo peor es que nos queda la tercera, la nueva campaña electoral. Dentro de una semana comienza.

Ahora estamos en la fase intermedia. Donde todas las cadenas buscan el más difícil todavía tratándonos de ofrecernos a estos políticos de procesión en todas las facetas posibles.

Entrevistados por niños, pasando un día y dos noches con ellos. Como pasó con Pablo Iglesias la noche del martes. Primero en Telecinco y cuando acabó allí, cinco minutos después en Antena 3. Todo grabado.

Algún día les veremos presentando la información del tiempo. Ni unos ni otros. Ni las cadenas ni los supuestos líderes se dan cuenta que lo que nos están mostrando solo va en contra, no de ellos que eso sería lo de menos, de un país como el nuestro que comienza a estar harto de la política o más concretamente de estos políticos. Porque votar siempre será un ejercicio que nos engrandece. Hasta aquí, donde vamos a tener dos elecciones en seis meses.

Pero es que llevamos, contando la primera precampaña y la propia campaña de todo el mes de diciembre, demasiado tiempo. Viendo demasiado teatro.

Que si visitas a los mercados, tomarse una cañitas, jugar al baloncesto, saludar a los vecinos, y no sé cuántas cosas más. Cosas que, por cierto, no volverán a hacer hasta que se acerque la siguiente, esperemos que sea dentro de cuatro años, cita electoral.

O lo que es peor, subidos a los atriles en dónde escuchamos lo que ya todos sabemos, en esos mítines a los que cada vez asiste menos gente. Nadie aporta algo que ya no hayan dicho. Una pérdida de tiempo y de dinero monumental. Si me apuran, tan inútiles como los debates que veremos, que no van más allá del “y tú más”

A estas alturas resulta complicado que nos traguemos tanta pantomima. Que irá en aumento, porque todas las cadenas ven como las audiencias no son malas con estos señores (¿para cuándo una señora?) en pantalla. A ninguno de esos canales les importa un rábano que ese share no vaya a tener ninguna correspondencia con el nivel de abstención del 26 de junio.

Lea el artículo completo en La vida es una tómbola.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios