www.madridiario.es

La lucha social se hace global en el aniversario del 15-M

domingo 15 de mayo de 2016, 09:55h
"Dormíamos, despertamos". Esa era la frase de la placa con la que se pretendió recordar el quinto aniversario del 15-M en un lugar tan simbólico como la Puerta de Sol. Cinco años después, ¿cómo se rememora el movimiento? ¿Qué ha provocado y qué queda de él? Los activistas directamente implicados aseguran que el movimiento sigue vivo y que sólo ha evolucionado en luchas más concretas. Este domingo se celebra el aniversario en las calles, que coincidirá además con el 'Global Debout', la expansión del movimiento de protesta francés, que ya se compara con la experiencia del 15-M español.
La lucha social se hace global en el aniversario del 15-M

Se cumplen cinco años desde la primera chispa que prendió el movimiento de los indignados en España. Cinco años desde aquel 15 de mayo de 2011 en el que varias organizaciones convocaron una manifestación simultánea en 50 ciudades para reivindicar una "democracia real".

"El 15-M fue un punto de inflexión, a partir de ahí se inicia el cambio de conciencia colectiva y se multiplican los esfuerzos de luchas por transformar la situación que hay en España y eso continúa hasta hoy", defiende Enrique Martín, activista de 'Democracia real Ya!', uno de los colectivos más implicados en el movimiento.

La explosión del 15-M duró varios meses hasta que se asentó y se difuminó, pero los implicados aseguran que el movimiento nunca ha desaparecido del todo. La protesta pasó de ser un grito genérico a especializarse en diferentes corrientes. Así nacieron las mareas, que se enfocaban en luchas específicas, como el caso de la marea verde (educación), la marea blanca (sanidad) o la marea granate (emigración).

Sandra Villa, perteneciente a la Asamblea Marea Verde Madrid, señala que más que una dispersión, la aparición de corrientes fue una evolución. "Sin el 15-M probablemente no hubiéramos confluido en mareas, en colectivos, en marchas y, en general, en movimientos sociales basados en otra forma de organizarnos", apunta.

Tanto Villa como Martín coinciden en destacar que la consecuencia del movimiento ha sido la reactivación de las luchas por los derechos y la toma de conciencia por parte de mucha gente de la necesidad de participar. "Transformó la rabia en esperanza, en ilusión y en acción", resume Villa.

Los ¿herederos? políticos

Una de las señas de indentidad del 15-M fue la insistencia en mantener la participación en las plazas y no en las instituciones. El movimiento huía de personalismos y se negaba a entrar en un sistema político ante el cual no se sentían representados.

Sin embargo, el estallido de la indignación mostró una ventana de oportunidad dentro de la cual han surgido varios partidos. Uno de los primeros fue, en 2013, el Partido X, que se presentaría luego a las elecciones europeas y obtendría 100.561 votos.

Pero, sin duda, ha sido Podemos quien ha logrado capitalizar más el camino señalado por el 15-M. Aunque Pablo Iglesias ha reconocido que su implicación con el movimiento tuvo más que ver con un análisis desde 'La Tuerka', otros integrantes del partido sí participaron directamente en las manfiestaciones a través de los colectivos organizantes, como Juventud Sin Futuro.

De hecho, se pueden reconocer muchos elementos en Podemos con una clara inspiración en el 15-M. Un ejemplo es el discurso de la transversalidad, que sustituye las etiquetas ideológicas tradicionales por la defensa de ideas con las que se puedan sentir identificados una mayoría (los de abajo), aunque vengan de votar opciones diferentes.

"Parte de los éxitos relativos del 15-M pueden estar relacionados con su capacidad para generar procesos de identificación que trascienden y atraviesan los marcadores ideológicos tradicionales y anclados, comenzando así a reordenar a su favor las posiciones políticas", analizaba Íñigo Errejón en un artículo escrito en 2011 para la revista 'Encrucijadas', tres años antes de la creación de Podemos.

Para Sandra Villa la formación morada es otra "rama" más que crece de la semilla del 15-M. El activista de 'Democracia ral Ya!, en cambio, considera que se trata de dos cosas distintas y apunta además que hay otros partidos políticos que también han reflejado demandas de los indignados. De hecho, Martín insiste en el carácter "plural" del movimiento y en que nadie se puede apropiar de él.

Global Debout: la indignación se hace internacional

La celebración de este quinto aniversario coincide con las movilizaciones en Francia y las réplicas de apoyo en toda Europa. Las protestas en el país galo se iniciaron el pasado marzo en contra de la reforma laboral del Gobierno y, como punto diferenciador del 15-M, contaron con el impulso de los sindicatos. Sin embargo, el movimiento se ha ido generalizando.

"Nuit Debout se fijó como primer objetivo la creación de un espacio de convergencia de luchas. Esta convergencia podría ir todavía más lejos y extenderse a nivel internacional", señala el movimiento francés en su convocatoria de un 'Global Debout' para este domingo.

El objetivo, según la organización, es convocar una gran protesta contra injusticias que pueden afectar al 99% de la población como la precariedad, la imposición de los mercados financieros, la destrucción del medioambiente, los conflictos armados, etc. Ya se han sumado 500 ciudades de todo el mundo, incluidas Madrid, Barcelona, Valencia, Málaga, Sevilla o Santiago de Compostela.

"No somos escuchados ni representados. Nosotros, personas de toda condición, nos reapropiaremos juntos de la palabra y del espacio público. Hacemos política, porque es asunto de todas", añade el llamamiento.

En España, el movimiento que surgió como solidaridad a las protestas de Francia, 'Nuit Debout España' también se ha sumado a esta manifestación, que se producirá al tiempo que se conmemora el quinto aniversario del 15-M.

¿Un segundo 15-M?

Como explicó a Diariocrítico Bari, un vocero de Nuit Debout Madrid, el objetivo del movimiento no es repetir un segundo 15-M sino crear un espacio común para todas las mareas y colectivos que se había desperdigado, especialmente con la difuminación del 15-M.

"La idea era volver a vernos, a encontrarnos, porque aquí ya tuvimos un Nuit Debout que fue el 15-M", señaló.

Pero, ¿sería posible que se diera un segundo 15-M? Para Enrique Martín, de 'Democracia real Ya!, el movimiento es "irrepetible" en el sentido de que no volvería a ser igual. Asegura que, a diferencia de Francia, en España ya se ha instalado como percepción social mayoritaria la indignación contra las imperfecciones de la democracia, aunque añade que es posible que las plazas y las calles se puedan volver a llenar de nuevo como en 2011.

Sandra Villa, de Marea Verde Madrid, en cambio abre la puerta a la posibilidad de una repetición del movimiento: "Cuando apareció el 15M no nos lo esperábamos, pero pasó. Seguimos evolucionando como sociedad y los movimientos siguen creciendo", apunta.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.