www.madridiario.es

La estatua de Rosendo

Por Ángel del Río
jueves 05 de mayo de 2016, 11:12h

Conocí al extraordinario cantante de rock, Rosendo, hace 25 años, y en una situación dolorosa: cuando nuestros padres agonizaban en el hospital Virgen de la Torre, en Villa de Vallecas. Me pareció un tipo extraordinario. Me contaba que cuando empezó en el mundo de la música, su madre le dijo: “Pero hijo, ¿dónde vas con esos pelos y esas canciones? Ahí no está tu futuro”. Quizá fue de las pocas veces en las que su madre se equivocó rotundamente, porque Rosendo se convirtió en uno de los mayores referentes del rock español, y ahí sigue, triunfando.

Este carabanchelero modesto, sencillo, buena persona, ha vuelto a dar un ejemplo de sentido común: no está de acuerdo con que se le erija una estatua en su barrio, propuesta por Ahora Madrid. Entiende, como argumento principal, que es “prescindible”, al no ver “mérito” en hacer su trabajo con responsabilidad. Dice que: “Hay motivos más importantes para gastar dinero en estos momentos que poner una escultura a un guitarrista, a un cantante”. Aun así, Rosendo está agradecido a quienes han promovido esta idea, pero deja claro que es “prescindible realizar” ese gasto, y que el dinero público debe servir para satisfacer necesidades de los ciudadanos, aunque puede, y esto lo digo yo, que muchos ciudadanos piensen que es una necesidad emocional tener en Carabanchel una estatua que recuerde el esfuerzo y el trabajo de un chico del barrio, que desde la modestia y el tesón, se ha convertido en una figura del rock. Es cuando menos chocante, que estos tiempos de protagonismos y sorberías que vivimos, hay un hombre como Rosendo, que ve prescindible tener una estatua en su barrio. Felicidades, querido rockero.

Ángel del Río

Cronista Oficial de Madrid y Getafe

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
1 comentarios