www.madridiario.es
Rato da carpetazo al culebrón de Caja Madrid

Rato da carpetazo al culebrón de Caja Madrid

viernes 18 de diciembre de 2009, 00:00h
Rodrigo Rato será finalmente presidente de Caja Madrid. Después de meses de incertidumbre llenos de peleas internas en el PP, llamadas a la responsabilidad de la oposición y sindicatos y promesas de no politizar la cuarta entidad financiera del país, el ex ministro de José María Aznar logró cerrar de una vez por todas el acuerdo para ser investido y hacerlo además por unanimidad.
Rato sólo consiguió ser el hombre ideal tras superar dos obstáculos: el 'pacto de Madrid', que Ignacio González, candidato de Esperanza Aguirre que rechazó Mariano Rajoy, había forjado con todos los sectores, y la pretensión de la presidenta regional de que tanto oposición como sindicatos bendijesen su aterrizaje.

El candidato popular cerró el 16 de diciembre en una reunión de apenas una hora, el acuerdo con el PSM, CCOO y UGT para su elección por unanimidad a través de una lista electoral única, que contemplaría la representación de cada uno de ellos en los órganos de gobierno de la entidad. Rato se comprometió ante el secretario general del PSM, Tomás Gómez y los secretarios regionales de Comisiones Obreras y UGT, Javier López y José Ricardo Martínez, a respetar el acuerdo de julio.

Se cumple el 'pacto de Madrid'
El también ex presidente del Fondo Monetario Internacional (FMI) aceptó así los tres puestos que el 'pacto de Madrid' daba a los socialistas en el Consejo de Administración. De esos tres, una vicepresidencia sería para Virgilio Zapatero, rector de la Universidad de Alcalá, mientras que Jorge Gómez, anterior candidato a vicepresidente, sería uno de los dos consejeros. Uno de los dos sindicatos aplazaría su entrada a una reforma pactada de la Ley de Cajas. A cambio, lograrían representación en empresas participadas de la entidad y otros órganos como la comisión control. Precisamente, éste último órgano, que actuaba como órgano electoral, propuso que Rato fuera presidente el 28 de enero como muy tarde.

Rato también dejó atada para la futura reforma el incrementar el número de consejeros del PP en el consejo de administración mediante el aumento del número de miembros hasta 24. Otro tema pactado fue el de la destitución del presidente que sólo podrá producirse por mayoría cualificada.

Los secretarios regionales de Madrid de Comisiones Obreras y UGT se mostraron satisfechos por el acuerdo. Tomás Gómez confió además en que Esperanza Aguirre aceptaría ceder un puesto de consejero en la Asamblea General de Caja Madrid al Comité Español de Representantes de Minusválidos ya que según el PSM el PP tendría que tener 29 y no 30 representantes en la Caja, tras la salida del Grupo popular de los diputados imputados en el 'caso Gürtel'. La Asamblea de Madrid aprobó sólo dos días más tarde la lista de la Cámara a la entidad sin que el PP cediese ese puesto.

Los órdagos a Génova y Ferraz

El Ayuntamiento de Madrid bendijo la llegada de Rato pero sólo después de la intervención de Mariano Rajoy, que entró en tromba en medio de la pelea que originaron Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz-Gallardón por el control de la entidad y el relevo de Miguel Blesa. De hecho, el proceso electoral llegó a estar paralizado en varias ocasiones por los recursos interpuestos por el Ayuntamiento contra las decisiones de la Comunidad.

Rato ya había sido el candidato de cabecera de Aguirre, pero Mariano Rajoy lo rechazó en su día. Después, el presidente del PP nacional volvió a recurrir a él como solución intermedia. La presidenta del PP de Madrid aceptó no sin antes lanzar junto a los socialistas de Madrid -que ya habían negociado las contrapartidas de su apoyo a Aguirre- un órdago a sus respectivas direcciones nacionales advirtiendo que el presidente de Caja Madrid lo elegían los partidos madrileños, como subrayó Tomás Gómez.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios