www.madridiario.es
Túnel de la Línea 1
Ampliar
Túnel de la Línea 1 (Foto: Comunidad de Madrid)

Vecinos de Vallecas critican el “oscurantismo” sobre el cierre de la L1 durante 4 meses

Por Alejandro Navas
lunes 07 de noviembre de 2022, 07:45h

Tal y como adelantó el diario 20 Minutos, la Comunidad de Madrid tiene planeado acometer una serie de reformas en la Línea 1 de Metro que provocarán un cierre entre las estaciones de Atocha y Valdecarros de unos cuatro meses. Según el pliego de condiciones particulares, este lunes siete de noviembre finaliza el plazo de recepción de ofertas por parte de las empresas interesadas en el contrato de 27 millones de euros. Sin embargo, fuentes de la Consejería de Transportes no aportan información sobre las fechas ni sobre las alternativas de movilidad, algo que provoca críticas desde las Asociaciones de Vecinos de Vallecas y desde la oposición en la Asamblea de Madrid.

De media, la Línea 1 transporta al mes a 6.625.000 personas entre todas sus estaciones, de acuerdo a los datos de la propia empresa pública. El ramal más antiguo de la capital es, además, el único que llega y atraviesa los distritos de Vallecas, hecho que lo convierte en el medio de transporte más importante para más de 350.000 madrileños. Los trabajos planteados en los pliegos que figuran en el portal de la contratación de la Comunidad de Madrid consisten en la retirada de amianto, en la renovación de las traviesas de madera y en la eliminación de los balastos, que son las rocas que pueden verse en algunos tramos y que sirven para amortiguar las vibraciones de los vagones. Los pliegos se dividen en dos lotes: el primero entre Sol y Atocha que no implicaría cierre de servicio; el segundo entre Atocha y Valdecarros con un cierre estimado de 129 días, unos cuatro meses. El objetivo general es eliminar los elementos antiguos y sustituirlos por otros más modernos para mejorar la velocidad y aumentar las frecuencias en esta línea.

Desde la Asociación de Vecinos San Diego Puente de Vallecas, entienden los trabajos de mejora como algo positivo pero recelan mucho sobre la transparencia de la Consejería que dirige David Pérez y sobre las alternativas al transporte planteadas ante el cierre de la Línea 1. “La información que tenemos es nula, hemos solicitado una reunión con la Consejería para conocer los plazos de la obra y para conocer las alternativas”, asegura Jorge Nacarino, presidente de la asociación. Para él, es el nivel de “oscurantismo” la principal queja ante este plan ya que no entiende por qué no se han anunciado y explicado los detalles de los trabajos que provocarán el cierre durante cuatro meses y que podrían trastornar la vida de cientos de miles de vecinos.

David Pérez, consejero de Transportes e Infraestructuras

Finalizado el plazo de presentación de ofertas

A las 12:00 horas de este lunes finaliza el plazo dispuesto por la Comunidad de Madrid para la recepción de ofertas por parte de las empresas interesadas. Esta es la única fecha real que existe en estos momentos sobre este plan ya que fuentes de la Consejería de Transporte aseguran que “no hay nada decidido” ni sobre el inicio de las obras ni tampoco sobre las alternativas a la movilidad que se ofrecerán a los habitantes de Vallecas. En este punto, fuentes de la Delegación de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, dirigido por Borja Carabante, aseguran que “se trabaja coordinadamente con la Administración regional y habrá previsiblemente autobuses de refuerzo de la Empresa Municipal de Transportes”.

Con estos elementos, los trabajos se antojan como una realidad en el medio plazo. De hecho, el plazo de adjudicación del proyecto, con un coste de más de 27 millones de euros, se extiende durante unos seis meses como máximo. Así, se podría dilatar en el tiempo esta primera fase hasta el mes de mayo, coincidiendo con las elecciones.

“Nadie suele encarar unas elecciones teniendo una parte importante de la ciudad empantanada porque la ciudadanía no suele recibir muy bien este tipo de asuntos. Seguramente haya cálculo electoral detrás de las fechas que manejan en la Consejería”, opina Nacarino, quien no descarta que el Gobierno regional de Isabel Díaz Ayuso tenga previsto anunciar este proyecto como parte de sus promesas electorales.

"La información es nula"

Por otro lado, explican desde esta asociación de vecinos que “nadie está en contra de las obras” en la línea más antigua de Madrid, están en contra del “oscurantismo” que hay con ellas y con las alternativas al transporte. Aquí, apuntan a que la fecha ideal sería el verano, los meses en los que hay menos población y menos actividad laboral debido a las vacaciones, aunque no disponen de información ni albergan mucha esperanza en que vaya a ser así.

En una línea parecida se expresan desde la Asociación de Vecinos Ensanche de Vallecas. “Con la Comunidad de Madrid y sus consejerías no hay mucha comunicación, no nos han atendido nunca”, critica su presidenta, Rosa María Pérez. Explica que han preguntado en la Junta Municipal de Distrito sin éxito y que todo lo que conocen sobre el proyecto ha sido a través de la prensa. “El cierre debería ser en verano y ya se debería haber previsto y comunicado el plan de las alternativas al transporte para que nosotros, los usuarios, pudiéramos conocer cómo vamos a poder movernos cuando se produzca el cierre”, reclama.

En el Ensanche de Vallecas, el cierre de este gran tramo de la Línea 1 puede suponer un gran problema para los vecinos. Aparte del Metro, solo existen dos autobuses que conectan el barrio con zonas céntricas de la capital y lo hacen teniendo que atravesar la carretera de Valencia. Así, el suburbano en esta zona supone el principal medio de transporte, por ser el más rápido y eficaz. Desde la asociación, temen que las alternativas a la movilidad en forma de refuerzo de autobuses convencionales puedan ser insuficientes para atender a las necesidades de los vecinos. “Seguramente provocará que mucha más gente tenga que usar sus coches, quienes los tengan, y que otra gran parte tenga que emplear mucho más tiempo para llegar a sus destinos”, vaticina.

Estación de Puente de Vallecas

Más Madrid y Unidas Podemos critican la gestión de las obras

Para el diputado de Más Madrid Alberto Oliver, este plan revelado por la prensa presenta algunos problemas. “La última reforma que se hizo en esta línea fue en 2016 y entonces se consiguió que el servicio de refuerzo de autobuses lo hiciera la EMT. Ahora nos da miedo que en esta ocasión se intente privatizar de alguna forma el servicio de refuerzo”, apunta este diputado, que sospecha de una falta de coordinación entre la Consejería de Transportes con el Ayuntamiento de Madrid.

"Ya se debería haber planteado un plan alternativo"

De nuevo, el problema no son tanto los trabajos de mejora, “completamente necesarios”, sino la forma en que se van a ejecutar. Destaca este diputado que las obras se han venido postergando en el tiempo y que ha llegado un momento en que no se ha podido “dar una patada hacia delante” más. En cualquier caso, coincide con las asociaciones de vecinos de Vallecas en que el cierre no tendrá lugar antes de las elecciones autonómicas de mayo, debido a los obvios problemas en la movilidad que podría provocar. Aquí, una posible solución a las alternativas al transporte durante el futuro cierre, explica Oliver, podría ser la implantación de una línea de autobús rápido, que circulara por encima del suburbano en toda su longitud.

Con una argumentación parecida se expresa el diputado encargado del área de transportes del Grupo Parlamentario de Unidas Podemos en la Asamblea de Madrid, Agustín Moreno. “Lo que vemos es un problema de ajuste de plazos, porque dudo mucho y eso me parece que es fundamental, que sean capaces de meterse con esta obra ante las elecciones de mayo, independientemente de cuándo es el plazo de licitación, de cuándo adjudican a una empresa, etcétera”, expone.

Por otra parte, sobre el coste del contrato de 27 millones de euros, señala que existe la posibilidad de que esa cifra se haya quedado desfasada debido a la subida del precio de ciertos materiales de construcción por la inflación. El acero, el aluminio o la arena han aumentado mucho su valor a raíz de la guerra en Ucrania y de otros factores en los últimos nueve meses, algo que podría influir en la concurrencia privada de este contrato. Es decir, es posible que la inflación provoque que la oferta pública se declare desierta por lo que habría que volver a elaborar todos los pliego de condiciones para actualizar los costes.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
4 comentarios