www.madridiario.es
SOS Velintonia: la antigua casa de Vicente Aleixandre espera una protección que no llega
Ampliar
(Foto: Kike Rincón)

SOS Velintonia: la antigua casa de Vicente Aleixandre espera una protección que no llega

Salvar Velintonia

miércoles 07 de julio de 2021, 07:18h

En el interior de los muros de la casa de Velintonia 3, ahora calle de Vicente Aleixandre, coincidieron grandes nombres de la literatura española del siglo XX, como Miguel Hernández, José Hierro, Gerardo Diego o Luis Cernuda. Hoy la vivienda del poeta, que fue lugar de encuentro y creación artística, languidece a la espera de que alguna Administración recoja el guante de la Asociación de Amigos de Vicente Aleixandre y convierta el inmueble en la Casa de la Poesía. Mientras tanto, el chalet de 630 metros cuadrados y tres plantas al lado de la Ciudad Universitaria sigue a la venta en el portal Idealista.com al módico precio de 4.700.000 euros.

La Asociación de Amigos de Vicente Aleixandre lleva peleando desde 1995 por rescatar del abandono la vivienda del poeta de la Generación del 27 y Premio Nobel. “No se ha avanzado nada, hay una obcecación política en este tema, no impera el sentido común y así no se soluciona nada”, lamenta Alejandro Sanz, presidente de la asociación. Hartos de promesas y acuerdos incumplidos, sus integrantes reactivan ahora esta histórica reivindicación con una protesta ante la Real Casa de Correos para denunciar públicamente la inacción del Gobierno regional y exigir que Velintonia sea declarada Bien de Interés Cultural (BIC).

La casa de Vicente Aleixandre permanece cerrada, vacía y olvidada desde mediados de los años 80, tras la muerte del poeta y su hermana Conchita. Aunque en 2005 el Ayuntamiento se mostraba dispuesto a adquirirla si se implicaban a partes iguales las tres administraciones y llegó a crearse una comisión encargada de negociar la compra del inmueble, los herederos no vieron voluntad política de salvar el chalet y decidieron ponerlo a la venta en el mercado.

Más recientemente, en 2018, el Gobierno municipal de Manuela Carmena anunció que expropiaría el chalet mediante un procedimiento similar al que siguió con la casa de Peironcely 10, inmortalizada por Robert Capa en la Guerra Civil. El propósito anunciado entonces era convertirla en un "centro de interpretación de la poesía”, una idea rechazada por la asociación y que nunca llegó a materializarse.

“No queremos que se transforme en un chiringuito de nadie, políticamente hablando. Velintonia fue una casa abierta a todo el mundo, con ideas, sin ideas, y queremos que ese espíritu se siga manteniendo”, defiende la voz cantante de esta asociación que huye de banderas y siglas. “Nosotros no estamos con nadie, ni con la derecha ni con la izquierda, nosotros queremos que esa casa se salve, que esté abierta a todos, porque es de todos, incluso de quienes la desprecian”.

Una Casa de la Poesía que no llega

La Casa de la Poesía con la que sueñan los miembros de la Asociación de Amigos de Vicente Aleixandre y los numerosos intelectuales, artistas y demás figuras de la cultura a las que ha ido sumando a su causa, tendría “un centro de documentación de la poesía española del siglo XX, donde se presenten libros, haya conciertos, exposiciones, un espacio museístico que puede ser el dormitorio o la biblioteca, pero queremos que sea un centro vivo”.

El Ministerio de Cultura y Deporte ya ha mostrado su interés en preservar el lugar, algo que escenificó el propio ministro José Manuel Rodríguez Uribes el pasado mes de febrero. Atendiendo a la invitación de los miembros de la asociación, visitó Velintonia y les trasladó su compromiso de “apostar por esta Casa de la Poesía en un lugar histórico, de memoria, de cultura y de literatura”.

Desde su departamento nos remiten a las declaraciones del titular de Cultura en ese acto, cuando señaló que esperaba que fuera posible entre las distintas administraciones “darle un sentido y el reconocimiento que merece este lugar, si conseguimos despejar esas cuestiones de reconocimiento jurídico”.

Rodríguez Uribes anunció aquel día que iba a “mandar una carta a la consejera de Cultura de la Comunidad de Madrid para que nos ayude en lo que le corresponde a ella, que tiene que ver con la declaración de este lugar como un bien cultural y ya después tomar iniciativas que pueden ser conjuntas”.

Alejandro Sanz remarca que José Manuel Rodríguez Uribes ha sido el único cargo de las administraciones implicadas que ha respondido a su llamada, mientras que en la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento su invitación no ha obtenido ninguna respuesta. “Hemos mandado carta a Isabel Díaz Ayuso, pedido reuniones con Marta Rivera de la Cruz y lo que hemos recibido ha sido el silencio. En cuanto al Ayuntamiento, podría ser más cortés y contestar a los escritos que se le remiten por registro”.

Bien de Interés Cultural

El presidente de la asociación no le resta responsabilidad al Ministerio de Cultura en que la solución se esté demorando tanto, “aunque últimamente parece más receptivo, pero es la Comunidad la que tiene que mover ficha, declararlo BIC y luego constituir un grupo de trabajo entre las tres administraciones con la asociación para ver cómo se puede convertir Velintonia en la Casa de la Poesía”, explica Sanz.

Según esta organización, el legado de Aleixandre estaría a salvo con la aplicación de la Ley de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid que garantizaría su protección como Bien de Interés Cultural por su valor como sitio histórico. No lo han interpretado así hasta el momento los sucesivos gobiernos regionales que han denegado esa calificación demostrando, según Sanz, que no conocen la Ley e incumpliendo el art 46 de la Constitución.

El título de BIC daría el empujón definitivo al proyecto de la Casa de la Poesía que reclama la asociación. Aunque “con la declaración BIC no se acaban las cosas, sino que empiezan, es una protección para que nadie pueda derruirla, es una manera de poner los pies en la tierra a los herederos, para que lo mantengan en un estado de conservación aceptable y no se venda a ningún inversor para hacer negocio con ese suelo”, sostiene Sanz. “Lo que urge es proteger la casa conforme a la Ley como sitio histórico, porque su valor histórico es incuestionable, aunque no tenga nada dentro”, defiende.

Para la Asociación de Amigos de Vicente Aleixandre Velintonia no solo fue la casa de un premio Nobel, sino la de casi toda la poesía en lengua española del siglo XX, de modo que no albergan ninguna duda sobre su relevancia histórica. Por ello no entienden las reticencias del Gobierno regional a declarar BIC tanto el inmueble como su archivo de miles de documentos y manuscritos, “en cambio hace poco declararon BIC un manuscrito inacabado de Cela. Cuando quieren bien que declaran BIC algo…”. Sanz se refiere al ‘Diccionario geográfico popular de España’, de Camilo José Cela, declarado BIC por el Consejo de Gobierno de la Comunidad.

“Ahora que está de moda la Oficina del Español, ¿queremos defender el español ante el mundo y despreciamos a los poetas que lo han universalizado? Es alucinante”, reprocha Sanz. “No cabe mayor desprecio del español que ese. Desprecias el legado del Premio Nobel, porque el legado también es la casa, todo lo que ha formado parte de la vida y la obra de Vicente Aleixandre”, señala el presidente de la asociación.

El inmueble no reúne los requisitos, según la Comunidad

Fuentes de la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte señalan a Madridiario que los estudios técnicos que se han realizado por parte de la Comunidad de Madrid sobre la casa de Vicente Aleixandre “no han podido acreditar que el inmueble reúne los requisitos que requiere la normativa para ser declarado como Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento o de Sitio Histórico”. Añaden que “hay que considerar que la vivienda carece de contenido mueble y documental”.

Desde el área que capitanea Marta Rivera de la Cruz apuntan que “se ha solicitado al Ministerio de Cultura y Deporte un estudio técnico en el que se justifique si el inmueble reúne los requisitos que prevé la normativa para ser declarado Bien de Interés Cultural” y que están a la espera de recibir ese informe.

También puntualizan que la consejera escribió al ministro en diciembre solicitándole que convocara de nuevo la mesa de trabajo en la que participan las tres administraciones públicas para retomar la búsqueda de “una solución satisfactoria para la casa de Vicente Aleixandre”, pero que, por el momento, “no se ha recibido respuesta por parte del Ministerio de Cultura y Deporte sobre este tema”.

Por su parte, fuentes del área delegada de Cultura del Ayuntamiento de Madrid, alegan que la vivienda es de titularidad privada y que “no les consta que los propietarios hayan pedido su protección de manera oficial”.

Sobre si el Ayuntamiento está interesado en el inmueble, estas mismas fuentes matizan que más bien podría interesarle “la colección de las obras originales y la biblioteca” de Vicente Aleixandre. En cuanto a la disposición del Ayuntamiento para tratar de avanzar en el sentido de proteger el inmueble como reclama la Asociación, apuntan que tendría previamente que gozar de algún tipo de catalogación, algo de lo que carece en este momento.

Mientras la casa y los Amigos de Vicente Aleixandre envejecen esperando el milagro, de tanto en cuanto la Asociación organiza en el jardín de la casa el ciclo 'Los poetas vuelven a Velintonia', una mezcla de tributo al poeta y demostración de lo que puede ganar Madrid con una Casa de la Poesía en un lugar así.

“Ahora que vuelven a estar de moda los enfrentamientos y las confrontaciones entre las dos Españas, Velintonia puede ser un punto de concordia”, vaticina Alejandro Sanz, “porque la amistad y la poesía han unido cosas que no ha unido la política”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

3 comentarios