www.madridiario.es

Sale barato herir los sentimientos religiosos

lunes 02 de marzo de 2020, 16:54h

El presunto actor, Willy Toledo, acaba de ser absuelto de un delito contra los sentimientos religiosos, por insultos a Dios y a la Virgen. La sentencia reconoce “la falta de educación, el mal gusto y el lenguaje soez”, del actor insultador, pero “no hay delito de escarnio”.

¡Qué barato resultar herir el sentimiento religioso de los católicos! ¡Qué digo barato, sale gratis! Los jueces reconocen el mal gusto, la falta de educación y el lenguaje soez, pero eso es una cosa menor; no se puede considerar delito de escarnio. Muchos de los seguidores de Willy (antiguamente Guillermo, cuando no era conocido por sus desvaríos lingüísticos), pensarán que aquello de lo que ha sido acusado, no es otra cosa que “libertad de expresión”, y bajo ese concepto cabe todo. Se puede insultar, ofender los sentimientos, llegar hasta la frontera del escarnio, pero es únicamente “libertad de expresión”, siempre y cuando no se ofenda al autor.

Hace pocos años, la podemita Rita Maestre, participó en el asalto a una capilla de la Complutense, y allí profirió insultos contra la Iglesia, la Conferencia Episcopal y el Papa. Y lo hizo sin tapujos, a pecho descubierto, nunca mejor dicho, porque se quitó el sujetador, símbolo de la opresión religiosa, para quedarse con los senos al aire. También fue absuelta por los jueces.

Hace unos días, en una iglesia de la localidad asturiana de Langreo, cuatro chicas quemaron el mantel del altar y algunos libros litúrgicos; además, protagonizaron otros actos vandálicos. Los jueces deberán sentenciar sobre estos hechos, pero me temo lo peor.

Willy Toledo, Rita Maestre, las cuatro chicas pirómanas asturianas. ¿Se atreverían estos “valientes” a herir los sentimientos religiosos de los musulmanes, profanar el Corán o quedarse en bolas en una mezquita? Si ellos consideran que todo esto es ”libertad de expresión”, que se atrevan a probar la experiencia con otras religiones, con otros creyentes, que no parecen ser tan tolerantes como lo es la Iglesia y los católicos. Pero ahí no hay bemoles, bolas o pechos para hacerlo, porque insultar a Alá, Mahoma o el Corán, puede resultar muy caro.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios