www.madridiario.es

Los principios de los antivacunas

Por Ángel del Río
lunes 06 de diciembre de 2021, 12:32h

Una epidemia de cordura se ha cebado con los antivacunas, que están acudiendo en masa a vacunarse. Este podría ser el bonito y esperanzador titular de una noticia que puede parecer insólita. Pero no. Aunque sea cierto que están acudiendo en masa a vacunarse, no se trata de una conversión a la ciencia y la razón, sino de hacer de la necesidad un instrumento en contra de su coherencia.

A estos negacionistas, como a la mayoría de los seres humanos, se les despierta en estas fechas navideñas el sentimiento de rebaño, las ganas de reagruparse en familia, amigos, compañeros o tribus, para citarse a comer, cenar o tomar unas copas; para reunirse en bares, restaurantes, salas de fiestas, discotecas y otros lugares de ocio. Sin por ellos fuera, seguirían siendo objetores a la vacunación, pero resulta que ahora se ha hecho obligatorio enseñar el certificado de vacunación contra el covid, para acceder a estos locales y disfrutar del ocio en grupo. Y no tienen más remedio que vacunarse. No lo hacen por estar más protegidos ellos y los demás, sino para poder divertirse. Se renuncia a la coherencia en aras del disfrute del ocio. No entienden la vacunación como un acto de responsabilidad cívica, sino como un imperativo para compartir la diversión.

A Groucho Marx se le atribuye la frase de: "Éstos son mis principios, y si no le gustan, tengo otros". Y les viene al pelo a los antivacunas conversos.

Ángel del Río

Cronista Oficial de Madrid y Getafe

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
2 comentarios