www.madridiario.es

Trabajar para que nadie se quede en la cuneta de la exclusión

jueves 02 de abril de 2020, 09:25h

Como es sabido, la tragedia planetaria del COVID-19 la padecemos en la Comunidad de Madrid con especial virulencia, pero además sufrimos el drama de estar bajo un Gobierno regional que no actúa correctamente. Estamos viviendo unos momentos únicos para demostrar la cohesión de España, la solidaridad entre individuos y entre territorios.

Sin embargo, más allá de los errores que se puedan cometer desde el Gobierno central, es el momento de arrimar el hombro. Y es que, como recientemente explicaba en una entrevista el filósofo Emilio Lledó, vivimos en una situación “inexperimentada, es decir “algo nuevo, algo inaudito que nos desconcierta”.

Lo que desde las Comisiones Obreras tenemos meridianamente claro es que tenemos que trabajar para que los más desfavorecidos no se queden en la cuneta de la exclusión social como ya sucedió tras la Gran Recesión de 2008.

Por eso, desde CCOO creemos que las medidas que está tomando el Ejecutivo central, aunque insuficientes, van en la buena dirección y en parte se corresponden con las demandas que veníamos realizando, basadas en la protección de la clase trabajadora y los colectivos más desfavorecidos. Es cierto que hay aún muchas personas que tienen que terminar de ser cubiertas para que nadie se quede atrás.

Es importante la ayuda extraordinaria a las empleadas de hogar que no han podido prestar sus servicios o que han perdido trabajos desde el estado de alarma, como consecuencia del Coronavirus, y que supone un 70% de la base de cotización. En la región hay 150.000 empleadas del hogar, 50.000 en la economía sumergida. Es a estas a las que, también, se debe ayudar de alguna forma.

Asimismo es relevante que el Gobierno destine una prestación extraordinaria del 80 % del IPREM (440 euros) a todas aquellas personas desempleadas que con un contrato temporal de al menos dos meses de duración finalizado después de la entrada en vigor del estado de alarma y que no contasen con cotizaciones suficientes para acceder a otro tipo de prestación. Esto da cobertura a personas con cargas familiares y menos de tres meses cotizados y a aquellas, sin cargas familiares, con menos de seis. Tampoco alcanza todas las necesidades, en nuestra Comunidad casi 200.000 personas en paro no tienen ninguna cobertura.

Además de las medidas de carácter sociolaboral, se están implementando otras de carácter económico dedicadas a dotar de liquidez a empresas, PYMES y trabajadores autónomos para que puedan arrancar una vez acabe esta pesadilla sanitaria. Creemos que puede suponer un respiro económico el aplazamiento de pagos de cotizaciones a la Seguridad Social durante un plazo de seis meses a Pymes y autónomos, en respuesta a sus demandas, así́ como la flexibilizacióńn de líneas de crédito. El objetivo debe ser garantizar una salida con la menor destrucción de empleo posible y la menor destrucción del tejido productivo.

Al Gobierno regional le estamos exigiendo un Plan de Contingencia con su correspondiente financiación que aborde las acciones complementarias hacia los colectivos señalados. Hasta ahora, estamos recibiendo el silencio.

Anunciar ayudas a los autónomos no puede hacerse de una forma unilateral y única, necesitamos ayudar a todos los trabajadores y trabajadoras. Complementar las prestaciones de los ERTES, sobre todo a quienes no llegan al Salario Mínimo; ampliar y agilizar la Renta Mínimas para que lleguemos a todas las familias que no tienen ningún ingreso; combatir la desigualdad educativa y la desigualdad digital de las familias con rentas bajas con la extensión de wifi a todo el territorio, sobre todo a los barrios más desfavorecidos, y dotarlas de material informático para sus hijos e hijas en edad escolar. O coordinar, terminando con el desmadre actual, las actuaciones en materia de comedores que hacen todas las administraciones. Son estas medidas que reclaman una ejecución inmediata.

También hay que destacar el compromiso del Gobierno con las mujeres víctimas de violencia de género. Así es muy importante que las víctimas de violencia de género, de explotación sexual y de la trata puedan salir de situaciones de convivencia forzosa y alojarse fuera de ese entorno, en hoteles durante el estado de alarma, si no hay plazas en el sistema de protección y si están en situación de riesgo. Asimismo, el sindicato comparte que los servicios de atención a las víctimas de violencia de género sean considerados servicios esenciales durante el estado de alarma y continúe funcionan el teléfono 016.

En el lado opuesto nos encontramos con la actitud del Gobierno regional que acaba de decidir enviar a 1.200 trabajadores a ERTE forzosos por la suspensión de contratos de limpieza de centros educativos. La Comunidad de Madrid, nuevamente, toma esta medida para ahorrarse el pago de estos contratos y que asuma el coste de los ERTE el Estado, usando de manera mezquina las medidas del Gobierno para mantener el empleo. Desde CCOO de Madrid denunciamos que la Consejería de Educación va en contra del Real Decreto-Ley 10/2020, de 29 de marzo, por el que se regula un permiso retribuido recuperable. Un comportamiento contrario al del Alcalde de Madrid que en esta crisis está actuando con responsabilidad y sensibilidad.

No es el momento de escaramuzas partidistas, ni de agresivas campañas de imagen, ni de gobernar a golpe de tuit. Es tiempo de arrimar el hombro para salir de esta como colectividad que somos, colectividad que queda demostrada cada día a las ocho de la noche desde los balcones de toda España.

Jaime Cedrún

Secretario general de CCOO de Madrid

Jaime Cedrún

Secretario general de CCOO Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios