www.madridiario.es

Otoño muy caliente

viernes 31 de julio de 2020, 10:30h

Aún no hemos salido de los rigores de un estío caluroso en extremo, y en el mapa de las previsiones políticas y sociales se nos anuncia una fuerte ola de calor en septiembre, un otoño caliente, un anticiclón político que puede sumergirnos en sudores insoportables.

Tradicionalmente, con septiembre comienza el curso político, escolar y laboral. Y para inaugurarlo por todo lo alto, Vox moción anuncia una moción de censura contra Pedro Sánchez, una especie de brindis al sol, porque el PP no la va a apoyar y con ello se reduce definitivamente la posibilidad de que pueda salir adelante. El partido de Pablo Casado no quiere embarcarse en una singladura abocada al naufragio y que reforzaría la alianza de PSOE-Podemos-nacionalistas-independentistas-republicanos-oportunistas y asociados.

Eso va a alejar aún más al PP de Vox, y en esa hipótesis, el responsable regional de los socialistas madrileños y delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, ve una oportunidad de pescar en aguas revueltas y estudia presentar una moción de censura contra la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, en la confianza de que la falta de apoyo del PP a la moción de censura presentada por Vox contra Sánchez, se traduzca en que los diputados regionales se Abascal den la espalda a los populares y dejen a Ayuso a los pies de los caballos de Franco. Es un juego de intenciones, pero en política todo es posible, incluso que las amistades se manifiesten peligrosas en un momento determinado.

La calentura de septiembre se puede ver aumentada en el orden sanitario por nuevos rebrotes del coronavirus, propios de la temporada otoño-invierno, y entonces ya veremos cuál es la capacidad de respuesta de los hospitales y de las infraestructuras sanitarias, especialmente cuando vuelva a casa el otro virus habitual, el de la gripe común.

Septiembre medirá la temperatura de la crisis económica, lastrada por un verano de pánico; la crisis del comercio, la hostelería y el turismo. Nos espera un otoño caliente en las oficinas del paro, en los cuarteles sindicales y en el estado de las pensiones.

Otra circunstancia que elevará la temperatura social, va a ser la vuelta al cole, quien sabe si sin aulas presenciales. Habrá discrepancias y temores interesados por el cumplimiento de las reglas de seguridad en los colegios, si es que finalmente se decide la asistencia presencial a las clases, aunque se me antoja que es mucho más factible, seguro y posible mantener la distancia social entre alumnos dentro de colegios, institutos y universidades, que en el parque, en el banco, en la calle, a la puerta del bareto o en lugar de quedada para el botellón.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios