www.madridiario.es

El legado de la libertad

viernes 22 de mayo de 2020, 11:51h

Tras un letargo forzoso de más de dos meses, Madrid sale a la calle.

Lo que comenzó como una medida de confinamiento necesaria para contener la propagación del virus de Wuhan, ha evolucionado hacia una suerte de herramienta de control con la que los españoles comienzan a sentirse incómodos.

Sánchez no duda en adueñarse de la bandera de la libertad, pero quiere comprar la voluntad de los españoles con una renta mínima, como si no fueran capaces de salir adelante sin depender del Estado, olvidando que no es el papel del Gobierno anular la iniciativa privada, sino alentarla y promoverla para que cree riqueza, trabajo, prosperidad. Los españoles y los madrileños quieren volver a trabajar.

Con el decreto del Estado de alarma, Sánchez ha descubierto una oportunidad que más disfruta cuanto más saborea, para reprimir libertades básicas de los españoles, la libertad de movimiento, la libertad de culto y la libertad de expresión. El señor Sánchez nos ha demostrado que le resulta especialmente apetecible limitar la libertad de expresión, persiguiendo todos los bulos menos los suyos propios, y el reñor Iglesias, el cercenar la libertad de culto, sobre todo, para los católicos. No cabe duda que el señor Marlaska está al quite, dispuesto a echar una mano a cualquiera de los dos con todos los medios a su alcance, sobre todo, mientras perdure el hiperprorrogado Estado de alarma gracias a la inestimable colaboración, unas veces de Arrimadas, otras de los filoetarras de Bildu.

Sorprende en esta representación la actuación de la señora Arrimadas. Ya sabemos la opinión que de la libertad ajena tienen los compañeros de viaje que nos ha buscado el señor Sánchez (lo mejor de cada casa), pero no esperábamos este último salto mortal de lo que queda de un partido que surgió en Cataluña, precisamente, para hacer oposición a la deriva nacionalista.

Madrid ha vivido una eterna e inexplicada fase 0, familias que han convivido 24 horas al día y 7 días a la semana desde el pasado 14 de marzo en un espacio de, con suerte, noventa metros cuadrados, no pueden salir más que de dos en dos a pasear para evitar contagios, solo una hora y en una franja determinada, los padres no pueden salir en bici con sus hijos, no pueden alejarse más de un kilómetro de casa, pero acuden a su centro de salud y siguen sin poder hacerse un test, siguen inmersos en ERTEs que no cobran sin que el Gobierno les dé una explicación convincente, las colas para recoger alimentos cada día son más largas y se llenan de los que han tenido que dejar de trabajar por decreto de un Gobierno que les deja en la estacada, como corresponde a un auténtico Gobierno socialcomunista.

¿No es como para echarse a la calle sin pensarlo? Pero hay que pensarlo y respetar el orden establecido, llevar mascarilla, respetar las distancias, seguir las indicaciones de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

Por eso los madrileños, como el resto de españoles, a las nueve de la tarde salen a la calle, por eso cogen su bandera y salen a decir al Gobierno basta ya. Porque no quieren contagiarse ni contagiar, pero quieren trabajar para sacar su familia adelante, quieren vivir en libertad, no quieren vender sus derechos a cambio de una mísera “paguita”, quieren trabajar y vivir en paz. Quieren ser libres y dueños de su futuro. Por eso seguirán ejerciendo su derecho a manifestarse libremente, aunque tenga que ser a las nueve.

Por eso el día 23 saldremos de nuevo, en Madrid y en todas las capitales de provincia que nos dejen, a mostrar al Gobierno socialcomunista que España está viva, que sigue siendo una nación orgullosa de su pasado y dispuesta a luchar por un próspero futuro, bajo el marco de la unidad constitucional que debe guiar nuestra vida en común, como lleva haciéndolo con éxito ya más de cuarenta años.

Esta pandemia se ha llevado y se sigue llevando a gran parte de una generación que nos dejó en herencia un país en paz, en el que los que un día estuvieron enfrentados quisieron perdonar, olvidar y salir adelante juntos, no queremos que el peor gobierno en el peor momento traicione su legado. Por eso este sábado, a las 12, empezaremos la Fase Libertad.

Ana Cuartero

Portavoz adjunta y diputada de Vox en la Asamblea de Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios