www.madridiario.es
La nueva factura de la luz entra en vigor con dudas sobre el ahorro entre los consumidores
Ampliar
(Foto: BBVA)

La nueva factura de la luz entra en vigor con dudas sobre el ahorro entre los consumidores

¿Qué opinan los madrileños del cambio en la factura de la luz?

martes 01 de junio de 2021, 07:38h

"Vivir por la noche y dormir por el día". Es el sentir de la población ante la llegada, este martes, de la nueva tarifa de la luz en la que se establecen franjas horarias por las que el consumo será más barato durante la madrugada y los fines de semana, y será más caro en las horas intermedias del día. Es un nuevo recibo de la luz que afectará a los consumos domésticos y a las pequeñas empresa. Eso sí, los beneficios en cuanto a ahorro no serán iguales.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia estima que la nueva factura eléctrica supondrá una rebaja de en torno a un 3,4 por ciento del recibo de los 19 millones de consumidores domésticos acogidos a la tarifa regulada (PVPC) sin discriminación horaria. No obstante, para en torno a los diez millones de consumidores que ya estaban acogidos a la discriminación horaria, la nueva factura se encarecerá unos dos euros al mes.

Teniendo en cuenta que se establecen tres franjas horarias -Punta, Llano y Valle- con distintos precios, según datos de la Unión de Créditos Inmobiliarios, los consumidores que no realicen cambios en sus hábitos a la hora de usar la luz supondrá un incremento del diez por ciento en la factura -entre 58 y 80 euros más al año-, al incrementarse el coste de la electricidad en las horas de mayor consumo.

Este cambio entra en vigor justo cuando se ha registrado el mes de mayo con el recibo de la luz más caro de toda la historia. Uno de los objetivos es "incentivar el consumo en los momentos en que las redes están menos congestionadas" y evitar así la saturación de la infraestructuras. Además, también se pone en marcha esta medida para que el consumidor forme parte y entienda el sistema eléctrico, un sistema que, según Soledad Montera, del área de proyectos de la Confederación de Consumidores y Usuarios, es "muy opaco" y poco entendible para los ciudadanos. Es decir, es una forma de "trasladar la responsabilidad" de ahorrar en la factura de la luz al consumidor.

Esta nueva factura está basada en la discriminación horaria, un concepto que antes solo era de conocimiento "de unos pocos" -en palabras de Montera- y que ahora entra a formar parte principal en el precio que pagamos por el consumo dependiendo de las horas a las que se utilice. Así, el precio de la electricidad será más elevado en la denominada hora Punta. "Esto antes solo lo utilizaban unos pocos, no era conocida por la población, pero ahora vamos a tener la oportunidad de poder hacer un uso más racional y de ver la factura de la luz más rebajada". De no cambiar el hábito y seguir utilizando los grandes electrodomésticos sin tener en cuenta la hora, el recibo se encarecerá.

Uno de los objetivos de este cambio es incentivar un consumo más eficiente y que el consumidor tenga un papel relevante en la descarbonización para que el importe de la factura dependa "más de cuándo que de cuánto se consume". Así, se han establecido hasta tres franjas horarias -antes solo eran dos- para que, como recomiendan desde la asociacion de consumidores, se fragmente el uso de la energía.

Con estas nuevas franjas horarias, que en ningún caso coinciden con las establecidas hasta el momento, hasta el 52 por ciento de las horas del año son de las denominadas 'valle', donde el consumo es un 95 por ciento más barato que en 'punta'. No obstante, con el cambio se pierden las mañanas de días laborables, pero hay 48 horas cada fin de semana de horas a bajo precio. Según la OCU, realizando un 50 por ciento del consumo en horas Valle se podrían llegar a ahorrar hasta 70 euros al año. Aún así, los consumidores finales, como ha podido comprobar Madridiario, no se ven como los principales beneficiados. "No me parece bien que suban los precios a ciertas horas", mientras otra ciudadana cree que "las eléctricas siempre ganan".

Además, en total habrá 40 horas Punta a la semana, que coinciden con horas de mucha actividad en los hogares, más si cabe teniendo en cuenta el teletrabajo, por lo que desde las asociaciones de consumidores recomiendan desplazar aquellas actividades que se pueda al horario más económico.

La clave de los cambios pasa por una reducción de un 68 por ciento en el componente regulado de la factura -los peajes (coste de las redes de transporte y distribución) y los cargos (costes asociados al fomento de las renovables, a las extrapeninsulares y las anualidades del déficit de tarifa)- que representan entre el 50-55 por ciento del precio final. El 24 por ciento restante de lo que se paga en el recibo de la luz corresponde al coste de la energía y algo más del 21 por ciento a los impuestos.

"El precio de la energía en el mercado mayorista no ha variado"

Hay que tener en cuenta que la conformación del precio de la energía en el mercado mayorista no ha variado, lo que se modifica es cómo se distribuye lo que paga el consumidor para cubrir los costes del sistema eléctrico en los conceptos de la factura, es decir la forma en que se calculan los peajes de acceso. Es decir, a partir de ahora se van a pagar los peajes de acceso en función de los distintos horarios.

"Si se consume en las horas de peaje barato, tu consumo será más barato", comenta Montero al aclarar que el cambio se produce de manera automática. Con ello lo que se intenta es repartir el consumo para que no haya picos de consumo muy elevados. "Debemos ahorrar por economía pero también porque el planeta está demandando que no se siga consumiendo energía de esta forma tan bruta", aclara.

Asimismo, con esta nueva distribución de la discriminación horaria, el concepto de potencia contratada (el término fijo, lo que se paga por tener acceso al suministro eléctrico) pasa de ser casi el 40 por ciento de lo que se paga al 25 por ciento, una reducción muy significativa porque todos aquellos que no consuman en largos periodos de tiempo o que hagan un consumo muy pequeño lo van a notar.

Por otro lado, el diseño de la factura también variará. Como novedad, ahora se indicará el consumo que se ha tenido cada mes. Es decir, con ello se podrá comprobar si la potencia contratada es la adecuada o no. "Una vez que sabemos cuál es nuestro consumo y la potencia máxima demandada, podemos ajustar la potencia a lo que realmente necesitamos". Es un factor importante porque hasta ahora, comenta, sabías que tenías poca potencia contratada porque saltaban los diferenciales, pero nadie te avisaba si estabas pagando por algo que no necesitas. "La nueva factura traerá esto reflejado, por lo que es un factor importante".

Contraofertas de las compañías

Ahora bien, Soledad señala que donde está el problema es en que las compañías pueden empezar a ofrecer a sus clientes un precio fijo durante todo el tiempo, "consumas lo que consumas". Pero eso, a juicio de Soledad, lo que hace es "taparnos los ojos como consumidores" por dos razones. Primero es que si ofrecen un precio fijo en relación al consumo, la factura tendrá un coste elevado, porque "no nos van a poner un precio por debajo de sus costes".

Por otro lado, la discriminación horaria provoca que para las eléctricas el precio de la luz sea más barato en esas franjas: "Si nos han ofrecido la discriminación horaria como una forma de ahorrar y las compañías eléctricas se van a aprovechar de esos horarios para ahorrar ellas sin trasladarnos el ahorro a nuestra factura, no estaríamos beneficiándonos como consumidores de las horas en las que la electricidad es más barata".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

9 comentarios