www.madridiario.es
El transporte en Madrid es olímpico

El transporte en Madrid es olímpico

Por Enrique Villalba
lunes 23 de febrero de 2009, 00:00h
La red de transportes de Madrid podría acoger, a día de hoy, unos Juegos Olímpicos y Paralímpicos. La candidatura ha calculado que en unos hipotéticos Juegos visitarían la ciudad dos millones de personas.  La red de comunicaciones de la ciudad permite acoger a diario, en agosto, una media de 3,19 millones.
La capital es una ciudad de ciudades. Muchos de sus 21 distritos tienen más población que capitales de provincia y de comunidad autónoma. Eso requiere unas infraestructuras de conexión muy sofisticadas que prevean el movimiento de un montón de gente con diferentes grados de movilidad. A día de hoy, la ciudad puede transportar a casi 99 millones de personas. Es decir, 3,19 millones de viajeros a diario.

Fuentes de la candidatura madrileña estiman que tendríamos dos millones de visitantes. Es decir, habría capacidad de sobra para atender las necesidades de los Juegos. La puntuación de sobresaliente que dio el COI a la ciudad en este sentido certifica la calidad del servicio en avión, tren, metro, autobús y bicicleta, su accesibilidad y su versatilidad. Y ahí es donde la Comunidad de Madrid, la Consejería de Transportes y el Consorcio Regional de Transportes y Metro tienen de qué presumir.

Esta preparación se debe a que todas las entidades que participan en el transporte se han volcado desde el principio para que la realidad esté a la altura de una cita de este calibre. Y es que éste es el concepto con el que trabaja la candidatura de la ciudad: convertir la urbe en una zona olímpica interconectada por transportes ecorresponsables que permita el acceso adecuado de todos los habitantes y visitantes a las zonas habilitadas para el ejercicio del deporte. Principalmente, a la Villa Olímpica -el corazón de los Juegos de Madrid- y al río Manzanares -el pulmón de la candidatura-.

La importancia del transporte público
Según Javier Sobrino, gerente de Operaciones de Madrid 2016, "no se trata de hacer grandes modificaciones en la redes de transporte porque la ciudad ya cuenta con ellas, sino dar importancia a conceptos básicos para todo lugar que pretenda ser olímpico, como el uso del transporte público, la movilidad sostenible y el uso de energías renovables".

Para Sobrino cobran importancia estratégica cinco pilares fundamentales: el transporte peatonal, la movilidad ciclista, la conexión con el centro de la ciudad, el Metro, el vínculo con las subsedes y la comunicación aeroportuaria.

El planteamiento de Madrid 2016 estriba en que el visitante y el deportista pueda ir incluso andando o en silla de ruedas si así lo desea de su hotel a la Villa Olímpica. Para ello, se ha diseñado un proyecto que permita que, salvo excepciones, todas las sedes de competición y entrenamiento se encuentren a 12 o menos kilómetros. Una distancia que se puede recorrer a pie, sobre dos ruedas o con sólo coger un medio de transporte público de una puerta a otra.

La conexión bajo tierra
La conexión transversal por los 21 distritos de la ciudad se basará en dos transportes fundamentales: el autobús y el Metro. La Empresa Municipal de Transportes trasladó en 2007 un promedio diario de 1.248.000 viajeros, según fuentes de EMT. En el mes de agosto, la empresa de autobuses transportó hasta 30 millones de viajeros. Con sus 208 líneas adaptadas para personas con movilidad reducida y sus autobuses provistos de rampas, permitiría la conexión de la candidatura con cualquier punto de la ciudad, incluidos lugares clave como hospitales o espacios culturales y turísticos de importancia.

En el caso del suburbano, y según fuentes de la Consejería de Transportes, transportó diariamente  en 2007 a 2,5 millones de viajeros de media y, sólo en agosto, a unos 39,6 millones de viajeros. Metro está conectado con la mayor parte de las sedes y con Getafe y Coslada destacando la conexión con Ifema, la Peineta y el Río.  Y es que el 76 por ciento de los ciudadanos de la  Comunidad de Madrid tienen una estación de Metro a menos de 500 metros de su domicilio, lo que fomenta la movilidad al lugar de competición y entrenamiento. Es el medio más utilizado por lo madrileños y el más ecológico de los transportes de masas, según destaca con frecuencia la presidenta regional, Esperanza Aguirre.

Otras subsedes, como Aranjuez, Paracuellos o Valencia, correrán a cargo de Renfe. El Cercanías acogió en 2007 un millón de pasajeros diarios y alrededor de 25 en el mes de agosto. Fuentes de la empresa nacional indicaron que el transporte con las subsedes regionales está garantizado así como la conexión con otras ciudades del país vinculadas a la candidatura como Córdoba, Mérida, Barcelona, Valencia y Málaga.

Transporte adaptado
Estos tres medios de transporte, así como el aeropuerto de Barajas, cuentan con numerosos avances para facilitar la movilidad a personas discapacitadas. No hay que olvidar que ser sede olímpica implica ser sede paralímpica y que se requieren numerosos requisitos -y muy exigentes- para la perfecta adaptación y movilidad de las personas con más problemas en este aspecto.

El transporte en Madrid trata de resolver este problema gracias a elementos tecnológicos como es el caso de ascensores, rampas, avisos sonoros y luminosos, o información en braille. Metro lleva años adaptándose a las personas con movilidad reducida, de manera que todas las nuevas estaciones se construyen con ascensores, escaleras mecánicas de velocidad ralentizada, pasillos rodantes y guías en el suelo para que los invidentes puedan delimitar tanto el límite del andén como el lugar donde habrá una puerta cuando el convoy se detenga. Concluida la mayor ampliación de su historia, con 90 nuevos kilómetros repartidos entre esta legislatura y la anterior, el objetivo que hoy se acomete es remodelar las estaciones antiguas para hacerlas igual de accesibles.

Lo mismo ocurre con los remodelados intercambiadores de Príncipe Pío y Moncloa, el recientemente inaugurado de Plaza de Castilla y las ampliaciones en los de Conde de Casal, Chamartín y Avenida de América, que cuentan o contarán cuando esté acabados con todos los elementos necesarios para que la accesibilidad sea total.

Barajas, un "elemento estratégico"
Por último, el avión se ha convertido en la pieza última y fundamental de este engranaje de transportes. La conexión internacional y con la única subsede que no cuenta con transporte ferroviario, Palma de Mallorca, se ha garantizado gracias a las numerosas conexiones con las que cuenta el aeropuerto de Barajas, así como su capacidad.

En 2007, el aeródromo de Madrid trasladó a 52.110.787 pasajeros y acogió 483.292 operaciones. Para Sobrino, "el aeropuerto es un elemento estratégico esencial del transporte para unos posibles Juegos Olímpicos" Y agrega: "Vamos a trabajar porque todas las administraciones incentiven sus redes de transporte en la ciudad para tener la mejor comunicación para los Juegos".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios