www.madridiario.es

Asegura que los incidentes recientes no tienen origen en la xenofobia

Zapatero se muestra convencido de que Alcorcón dará un ejemplo de convivencia

Por MDO/Efe
jueves 25 de enero de 2007, 00:00h
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, consideró este miércoles que los incidentes violentos registrados el pasado fin de semana en Alcorcón no tienen que ver en su origen con la xenofobia y se mostró convencido de que la localidad madrileña "va a dar una lección de convivencia".

Zapatero hizo estas declaraciones en la inauguración de un seminario sobre justicia y derechos humanos en Iberoamérica, un acto en el que fue interpelado por el juez Baltasar Garzón y donde, tras destacar lo sensible que puede ser el problema, pidió a los políticos y a los medios de comunicación que hagan, con responsabilidad, "un discurso constructivo de serenidad". Según sus informaciones, la reyerta multitudinaria del pasado fin de semana "no tiene que ver en su origen con ningún fenómeno de xenofobia", aunque alguna reacción que ha habido posteriormente puede estar relacionada "con algún interés estrictamente minoritario de sectores ideológicos de la extrema derecha".

En este contexto, se mostró convencido de que el pueblo de Alcorcón dará "una lección de convivencia y de rechazo a cualquier tipo de violencia o de xenofobia". La receta para lograr "una convivencia integradora" se basa, a su juicio, en tener "poderosas" políticas sociales, en educación, en sanidad, y en servicios sociales. "Si hay cohesión social la convivencia es fácil y los españoles hemos demostrado que somos abiertos y que tenemos una actitud positiva hacia la inmigración", apuntó Zapatero, quien opinó que ese comportamiento es una muestra del éxito del país que es necesario preservar.

A su juicio, hasta ahora la inmigración no ha sido una cuestión de confrontación política radical y el debate debe mantenerse en ese tono, ya que ese fenómeno "tiene más potencialidades que riesgos, pero algunos riesgos son delicados". Para Zapatero, es necesario que a los inmigrantes no los veamos sólo como trabajadores, sino también como personas "con sus derechos, con sus obligaciones y con sus necesidades".

"Estado de excepción", para el Sindicato de Estudiantes
El Sindicato de Estudiantes considera que la prohibición de llevar a cabo la concentración que había convocado para mañana, viernes, y que los agentes del Cuerpo Nacional de Policía hayan impedido celebrar varias manifestaciones en Alcorcón supone que, "en la práctica", se haya declarado un "estado de excepción" que no permite el "legítimo derecho a la manifestación pacífica".

Según el sindicato, su protesta tenía como objetivo "demostrar en la calle que los jóvenes de Alcorcón no son racistas y denunciar la utilización de los hechos del fin de semana por parte de la derecha, grupos fascistas y determinados medios de comunicación que han pintado una realidad absolutamente falsa de lo acontecido, con el único objetivo de introducir prejuicios reaccionarios y xenófobos y criminalizar a la juventud de la ciudad".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios