www.madridiario.es
Silencio, se vive

Silencio, se vive

miércoles 04 de junio de 2008, 00:00h
Después de algunos años, quintales de denuncias y una Operación Guateque, el Ayuntamiento de Madrid ha decidido plantarle cara al ruido de las terrazas. Aleluya, enhorabuena, amén Jesús, ¿será verdad?

La bronca nocturna de los bares abiertos a deshora es el reducto que nos queda de las batallas ciudadanas del 2 de mayo. A tenor de algunos gritos parece que los mamelucos vuelven a la carga por la Puerta de Toledo cuando en realidad se están pidiendo unas cañas.

Ana Botella les anuncia a los empresarios del ruido que se las tendrán que ver con las denuncias que presenten los vecinos. Y esta vez parece que va en serio. El siguiente paso sería revisar las licencias de algunos locales que funcionan por el sistema de “aquí estoy yo”, y luego plantan unas mesas como si fueran piratas en aguas de Somalia, con total impunidad.

Alguien con el colmillo retorcido podría pensar que la delegada Botella quiere evitar que se formen corrillos de conspiración de cara al congreso del PP, en Valencia. También pudiera ser, pero de lo que se trata es de acabar con la impudicia con la que actúan algunos bares de horario flexible y de un mal gusto exquisito a la hora de contaminar en lo acústico. Ponerle una sordina a esa falta de escrúpulos que a algunos les sale muy barata.

Supongo que para este menester del cuidado de los decibelios habrá creado una nueva sección de la Policía Municipal, pongamos que sea la Brigada Beethoven, gente dotada de un oído muy especial que sea capaz de medir escándalos.
Comienza el verano y se esperan grandes silencios, o se las tendrán que ver con Botella.


www.rafaelmartinezsimancas.com
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios