www.madridiario.es
Perrea PP perrea

Perrea PP perrea

Por José Luis González
sábado 24 de mayo de 2008, 00:00h

Una vez que el ciclón que RTVE ha presentado este año a Eurovisión se haya quedado reducido a una marejadilla, después de que algunos hayan hecho su agosto en mayo y que la Europa musical nos haya puesto en nuestro sitio, la realidad obliga a que nos fijemos nuevamente en todo lo que acontece en torno al principal partido político de la oposición.

Lo ocurrido este viernes en la calle de Génova tiene difícil explicación, sobre todo porque algunos de los concentrados eran los mismos que la madrugada del 10-M expresaban su apoyo inquebrantable al líder popular, Mariano Rajoy, y le animaban a no tirar la toalla. En algo más de dos meses esta formación política atraviesa uno de los momentos más cruciales de su reciente historia.

A las puertas de su próximo congreso nacional, Rajoy mantiene su candidatura y anima a quienes piensan en relevarle que den un paso al frente y presenten sus opciones. Si ello ocurre finalmente, veremos cuáles son las facciones imperantes en el partido que fundara en su día Manuel Fraga. En caso contrario, es probable que cualquier medida o iniciativa que presente el equipo de Rajoy tenga contestación adversa de sus compañeros de fila en los medios de comunicación, motivados éstos por las elecciones generales de 2012.

GARCÍA-ESCUDERO Y JAVIER ARENAS
Así las cosas, el político gallego debe andar con pies de plomo y medir muy bien sus distancias. De momento, se ha asegurado el apoyo del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, y de destacados líderes autonómicos. Tras la 'quedada' del viernes en Génova, convocada a través de los móviles, un amigo popular me explicó la siguiente teoría: para no afectar al equilibrio entre madrileños y valencianos, Rajoy tiene dos claros candidatos para la Secretaría General: Pío García-Escudero y Javier Arenas.

El primero, según mi amigo, tiene acceso al control del aparato de Génova, cae bien a todos en líneas generales y puede compatibilizar el cargo con la dirección del grupo en la Cámara Alta, mientras que Arenas ha hecho ya su trabajo en Andalucía y sumaría más militantes que otros compañeros de fila. Inspirados por el espíritu del 2 de Mayo que ha sacudido recientemente a la Comunidad de Madrid, los populares que controla Esperanza Aguirre quedarían reducidos a simples "guerrilleros", a la espera de su tiempo.

¿Y qué pasaría en el Ayuntamiento de Madrid con esta movida popular? Ruiz-Gallardón seguiría como alcalde y destacado dirigente del PP, y cuando tuviera que participar en alguna reunión o cónclave de su partido, como consecuencia de su nuevo estatus, el vicealcalde, Manuel Cobo, tomaría las riendas momentáneamente. Según mi amigo, repito, esto conllevaría que los madrileños, por ahora, no sean gobernados desde su Administración municipal por una mujer... En los próximos días veremos hasta dónde están dispuestos a llegar quienes no comparten la deriva que está tomando el PP bajo el timón de Rajoy. Perrea PP perrea...Pásalo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios