www.madridiario.es

Los hechos tuvieron lugar en la madrugada del 19 de agosto de 2005

Un acusado de agresión sexual se declara culpable y dice estar muy arrepentido

Por MDO/Efe
lunes 22 de enero de 2007, 00:00h
Un hombre de 26 años procesado por agredir sexualmente y atacar a una joven en su domicilio de Madrid, en la madrugada del 19 de agosto de 2005, reconoció este lunes, en la Audiencia Provincial de Madrid, los hechos que se le imputan y se declaró arrepentido de ellos.
Los hechos sucedieron cuando el acusado, Miguel I.M, de 26 años, tras haber tomado drogas y alcohol, accedió escalando por una tubería desde su vivienda, en el primer piso del edificio, al domicilio de su vecina, situado en el cuarto, y se introdujo en él por una ventana que estaba abierta. El acusado aseguró que su intención no era otra que la de pedir permiso para ir al baño y, por ello, entró en la casa consciente de que habría alguien en su interior.

Según su relato, cuando fue descubierto por la joven, que ahora tiene 30 años, intentó explicarle lo sucedido, pero, en cambio, la asustó inventándose que varias bombas iban a explotar en Madrid y Miami y, posteriormente, le relató que estaba acostumbrado a matar a gente, ya que desde pequeño lo venía haciendo.

El escrito de la Fiscalía señala que el procesado, nacido en Paraguay aunque de nacionalidad francesa y sin antecedentes penales, se introdujo en la casa de su vecina y tras ponerle un cuchillo de cocina en el cuello le dijo "si te mueves te rajo, si gritas te voy a matar, te voy a hacer todo el daño que me han hecho a mí, no es la primera vez que violo y mato a una chica...".

El Ministerio Público añade que después la obligó a ir al dormitorio, donde la hizo desnudarse y que, tras un forcejeo en el que produjo a la joven un corte en un dedo, la violó. A continuación, obligó a la chica a vestirse para dirigirse al cajero automático donde le sustrajo 200 euros, y regresó poco después al domicilio de la joven y la ató de brazos y piernas a la cama mientras ella le rogaba "que le diera otra oportunidad". El acusado abandonó la casa tras robar a su propietaria las llaves de la misma, otros 200 euros y un teléfono móvil valorado en 100 euros.

Miguel I.M., para quien la fiscal pide una pena de prisión de 28 años y que sigue ahora un programa de desintoxicación de drogas se declaró culpable de todos los delitos y afirmó que se siente muy arrepentido del daño causado a la víctima y que no tiene "perdón de Dios".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios