www.madridiario.es

Plan Madrid soterrará líneas de alta tensión

Por MDO/E.P.
miércoles 12 de marzo de 2008, 00:00h
La iniciativa, que cuenta con una inversión de 400 millones euros, contempla la compactación de 16 subestaciones de intemperie en Madrid y el soterramiento o desvío a pasillos de todas sus líneas aéreas de alta tensión, que ascienden 125 kilómetros.
Gracias a este proyecto de Iberdrola, se liberarán 355.000 metros cuadrados de superficie, que se destinarán a la creación de nuevas zonas ajardinadas, instalaciones de uso social o deportivo, viviendas y oficinas

Así, la superficie destinada a uso eléctrico se reducirá en un 90%, se conseguirá una minimización del impacto visual en zonas urbanas con la ubicación de todos los equipos en el interior de los edificios, se disminuirá el nivel de ruido en los alrededores de la instalación y se aumentará la fiabilidad y la calidad de suministro eléctrico, al instalarse equipos de última generación.

El objetivo último del Plan Madrid es dotar a la capital de unas instalaciones de distribución eléctrica de vanguardia en modernidad y seguridad, así como capaces de atender las crecientes necesidades de suministro energético de la ciudad.

La compañía dará un impulso significativo a lo largo de 2008 al Plan Madrid, que desarrolla en la actualidad en colaboración con el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid y que representa el proyecto más importante y avanzado del mundo de mejora de la infraestructura eléctrica de distribución de una gran ciudad.

Esta iniciativa, sin precedentes por su magnitud, requerirá una inversión de 400 millones euros y contempla la compactación de las 16 subestaciones a la intemperie que la Compañía tiene en el municipio de Madrid y el desmontaje de todas sus líneas aéreas de alta tensión.

Además, gracias a este proyecto, la Compañía va a liberar alrededor de 355.000 metros cuadrados de superficie en Madrid, que serán destinados a la creación de nuevas zonas ajardinadas, instalaciones de uso social o deportivo, viviendas y oficinas.

El objetivo último del Plan Madrid de Iberdrola es dotar a la capital de unas instalaciones de distribución eléctrica de vanguardia en modernidad y seguridad, así como capaces de atender las crecientes necesidades de suministro energético de la ciudad.

En esta línea, cabe destacar que, cuando culmine todas estas obras, Iberdrola aumentará la potencia de su red de media tensión madrileña en 1.000 megavoltamperios (MVA), cantidad suficiente para prestar el servicio a más de un millón de personas. Este incremento, unido al mallado de líneas de alta y media tensión existente en la capital, facilitará que los fallos en la red puedan ser suplidos con una alimentación alternativa, sin pérdida del suministro eléctrico.

Por lo tanto, gracias a este proyecto, la Empresa mejorará considerablemente la fiabilidad del suministro, reducirá el impacto visual de sus instalaciones eléctricas, que quedará reducido a la mínima expresión, y contará con unas instalaciones dotadas con equipos de tecnología punta.

Según contempla el Plan, IBERDROLA va a compactar un total  subestaciones en Villaverde, Latina, Fuencarral, Arganzuela, Retiro, Tetuán, Carabanchel, San Blas y Moncloa.

Ya se han iniciado las obras en las subestaciones de Melancólicos, La Estrella, Mirasierra, Fuencarral, El Pilar, Buenos Aires, Ventas de Alcorcón y Ciudad Universitaria. Además, tiene previsto el comienzo de los trabajos en el resto de las subestaciones beneficiadas en el plazo de un año, de modo que en 2008 se produzca la entrada en servicio de las primeras instalaciones compactadas y que el resto puedan ponerse en funcionamiento escalonadamente durante un periodo estimado de tres años.

Las subestaciones tienen como misión transformar la energía que llega a las poblaciones de alta a media tensión, distribuyendo esta energía directamente a los centros de transformación que suministran energía a las viviendas.

En este marco, el crecimiento experimentado por ciudades como Madrid ha originado que antiguas instalaciones de intemperie, situadas en la periferia de las mismas, hayan sido absorbidas por el crecimiento de la ciudad, pasando a formar parte del núcleo urbano. De ahí el interés por parte de las administraciones e Iberdrola por compactar y blindar estas instalaciones, de cara a reducir al máximo su impacto visual.

La principal característica de la compactación de las subestaciones es la sustitución de los elementos de intemperie que las componen, en los que el aislamiento es el aire, por otros situados dentro de un edificio plenamente integrado en el entorno urbano, consiguiendo:

En lo relativo a las redes, el Plan Madrid prevé el desmontaje por parte de Iberdrola de 125 kilómetros de líneas aéreas de alta tensión dentro del municipio de Madrid. Las principales líneas que ya se han soterrado son las de Fuencarral - El Pilar (que atravesaba el Barrio del Pilar, así como la avenida de la Ilustración), Melancólicos-Pozuelo (distritos de Arganzuela y Latina), Melancólicos-Príncipe Pío y Villaverde (paralelas al río Manzanares) y Fuencarral-Tres Cantos- Águila-Venteros (que pasaba Universidad Autónoma de Madrid).

Entre los próximos desmontajes planificados por Iberdrola destaca el de las líneas de 220 kV Aravaca - Ventas y Otero - Ventas, así como el de la línea Mirasierra - Majadahonda, de 132 kV, a su paso por el barrio de Aravaca. Los trabajos de soterramiento de todas ellas se encuentran muy avanzados y se espera que el desmontaje concluya a lo largo del presente ejercicio.

  
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios