www.madridiario.es
Lamela asegura que se siente orgulloso de su gestión en el Severo Ochoa

Lamela asegura que se siente orgulloso de su gestión en el Severo Ochoa

Por MDO/E.P.
sábado 02 de febrero de 2008, 00:00h
El consejero de Transportes e Infraestructuras y ex titular de Sanidad, Manuel Lamela, aseguró este sábado que se siente "orgulloso" de su gestión del caso Severo Ochoa relacionado con las presuntas sedaciones irregulares en el hospital de Leganés, y aseveró que volvería actuar de la misma manera "una y otra vez" porque ante los problemas él "no mira hacia otro lado".
Lamela, que hizo estas declaraciones durante una visita a las cocheras del metro de Laguna, se pronunció así después de la Audiencia Provincial de Madrid confirmara el pasado lunes el sobreseimiento de la causa y acordara "tener por suprimida toda mención" a la existencia de una supuesta mala praxis médica por parte de los médicos imputados.

En su primera aparición pública tras el archivo del caso, el ex consejero de Sanidad también aseguró que no tiene que pedir "perdón a nadie" y advirtió de que quien debe disculparse han de ser aquellos que "mienten, manipulan y engañan".

"Deben pedir perdón los que han usado este asunto de manera política y torticera para poder arañar algunos votos, los que han erosionado la imagen de la sanidad pública madrileña como (Rafael) Simancas y sus compañeros de partido, mintiendo antes y después de la campaña electoral sobre este asunto", subrayó.

Asimismo, recordó que la Comunidad de Madrid no se personó como acusación particular sino que remitió la denuncia anónima que abrió la investigación a la Fiscalía y que fue el juez quien determinó que una Comisión de expertos del Sistema Nacional de Salud investigara el caso.

Sedaciones "dudosas"
Lamela afirmó que fueron los peritos judiciales designados por el Colegio de Médicos de Madrid, a instancias del juez de instrucción, los que reconocieron que había "múltiples sedaciones dudosas", en las que la muerte podría estar relacionada con la sedación. "Lo que no entiendo es como, a pesar de este informe, algunos poderes públicos y políticos mienten, manipulan y engañan a la opinión pública con medias verdades, enormes falsedades y grandes mentiras", aseveró. 

En este sentido, Lamela explicó que su actuación en el ámbito judicial terminó con el envío a los órganos judiciales de un informe que encargó la Consejería a un grupo de expertos, pertenecientes a instituciones nacionales e internacionales, conocido como comisión Lamela, que determinaba que se estaban produciendo sedaciones "irregulares o indebidas, en unos casos, y en otros excesivas", señaló Lamela, quien añadió que el Hospital Severo Ochoa era entonces un "cortijo", mientras que ahora "funciona como un reloj".

El actual consejero de Transportes declaró que las sedaciones terminales "no se pueden practicar en Urgencias" porque "va en contra de los protocolos de la Sociedad Española de Cuidado Paliativos y de todos los códigos deontológicos médicos del mundo". Además indicó que en un buen número de casos esto se producía sin el consentimiento de sus familiares.

El ex consejero de Sanidad afirmó que la decisión de sustituir al doctor Luis Montes estuvo motivada por "la falta absoluta de confianza en el responsable de unos servicios de urgencia que funcionaban francamente mal". Además agregó que este cese "ha sido ratificado por sentencia judicial firme en un recurso interpuesto por Montes".

"Astronómicos" datos de mortalidad

Lamela justificó sus actuaciones administrativas apelando a que "incluso la comisión de mortalidad, integrada por médicos del Severo Ochoa, decía que se estaban produciendo "irregularidades de manera permanente en los servicios de urgencias". "Hablamos de un centro  donde los datos de mortalidad en urgencias eran astronómicos e incomparables con el resto de hospitales del servicio regional y nacional de salud", manifestó.

El actual consejero de Transportes indicó que ninguno de los dos autos que se han producido "refutan nada" de lo que él ha afirmado. Según Lamela, el segundo auto deja "intacto" el primero, salvo en una cosa, "que la mala praxis no tiene trascendencia penal porque no se puede probar la relación causal por la imposibilidad de exhumar los cadáveres para hacer las autopsias".

"En la parte no modificado del segundo auto se dice que a los referidos pacientes se les sedó indebidamente bien por dosis o combinaciones de fármacos y se puso en riesgo su vida, si bien no se puede descartar que murieran por su enfermedad", señaló Lamela.

Además, el ex consejero de Sanidad quiso explicar que no se está ante una sentencia exculpatoria sino ante un sobreseimiento provisional, "que significa que habiendo hechos presuntamente delictuales no hay pruebas suficientes para acreditar la relación causa efecto". En este sentido, indicó que este sobreseimiento "permite reabrir el procedimiento en el caso de nuevas pruebas o denuncias".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios