www.madridiario.es

Entre los cuadros figuran 'La Última Cena' y 'El Lavatorio'

El Prado redescubre a Tintoretto en la primera exposición mundial desde 1937

El Prado redescubre a Tintoretto en la primera exposición mundial desde 1937

viernes 05 de enero de 2007, 00:00h
"La Última Cena" y "El Lavatorio", obras maestras pintadas por Tintoretto para la Iglesia de San Marcuola de Venecia, se reunirán en el Museo del Prado después de 400 años en la primera antológica que se dedica en España a este artista, y también la primera gran exposición mundial que se organiza desde la del Palazzo Pesaro de Venecia en 1937. La muestra abrirá sus puertas el 30 de enero.

'La Última Cena' y 'El Lavatorio' se reunirán en Madrid  en la primera antológica qe España dedica a este artista. Junto a estas pinturas, la primera procedente de Venecia y la segunda conservada en el Prado, la muestra que abrirá sus puertas el 30 de enero permitirá descubrir en profundidad al maestro veneciano, del que se han reunido alrededor de 70 obras procedentes de los principales museos e instituciones europeas y norteamericanas.

La selección realizada por Miguel Falomir, jefe del departamento de Pintura Italiana del Museo del Prado, ha sido muy rigurosa y permite hacer una aproximación muy distinta al pintor. La larga y exhaustiva investigación, que ha llevado a cambiar fechas de ejecución y autorías, tendrá su reflejo en un catálogo en el que han colaborado importantes historiadores de arte.

Bajo la presidencia del Rey Juan Carlos y del presidente de la República de Italia se inaugurará el primer gran acercamiento al público de la figura de Tintoretto realizado fuera de Venecia. Se trata de una oportunidad excepcional y probablemente irrepetible de contemplar algunas de las obras del maestro.

A pesar de ser uno de los grandes nombres de la historia de la pintura, Jacopo Tintoretto ha merecido escasa atención por parte de museos e instituciones. La escasez de exposiciones que se le han dedicado se explica, según el comisario, por razones logísticas ya que "casi todas sus obras maestras son lienzos de gran formato y se encuentran en Venecia, en los edificios para los cuales fueron concebidas y no se pueden mover".

Además, su enorme producción, a menudo confundida con la de discípulos e imitadores, ha retraído a los museos y, tras 1937, Tintoretto sólo ha sido objeto de muestras parciales. "Era un pintor muy irregular, que pintaba muy deprisa, por lo que hay problemas en las atribuciones. Tuvo muchos imitadores, lo que hace difícil en ocasiones determinar autorías".

Con esta muestra, el Prado trata de paliar deficiencias después de una ardua labor de investigación en la que han participado especialistas procedentes de todo el mundo que, además, han colaborado en la selección de las cuarenta y nueve pinturas, trece dibujos y tres esculturas, ejemplo de la amplitud de registros del artista y su dedicación a todos los géneros, haciendo especial hincapié en su dimensión como pintor narrativo religioso, donde alcanzó sus mayores logros.

Criterios selectivos
El criterio seguido para la selección ha sido el cualitativo. Tintoretto fue un pintor tan prolífico como irregular y ello ha obligado a ser extraordinariamente selectivos. "Algunas de las obras del Prado atribuidas a Tintoretto han sido excluidas por carecer de la calidad deseada, entre ellas la versión de "El Paraíso" que gozó de una fama inmerecida al afirmarse que Velázquez la había comprado. Velázquez encargó al embajador español que comprara la obra, pero este adquirió otra distinta, de una calidad muy mala", comentó el comisario.

A pesar de la estricta selección "no se puede decir que todas las obras que se exhiban sean enteramente suyas". La noción de autoría en el siglo XVI era distinta a la que tenemos ahora y los talleres contaban con ayudantes y colaboradores. En algunas de las obras incluidas, sobre todo en las tardías, es perceptible la participación de ayudantes, como en el "Entierro de Cristo de la Iglesia" de San Giorgio Maggiore, en Venecia, pero sin que ello vaya en detrimento de la calidad.

"Esta calidad en las obras de Tintoretto depende de como se involucrara en ellas. Dominaba dos formas de pintar, mientras que sus creaciones para lugares como el Palazzo Ducale de San Marco eran más académicas, con claroscuros más atenuados, formas más definidas, para la Scuela de San Rocco hizo pinturas más personales sin instrucciones determinadas".

Una de las obras maestras que viajará a Madrid es "La Última Cena" de la veneciana Iglesia de San Trovaso, en la que Tintoretto se muestra como uno de los grandes pintores narrativos. "La distribución que propone es totalmente distinta. Su punto de vista es más arriesgado, juega con la profundidad y detalles insólitos adquieren protagonismo.

Es una obra que demuestra que estamos ante un pintor completísimo. El valor no está tanto en los gestos sino en el movimiento de las figuras y en su gran expresividad", según Falomir, quien recordó que el deseo de Tintoretto de ser el pintor más importante de Venecia le llevó en ocasiones a pintar gratis "reventando el mercado".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios