www.madridiario.es

El vino que no falte este año

Por MDO
domingo 13 de diciembre de 2020, 17:07h
Finalmente parece que podremos celebrar las navidades de este tremendo año 2020 que todos estamos deseando que acabe de una vez. Aunque con todas las medidas de seguridad posibles, podremos pasar las fiestas con nuestros seres queridos, familia y allegados, mientras no se superen los 10 comensales. Más que suficientes para poder recibir al esperanzador 2021 rodeados de calor, cariño y alegría.
El vino que no falte este año
Ampliar

Entre las prioridades para que nuestros banquetes sean todo un éxito se encuentra comprar vino de calidad, y en la suficiente cantidad, para que los manjares de nuestras mesas estén bien regados y maridados. Este lujo no nos lo podrá quitar ni el maldito virus ni nadie.

Las ventas del vino online se han disparado desde el principio de la pandemia. La ventaja de poder comprar tus vinos sin tener que sufrir las indeseadas y peligrosas aglomeraciones existentes en las tiendas físicas ha sido determinante a la hora de decidir a millones de amantes del vino a elegir este tipo de compra online.

Si a esto se le añade la comodidad que supone poder adquirir tus botellas desde el sofá de tu casa, la increíble variedad de vinos que puedes elegir y los precios notablemente más bajos que los de las tiendas tradicionales, queda claro que la compra online de esta bebida, fundamental en cualquier comida o cena, es tu mejor apuesta.

Unas buenas botellas de Rioja o Ribera del Duero vestirán tu mesa para la ocasión, además de potenciar los sabores de tus recetas. Sin embargo, no basta con elegir los mejores vinos para triunfar, hace falta seguir unos sencillos consejos para que tus seres queridos disfruten de las mejores navidades de su vida.

Averigua qué vinos son del agrado de tus invitados

No estás obligado a servir un único tipo de vino, marca o denominación de origen en tu mesa. Infórmate sobre cuáles son los gustos de tus invitados. Es posible que unos prefieran vinos blancos y otros tintos.

Y no olvides que algunos amantes del vino son más forofos de unas D.O. que de otras. Si unos son de Rioja y otros de Ribera del Duero, por ejemplo, la solución es bien sencilla: compra botellas de ambas denominaciones.

Fíjate en el maridaje más adecuado

Aunque el maridaje no deja de ser algo muy subjetivo (cada cual puede acompañar las viandas con el vino que más le guste, aunque vaya en contra de todas las normas escritas y no escritas), lo cierto es que sí hay unas reglas mainstream aceptadas por la mayoría. Intenta seguirlas, ya que para romper las normas de maridaje ya habrá tiempo durante los banquetes.

En la variedad está el gusto

Ya que eres tú el anfitrión, nadie te va a impedir que en el centro de la mesa luzca tu vino favorito. Faltaría más. Pero si lo acompañas de otros, mejor que mejor. La variedad siempre es más divertida que apostar todo el tiempo por el mismo palo (o vino, en este caso).

Cuenta con botellas de reserva del mismo vino

En el mundo del fútbol se dice que un equipo no puede ser grande si no cuenta con un buen banquillo. En el mundo del vino ocurre lo mismo.

Imagina que has comprado una botella de un vino de relumbrón y se te rompe la botella o te sale picado. Sería casi como perder la final de un campeonato. O que el vino tenga tanto éxito que se acabe en un periquete y no tengas otro de la misma etiqueta para sustituirlo. Qué decepción.

La solución: ten siempre unas cuantas botellas del mismo vino. Tus invitados te lo agradecerán.

Sirve el vino en las copas adecuadas

Imagina que tienes un Ribera o un Rioja Gran Reserva y que lo sirves en un vaso de chupito. La cara que se les puede quedar a tus invitados.

La logística en el mundo del vino es tan importante como la propia bebida, así que no olvides servir el vino en unas copas de fino cristal, que es donde se disfruta al máximo este maravilloso néctar.

No hay desgracia que 100 años dure, y después de la tormenta viene la calma. Ya queda poco para terminar este año, y nada mejor que hacerlo en compañía de nuestros seres queridos, un buen banquete con los mejores manjares y brindando al grito de: “¡Viva el 2021! ¡Viva el vino!