www.madridiario.es

Año 2020, un año siniestro para todos, para los estudiantes también

martes 09 de junio de 2020, 22:27h

Este año pasará a la historia por muchos motivos. 2020 está siendo convulso y extraño como ninguno, ha supuesto todo un desequilibrio para el modo de vida de mucha gente. Los estudiantes forman parte de los grupos sociales que más han sufrido esta situación.

Año 2020, un año siniestro para todos, para los estudiantes también
Ampliar

Los estudiantes no solo han sufrido esta situación de desconcierto que los ha dejado con un año lectivo sin efecto. Para ellos, este perjuicio se va a prolongar en el tiempo, ya que, al pasar de curso y, por tanto, llegar sin los conocimientos ni la preparación necesaria, necesitarán redoblar sus esfuerzos y todo tipo de recursos para que no les pase factura y acaben pagando un año de más.

¿Qué puede hacer el estudiante para no perder el año que viene?

Posiblemente, lo único que puedan hacer para no retrasarse en el curso que viene, por falta de formación, es adquirir los conocimientos que no han podido recibir este año de forma natural en clase, de forma online en sus casas.

En plataformas web como la que ofrece Infoclases, se reciben clases online al módico precio de 8 euros, para cualquier curso y asignatura. El mejor método para volver a coger el nivel necesario y tener un buen curso.

El refuerzo escolar se convierte en la herramienta más eficaz, tal vez la única válida, para que el estudiante no arrastre el retraso que el aplazamiento de las clases producido por el covid-19 ha provocado en este 2020.

¿En qué consiste un refuerzo educativo?

El refuerzo educativo que en este año se hace más necesario que nunca no es más que una medida que puede ser tomada y ha sido adaptada en multitud de ocasiones a un alumno o grupo de ellos. En este caso, esta medida ordinaria, se aplicará a un conjunto de estudiantes mucho mayor, posiblemente a todos, pues todos han sufrido esta inesperada pausa.

Una acción que parece haber calado en la sociedad, ya que solo en Madrid ya se han llevado a cabo nada menos que 75.000 solicitudes on line de plaza en centros educativos, lo que significa que existe un elevado número de estudiantes que no están dispuestos a caer en el curso que viene.

El refuerzo educativo es, como se ha mencionado, una medida ordinaria, por lo que no se requiere que la alumna o alumno presente necesidades especiales. Es una acción encaminada a repasar, insistir, es decir, a reforzar y complementar contenidos o aprendizajes del curso que el alumno o grupo no ha conseguido asimilar.

En un principio puede concretarse en un elemento en particular, en una materia específica, en este caso se hace mucho más genérico, pues se trata de adquirir los conocimientos que no han tenido lugar en su momento, por falta de clases.

¿Cuáles son los contenidos?

Se debe dejar claro que los contenidos que se deben aplicar en un refuerzo educativo han de corresponder siempre a los del mismo nivel del curso.

Además, este refuerzo debe ser impartido, en la medida de lo posible, por el propio maestro o maestra. En su defecto, por un equipo especializado de profesores, como los mencionados anteriormente, que trabajan a través de plataformas digitales online como Infoclases.

Verano 2020, refuerzo en lugar de recuperaciones y nuevos retos

Este verano se prevé un crecimiento exponencial en las academias y centros que opten por la enseñanza online. Y es que, por ley, los aforos se verán reducidos a un 30 % del total, lo que significa una merma importante en sus beneficios.

El sistema educativo en general y las academias y centros de formación van a tener que reinventarse. Para los que no lo hagan y no adapten sus clases al entorno digital de internet, el verano supondrá la definitiva debacle, para muchos, el cierre del negocio.

Adaptaciones obligadas

Para estas empresas, los contenidos tendrán también que adaptarse a las nuevas condiciones, en lugar de insistir y trabajar en aquellas asignaturas más complicadas, van a tener que ampliar sus sistemas para englobar todo el curso lectivo.

Lógicamente, habrá una menor cantidad de suspensos, y, por lo tanto, menos alumnos con este problema, pero este factor se debe ver compensado por aquellos alumnos que quieren llegar al nuevo curso lectivo realmente preparados.

Estas empresas tendrán nuevos retos que superar, como la reorganización de las clases para que se cumplan las nuevas normas de distanciamiento y rebaja en el número de alumnos por clase. Pero, también, la complicada situación económica de las familias, pues muchas de ellas habrán perdido el empleo o sus nóminas habrán sufrido un grave recorte. La mejor de las soluciones es adaptar sus clases al entorno de internet.

En definitiva, no habrá aprobado general, pero las notas definitivas no llevarán tantos suspensos como es habitual, por lo que la mayoría de los alumnos pasarán de curso. Tal vez, la necesidad de los cursos online no llegue a todo su esplendor en el verano, sino un poco después, cuando, una vez iniciadas las clases, comprueben la necesidad de adquirir esos conocimientos que el coronavirus no permitió asimilar.