www.madridiario.es

Lacado de puertas y mobiliario, el mejor método para proteger la madera

miércoles 26 de febrero de 2020, 09:01h
Proteger los muebles, las puertas y todas aquellas superficies del hogar que estén hechas de madera es muy importante.
Lacado de puertas y mobiliario, el mejor método para proteger la madera

Más allá de su resistencia, es un material que puede dañarse a lo largo del tiempo y perder su brillo natural. Para evitar que esto suceda, el lacado es la mejor opción.


Aunque la madera es uno de los materiales más endebles y resistentes de todos, es importante destinar algunos cuidados. Las puertas y el mobiliario de madera empiezan a deteriorarse con el paso del tiempo, a veces debido a la humedad y el mismo uso, entre otros factores. Por eso es que, para protegerlas, el lacado es uno de los más adecuados métodos que existen.

¿En qué consiste?


El lacado de mobiliario es un método bastante antiguo: se remonta a siglos y siglos atrás en el continente asiático. Entonces se hacía uso de la resina de algunas plantas, pero por supuesto, hoy en día la técnica ha evolucionado un poco. El lacado consiste, específicamente, en cubrir superficies de madera con un esmalte o laca. Además de conseguir que la superficie quede prolija y lisa, este recubrimiento es crucial para proteger la madera de todo tipo de agentes externos. Si queremos lacar puertas en Madrid, es importante ponernos en contacto con profesionales que conozcan la técnica y tengan experiencia con ella.


Primero que nada, es necesario distinguir entre pintar y lacar, ya que no son lo mismo. Para el lacado se utilizan materiales y equipo especiales, y lo ideal es que sea llevado a cabo por un profesional como los del taller Lacado de Muebles, para que tanto con el lijado como con la aplicación de la laca se pueda obtener un resultado óptimo y resistente.


Además, este proceso se puede realizar en cualquier tipo de madera y mueble, pudiendo hacerlo en todos los muebles de la casa; especialmente en aquellos que se encuentren en mayor exposición a la humedad, la lluvia, las altas temperaturas, el viento, etcétera.

¿Qué tipos de lacados se pueden realizar en un taller?


Una de las grandes ventajas del lacado es que se puede realizar de distintos modos, ya sea en muebles antiguos, cómodas, puertas, muebles sintéticos y más. Para los muebles de madera, se realiza un lacado especial para proteger el material. Así, se prolonga la vida útil del mueble y se le puede dar incluso más brillo, con lacados de distintos colores.


El lacado de muebles antiguos, por otra parte, busca recuperar el encanto original de los muebles, por lo que debe llevarse a cabo de una manera muy cuidadosa. De este modo, aquellas mesas, sillas, bibliotecas y demás objetos de mobiliario viejos que han perdido su brillo, pueden recuperarlo y lucirse como si fueran nuevos.


También puede realizarse el lacado en blanco, muy implementado en la actualidad, ya que le otorga un encanto particular a los muebles, haciéndolos lucir más modernos sin perder su esencia. El lacado en blanco además otorga mayor resistencia, y una apariencia elegante que es buena combinación con cualquier otro elemento.


Con respecto a las terminaciones, el lacado permite un amplio abanico de opciones para elegir. El lacado de alto brillo, por ejemplo, es similar al lacado de “efecto espejo” y hace que los muebles destaquen en cualquier habitación en la que se encuentren. Sin embargo, ello también implica que se le debe destinar un cuidado especial, contrario a lo que sucede con el lacado natural.


Este último facilita mejor el correcto cuidado de los muebles y de la madera, ya que su principal objetivo es proteger el material y rejuvenecer su brillo característico, sin exaltarlo. Pero, si queremos un término medio entre estos dos, probablemente la mejor opción sea el lacado satinado. Este busca dar el brillo suficiente a la madera como para resaltar su color, de un modo elegante y equilibrado. Además, tiene una alta resistencia a arañazos. Si ninguna de estas opciones es la adecuada para nuestras preferencias, existen dos opciones restantes: el lacado mate y el mate cero.


El primero se utiliza mucho, especialmente en mobiliario de estilo nórdico, tan popular hoy en día. Da un efecto natural y es especial para conservar el color del lacado o de la madera. El mate cero, por otra parte, no brilla en absoluto y apunta exclusivamente a dar una protección extra a la superficie en la que se coloca. Por supuesto, para cada una de estas terminaciones son muy importantes los productos que se utilizan, ya que son especiales para no dañar el material de la superficie. En cualquier caso, y dependiendo de nuestros gustos y deseos particulares, es importante consultar con los profesionales a cargo y así determinar cuál es la mejor opción.