www.madridiario.es

Las ocho claves del éxito de la copa menstrual

martes 12 de noviembre de 2019, 14:58h
Si desde hace unos años existe una revolución silenciosa en el mundo de la higiene íntima femenina es, desde luego, la que protagoniza la copa menstrual. A día de hoy, está llamada a sustituir a compresas y tampones por sus grandes ventajas. Si no las conoces, te las resumimos.
Las ocho claves del éxito de la copa menstrual

Es probable que alguna vez hayas oído hablar de ella. Seguro que alguna amiga te ha contado que la ha empezado a probar y que su vida ha cambiado completamente. Los primeros prototipos de la copa menstrual tienen un siglo de vida pero su explosión de popularidad es relativamente reciente. Válida para cualquier edad y momento, hoy ha llegado para quedarse. Te contamos por qué en ocho claves.

1.- Cómoda para usarla todo el día

Quizás sea su ventaja más oída. La copa menstrual está diseñada para que la puedas llevar puesta hasta doce horas seguidas, sin tener que cambiarla. Eso significa que, si lo necesitas, solo deberás pasar por el baño para mantener tu higiene íntima una vez al día. Además, su diseño permite compatibilizar su uso con tus actividades habituales, el ejercicio físico, el ocio, tus viajes o mientras duermes, ya que no produce ni pérdidas ni sequedad. Y, por último, puede emplearse durante todo el periodo. Incluso, te la puedes poner antes de que te baje la regla y olvidarte.

2.- Cuida de tu cuerpo

La copa menstrual recoge la regla del mismo modo que lo hace un tampón o una compresa. Sin embargo, presenta ventajas añadidas, ya que ni absorbe el flujo ni libera fibras en las paredes vaginales. Eso evita que puedas desarrollar el Síndrome de Shock Tóxico (por sus siglas, SST), diagnosticado a mujeres que emplean de forma frecuente productos como los tampones de gran absorción, que favorecen la secreción de toxinas. Igualmente, es muy respetuosa con la zona vaginal y su pH, ya que está hecha de silicona hipoalergénica y no contiene ni pesticidas ni blanqueadores. Es importante, eso sí, que si sufres alguna infección interrumpas su uso hasta que te recuperes totalmente.

3.-Muchísimo más barata que los otros productos

Es solo cuestión de hacer números. Una copa menstrual no supera los veinte euros y puede durarte hasta una década si cumples con su mantenimiento mínimo. Con la calculadora en la mano, el coste que este producto te supone al mes se ve reducido a los quince céntimos de euro. Teniendo en cuenta que, en España, una caja de compresas o tampones puede costar unos cuatro euros, estamos hablando de que estás gastando veintiséis veces menos al usar la copa. En diez años, el ahorro por usarla supera los 450 euros, una cifra nada despreciable que podrás dedicar a lo que quieras.

4.- Muy fácil de poner

Lo primero que debes de saber es que colocarte una copa menstrual es tan sencillo como un tampón. Es posible que, como te ocurrió la primera vez que usaste uno de ellos, al principio te cueste un poco más. Pero, sinceramente, es solo una cuestión de técnica que, además, se aprende muy rápido. Únicamente, debes doblar la copa con los dedos haciendo pinza para reducir su tamaño y, posteriormente, introducirla en la vagina. Una vez dentro, suéltala para que se abra y haga el efecto vacío que te proporcionará una absoluta comodidad. Las copas tienen en su extremo un rabito del que tirar, pero, si te molesta, puedes cortarlo siempre y cuando no lo dejes al ras. Para sacar la copa, únicamente tendrás que meter un poco los dedos para que entre aire y deje de hacer ventosa. Un consejo: haz esta operación en algún lugar en el que estés relajada y puedas vaciarla fácilmente.

Ten siempre en mente que, si está bien puesta, no deberás notarla. Así que, si te produce alguna molestia, no tienes más que sacarla y repetir este sencillo proceso.

5.- Diseñada a base de materiales suaves y flexibles

Los materiales elásticos con los que está hecha la copa te ayudarán en la tarea. Las más habituales son de silicona médica, lo que las convierte en totalmente inocuas y de tacto suave.

6.- La opción más ecológica

Si, además, lo que te preocupa es el bienestar de nuestro medio, debes saber que comprando una copa menstrual en lugar de adquirir los productos de toda la vida estarás poniendo tu granito de arena para preservar el planeta. Al ser reutilizable y no desechable, se evita la generación de toneladas de basura.

7.- Con varias tallas para adaptarla a tu cuerpo

Más allá de la flexibilidad de sus materiales, debes saber que hay distintas tallas para adaptarse mejor al cuerpo de cada mujer. Por lo general, hay dos modelos, uno más grande y uno más pequeño, que se prescriben en función no tanto del tamaño si no de la capacidad de almacenamiento.

Las primeras están recomendadas a mujeres menores de 30 años que no hayan tenido hijos y mujeres a partir de esa edad que mantengan su suelo pélvico fortalecido con ejercicios como los de las bolas chinas. El resto de usuarias debe usar los tamaños más grandes. Eso sí: cada vagina es diferente, así que ten en cuenta que estas son instrucciones generales.

8.- Sencillas de limpiar

El único cuidado que exige la copa menstrual es su limpieza. Al adquirirla, debe esterilizarse en agua hirviendo de diez a quince minutos, en función de la marca. Antes de usarla cada vez, además, deberás volver a ponerla a hervir de tres a cinco minutos. Además, una vez que la extraigas, la tendrás que limpiar con agua y jabón neutro. Cuando te despidas de la regla hasta el mes siguiente, debes volver a higienizarla con agua hirviendo y guardarla en su bolsa en algún lugar limpio.

Existen productos complementarios para ayudarte en esta rutina. Si te quieres quedar más tranquila, puedes adquirir vasos esterilizadores o disolver pastillas efervescentes esterilizadoras en agua.