www.madridiario.es

Del abandono político, al despilfarro, y la diáspora: la investigación Biomédica en la Comunidad de Madrid

jueves 17 de enero de 2019, 17:56h

El abandono de la I+D en la Comunidad de Madrid, es y sigue siendo, la constante política y presupuestaria de los Gobiernos del Partido Popular, con el apoyo de Ciudadanos en esta última legislatura. Los tímidos incrementos de los dos últimos años no dejan de ser una forma de “homeopatía” presupuestaria muy alejada de los niveles de inversión deseable -que no gasto- en I+D en nuestra región.

Mientras el PIB del 2018 se ha incrementado casi un 10% con respecto al de hace una década, el gasto en I+D en 2017, sigue por debajo de los niveles de hace diez años. Los recursos públicos en I+D, no sólo no se han recuperado sino que se han permitido el lujo de despilfarrarlos, apostando por un futuro muy precario, y pesimista.

Un panorama de abandono, que en materia de investigación Biosanitaria, se constata con la ausencias de estrategia, planificación y evaluación pública, que no han recibido atención política alguna por los Gobiernos del PP, apoyados durante cuatro años por Ciudadanos, en nuestra Comunidad. Pese a la existencia de 11 Fundaciones Biomédicas (FIBs), estos organismos tienen problemas de proyecto, de dirección, y como ponen de manifiesto los informes de la Intervención Pública madrileña, acumulan conductas de gestión irregulares y despilfarradoras entre que llegan a constituirse como verdaderos agujeros negros contables que proliferan en

El abandono de la investigación sanitaria ha formado parte del ADN del Gobierno del Partido Popular. Así cuando en los Presupuestos del 2016, se afirmaba que se pretendía conseguir la estabilización de los y las investigadoras, y la potenciación de clusters de investigación biosanitaria regional, la realidad tres años después ha resultado en desinterés, inacción y pérdida de oportunidad.

De acuerdo con una de la grandes expertas internacionales (Mazzucato, M), los gobiernos han de priorizar sus políticas en materia de I+D en las líneas de acción en las que los sistemas socioeconómicos concretos presentan mejores dotaciones y talentos para un mejor aprovechamiento de los recursos públicos. Frente al gasto indiscriminado y ciego de especializaciones preexistentes en materia de I+D, parece claro que una de las líneas en las que los gobiernos de la región madrileña han de concentrar y priorizar sus esfuerzos políticos y presupuestarios es en la recuperación, programación y consolidación de un trabajo de investigación en Salud, mediante la promoción de planes plurianuales de investigación Biomédica.

Cuando la Comunidad de Madrid cuenta con unos recursos universitarios y sanitarios, que suponen una dotación estratégica, diferencial y determinante, para considerar que la I+D en Biomedicina y Sanidad debería ser una prioridad política y presupuestaria. A unos recursos humanos muy formados y excelentes en el ámbito de la investigación universitaria, se suman un numero de grandes centros sanitarios que son frontera de la excelencia profesional clínica y un espacio de oportunidad para desarrollar una de las etapas claves de todo proceso de asimilación de la Ciencia en la vida socioeconómica madrileña: la transferencia tecnológica o el puente entre la I+D avanzada y su aplicación social.

El talento unido a las estupendas dotaciones y circunstancias que se dan en la Comunidad de Madrid, no se ven acompañadas desde hace muchos años, por una iniciativa política ambiciosa y competente que aproveche con una visión de medio y largo plazo, las potencialidades en la Investigación Biomédica madrileña.

Muy al contrario, al igual que ha ocurrido en otras dimensiones investigadoras, el preciado Plan Público de Investigación y Desarrollo no ha estado disponible hasta el 2017 y todos los Organismos Públicos de Investigación (OPIs) han estado huérfanos de un plan público que les ofreciera algún horizonte de objetivos, de recursos y de apoyo político en sus trabajos. En el citado plan, se recoge una línea de acción para el ámbito de la investigación biomédica, pero se ha dejado sin abordar uno de los problemas que en este campo viene lastrando los resultados de los esfuerzos profesionales y económicos de nuestra comunidad. Así, hoy, siguen sin solucionarse algunos aspectos que son cruciales para su buena gestión y resultados, entre los que resaltamos la ausencia de articulación de un auténtico sistema regional de investigación biomédica y el recalcitrante desprecio por las condiciones de estabilidad profesional de los y las trabajadoras de estas Fundaciones Biomédicas que acumulan inestabilidad y precariedad en parte alícuotas con su capacidad y talento.

Así, no existe un sistema de coordinación de la investigación biosanitaria, ni en materia laboral, ni en objetivos investigadores entre las FIB que canalizan el grueso de los esfuerzos en esta materia en nuestra comunidad. De esta forma, el resultado es muy inferior a lo que cabría alcanzar con una coordinación institucional y con políticas públicas destinadas al desarrollo de estas instituciones.

Por todo ello, lo que caracteriza al actual panorama investigador de nuestra Comunidad es la diáspora de los y las investigadoras y un despilfarro centrífugo de los recursos. Sin dirección política en esta crucial dimensión de futuro, como es la Sanidad, y su excelencia tecnológica, e investigadora, hasta las asociaciones empresariales, se muestran escasamente satisfechas, y reclaman políticas que reordenen los recursos, los instrumentos públicos, en definitiva, una voluntad decidida de situar a la Comunidad de Madrid, en la excelencia en la investigación biomédica, con una clara apuesta por respetar y estabilizar condiciones presupuestarias, y laborales en el sector.

Esta ausencia de plan alguno en Investigación Sanitaria es lo que explica la diáspora de profesionales de la investigación sanitaria, al igual que en otras disciplinas científicas, no puede ser ocultada y paliada por la puesta en marcha de programas públicos de retorno del talento atomizado, que en nuestra Comunidad, han sido muy pacatos, tardíos y poco dotados de capacidad presupuestaria y política. Los programas de retorno del talento, no pueden ocultar que las políticas internas y estructurales en materia de investigación biomédica siguen bajo mínimos, con clara precarización de las condiciones que siguen siendo las que provocan la fuerza centrífuga que expulsa a los talentos profesionales necesarios de una actividad como es la investigadora. Es una hipocresía intentar tapar la precariedad presupuestaria y la homeopatía política con parches mediáticos que ponen el acento en el retorno de excelentes investigadores e investigadoras que marcharon, mientras las políticas abandonistas en esta materia se consuelan recurriendo a los casos-estrella de retorno de excelentes científicos y científicas que previamente habían sido expulsados fuera del sistema madrileño.

Propaganda, despilfarro y en no pocas ocasiones desvío de caudales públicos como en el caso de las instalaciones abandonadas del Hospital de Fuenlabrada para el CNIO financiadas con recursos de la UE-FEDER, que a día de hoy siguen sin sentir el paso firme de lo y las investigadoras sobre sus casi 1.200 metros de desaprovechado suelo para la I+D de nuestra región.

No obstante, tenemos la oportunidad de abordar estas y otras carencias en la Jornada "Biomedicina y Biotecnología: I+D, Transferencia e Innovación en la Comunidad de Madrid" que se celebrará mañana jueves 17 de enero en la Asamblea de Madrid. Esta jornada, que está organizada por el grupo Parlamentario de Podemos Madrid, ha suscitado un gran interés ,puesto que ha completado el aforo con profesionales de al menos 45 Hospitales y sus Institutos, 25 profesionales de la Universidad, 10 de empresas de Biotecnología así como investigadores e investigadoras de otras áreas como IMDEAS, representantes de sociedades científicas y políticos, lo que es un evidente síntoma de la preocupación manifiesta de los y las profesionales del sector por la situación actual que atraviesa la I+D en la Comunidad de Madrid.

Firmantes:

Mónica García, Diputada portavoz de Sanidad en Asamblea de Madrid, del GP Podemos.

Gemma Heras-Juaristi, vocal del Consejo de Ciencia y Tecnología en la C. Madrid

Abelardo Jurado, Coordinador del grupo Innovación e I+D de Podemos Madrid y Químico Industrial y miembro del Consejo Social de UPM

Eduardo Gutiérrez, Diputado portavoz de Economía, Hacienda y Presupuestos en Asamblea de Madrid, del GP Podemos.

Mónica García y Eduardo Gutiérrez

Diputados de Podemos en la X Legislatura de la Asamblea de Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.