www.madridiario.es

Cómo conseguir el mejor vehículo industrial

miércoles 16 de enero de 2019, 09:10h

Los vehículos industriales son imprescindibles para las empresas que trabajan con materiales de dimensiones tan grandes que sobrepasan los estándares de un coche común en cuanto a transporte se refiere, proporcionando más flexibilidad de movimiento que una grúa.

Cómo conseguir el mejor vehículo industrial
Ampliar

Esas enormes máquinas que constantemente se ven por las carreteras cargadas de alimentos, muebles, motos, coches y cualquier otra cosa de gran tamaño, ya tienen un gran número de modelos en el mercado para satisfacer las cargas más exigentes con las mejores tecnologías, pensando siempre tanto en el cuidado de la mercancía transportada como en el conductor del vehículo industrial.

Las principales características que todo vehículo industrial debe tener

Los vehículos especializados para el trabajo en el ámbito industrial son los destinados a trasladar y ubicar todos los productos asignados en el tiempo y lugar que se necesiten, tratando siempre de lograr el mejor rendimiento en cuanto a la utilización de sus recursos. Por este motivo, cuando una empresa planea establecer contacto con una empresa de Venta de Vehículos Industriales a efectos de adquirir alguno para su flota, se deben tener presente los aspectos básicos con que han de contar estos grandes transportadores de carga pesada.

Ya que para cualquier industria, los vehículos industriales son un pilar fundamental en cuanto a la logística de transporte, debe tenerse presente que la capacidad de carga sea superior a los 3.500 kilogramos, el poder de remolque sea de hasta 9 toneladas y que tenga una cabina metálica con puertas en ambos laterales. Esas son las características primordiales que convertirán cualquier vehículo de transporte en apto para carga pesada en cualquier carretera.

Estos vehículos de carga pesada también deben contar con etiquetas de seguridad tipo V-6 de 25 centímetros de alto por 130 centímetros de largo, y estar impresas en un color amarillo fluorescente reflectante con un borde rojo de 4 centímetros de espesor, que anuncien a los demás conductores la gran longitud de más de 12 metros de largo que este transporte tiene.

Además, si la carga sobresale del vehículo, debe colocarse otra etiqueta con la nomenclatura V-20 que le indica a los otros conductores que la mercancía es más extensa de lo normal para que puedan tomar las previsiones en la carretera.

Mantenimiento preventivo: la clave para evitar fallos mecánicos

Las averías que estos vehículos pueden presentar son similares a los de un coche común, solo se debe aumentar el tamaño y la exigencia para dimensionar los gastos. Por esto, el constante mantenimiento a lo largo del tiempo es de suma importancia, ya que de ello depende su óptimo funcionamiento sin generar gastos adicionales.

Por ejemplo, un coche común consume 6 litros de combustible cada 100 kilómetros y si los sistemas de inyección no se encuentran limpios, gastará hasta un 10% más. Ahora, al realizar el mismo cálculo pero con un camión, que gasta 40 litros para el mismo recorrido, se puede observar la gran diferencia que existe en el consumo de gasolina y el dinero gastado. Y si a esto se le suma la falta de mantenimiento que incrementa con cada kilómetro recorrido, resulta bastante preocupante lo que se puede llegar a gastar.

Así que, cuando el vehículo dé las primeras señales de que necesita mantenimiento, la situación que se percibe cuando no se desplaza por las pendientes con facilidad o que tarda en acelerar, se deben tomar las previsiones necesarias para solucionar a tiempo los problemas que se estén presentando y evitar gastos mayores a futuro.

La tecnología como aliada para entregar cargas pesadas sin contratiempos

Son muchos los avances que se han manifestado en los últimos años y consisten en la monitorización a distancia, así como los sistema de conducción asistida que sin duda alguna han asegurado una mejor facilidad en las maniobras y una visualización constante de todos los aspectos del vehículo para identificar las oportunidades de mejora, lo que lo hará más eficiente en la entrega de la mercancía con un tiempo récord.

También, la tendencia a las prácticas ecoamigables adquiridas ya por una gran cantidad de industrias, apuntan hacia el mejoramiento de los motores para que ofrezcan la misma eficiencia en la carretera con un menor consumo de combustible y bajas emisiones contaminantes.

Y por último, pero no menos importante, se destaca la tecnología autónoma que asiste a los vehículos industriales no tripulados; específicamente, los camiones de carga pesada. Muchos modelos están siendo modificados para recorrer grandes tramos sin necesidad de que un chófer lo conduzca. Esto ahorra tiempo y aumenta la eficacia en la entrega de los pedidos.