www.madridiario.es

Mirar al pasado para ganar, en el presente, el futuro

jueves 20 de diciembre de 2018, 08:00h

El 18 de diciembre celebramos en las Comisiones Obreras de Madrid, por primera vez el Día de la Afiliación. En un repleto Auditorio Marcelino Camacho tuve el honor y la emoción de dirigirme a cientos de militantes con más de cuarenta años de afiliación, auténticas leyendas vivas, reconstructores del movimiento obrero español…, las gentes que desde el anonimato lucharon en todos los frentes de la sociedad y crearon las siglas CCOO empujando definitivamente la llegada de la democracia.

En los últimos tiempos hemos conmemorado fechas y reconocido la labor de quienes dirigían el naciente sindicato (cincuenta y cuatro años de la primera comisión del Metal, uno menos de la Inter, cuarenta y dos de la constitución de la Unión Regional de Madrid, cuarenta y uno de la legalización, cuarenta del primer Congreso de la Unión Sindical de Madrid Región).

Siempre hemos hecho de estas conmemoraciones actos de presente y de futuro, como sucede con el recuerdo a los Abogados de Atocha todos los años o en fechas puntuales como el 30 aniversario del 14D. Es decir, mirar al pasado para ganar en el presente, el futuro.

Esta militancia que lleva cuarenta años, o más, en la brecha fue la impulsora del primer Congreso de la Unión de Madrid (hoy CCOO de Madrid), en marzo de 1978. Allí, Marcelino Camacho en su intervención ya se refería a esta multitud anónima: “Los que vivimos la primera Ínter, que precede a esta USMR, sabemos de las luchas, los sacrificios, del heroísmo muchas veces. Y yo no me refiero a los hombres más o menos conocidos, sino a los militantes sencillos que no brillan, ni en los periódicos, ni en las antenas de la radio o de la televisión”. Y este es el objetivo del Día de la afiliación en CCOO.

En 1978 Madrid era vanguardia abanderada fundamental del movimiento sindical y lo sigue siendo diez años después de la crisis más dura tras la de 1929. Somos el primer sindicato en representación, ganando en todos los sectores y territorios, con una diferencia de 3.200 representantes al segundo sindicato de clase. Entre ambos representamos al 70 por ciento de los trabajadores y trabajadoras. Y hemos vuelto a superar los 140.000 afiliados y afiliadas, recuperando el crecimiento desde que salimos de la recesión.

No podemos olvidar esa tendencia a olvidar que fue en Madrid, en 1964, donde las Comisiones Obreras vieron la forma más acabada de combinar la lucha legal y la “extralegal”. Es decir, lo que permitiría por primera vez en la historia de un país dirigido por el fascismo, crear un movimiento obrero de masas como Comisiones Obreras. Un movimiento obrero organizado en torno a CCOO que fue un vector clave en la conquista de las libertades democráticas. Que poco se reconoce, aunque la galerna de huelgas del 75, 76 y 77; el precio en detenciones, juicios del TOP, cárcel, torturas, muerte hasta el año 77 con el atentado fascista de los compañeros de Atocha, lo constatan sin duda.

La Constitución del 78 es una conquista de la clase obrera española, estoy de acuerdo con Nicolás Sartorius y haríamos bien en reconocerlo, defenderla y proponer las reformas que necesita después de 40 años.

Luego vino el Congreso de 1987, la huelga del 14D y las posteriores PSP (Propuesta Sindical Prioritaria) y la ISP (Iniciativa Sindical de Progreso). En Madrid fuimos, alumnos aventajados en el seguimiento de las huelgas y en estrenar la concertación social con el “Acuerdo de Madrid”, la “Iniciativa social por la Industria y por el empleo” o, posteriormente acordando ya con gobiernos del PP de Gallardón, el Consejo de Madrid para el empleo y el desarrollo y el acuerdo educativo con la llegada de las transferencias.

El éxito del 14D y todas sus consecuencias en acuerdos en todos los ámbitos supuso la consolidación del Estado de Bienestar e, incluso, como apunta Antonio Gutiérrez, una contribución al refuerzo del Estado Autonómico y de la democracia.

Un sindicato de clase que hace que quienes tienen trabajo luchen por y con quienes no lo tienen, que quienes no sufren discriminación luchen por y con quienes si la sufren, que quienes tienen trabajo fijo y de calidad luchen por y con quienes no lo tienen. Un sindicato de clase que entiende que si no avanzamos todos juntos (“Juntos Podemos” fue el slogan del 14D), que fragmentados, de uno en uno, retrocedemos.

Tampoco podemos obviar cómo en 1978, las Comisiones Obreras ya proponían un programa para la igualdad, responsable de que hoy seamos un sindicato feminista:

“CCOO (…) considera que la lucha de los trabajadores por una sociedad más justa y la liberación de la mujer son complementarias y convergentes. La incorporación de la mujer al trabajo y al movimiento obrero enriquece su contenido, aumentando las contradicciones que sumen al mundo capitalista no sólo en el plano económico sino en el social, material y humano”.

Este modelo sindical solidario, sociopolítico e internacionalista, asentado en los centros de trabajo, tenemos casi 15.000 delegados, es el que nos ha permitido resistir los ataques que tirios y troyanos nos han dedicado a lo largo de este siglo.

La preeminencia de los valores ultraliberales, con el individualismo y la mercantilización, la explosión de nuevas identidades hábilmente instrumentalizadas por el poder económico y a la vez magnificado por la legislación, son las nuevas barreras que tenemos que superar.

Se dibuja un contexto donde un reparto de la riqueza injusto, antisocial, alimenta los nuevos totalitarismos y pone en jaque la democracia. Nuevamente la defensa de los derechos laborales es la defensa de las libertades democráticas. Esta lucha es nuestra prioridad sindical.

Jaime Cedrún
Secretario general de CCOO de Madrid

Jaime Cedrún

Secretario general de CCOO Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.