www.madridiario.es

Nuevo tiempo

lunes 02 de abril de 2018, 19:41h

Estamos entrando en un tiempo nuevo para la gobernación del estado. Las encuestas dicen que los partidos tradicionales, aunque se mantienen como garantes del orden constitucional, pierden peso definitivamente en el mando. Al mismo tiempo aparece un partido liberal que se está ganando la confianza de los ciudadanos por sus actuaciones, más que por sus palabras. Y eso gusta a la ciudadanía, visto lo visto hasta ahora y el desprecio con que se tratan las verdaderas intenciones de los votantes.

Es cierto que hay cuestiones muy difíciles de cambiar, pero al menos hay que explicar y demostrar el motivo por el que son intocables temas esenciales para los españoles como un cambio en el sistema electoral que elimine los privilegios de los partidos nacionalistas. Hay que explicar por qué las recogidas de firmas tan numerosas como está ocurriendo ahora con la prisión permanente revisable no recibe, al menos, un trato respetuoso y se debate en la cámara. Los motivos por los que un ciudadano tiene que atravesar todo un desierto para recuperar una casa que ha sido “okupada”.

Hay muchas cuestiones que se discuten en los círculos familiares y de amigos que jamás ocupan el más mínimo espacio entre los grandes partidos. Bueno entre los grandes y también entre los otros. Hemos visto cómo Podemos y el PSOE, que presumen de consultar a las bases, desapreciaban tres millones de firmas que se han recogido en la calle.

Así que es fácil que las próximas elecciones nos traigan un escenario en el que Ciudadanos y Albert Rivera ocupen mucho más espacio en el hemiciclo. El ambiente que estamos viviendo me recuerda a aquel otro, previo a 1982, cuando Felipe González y Alfonso Guerra obtuvieron más de doscientos escaños que sirvieron para cambiar España de una dictadura a una democracia en toda regla con el respeto de la Europa libre. Una gesta similar no será fácil, pero sí nos podemos encontrar con un futuro gobierno liberal, similar en múltiples aspectos al que ya existe en Francia o Alemania, donde la coalición que gobernará en los próximos años se va a manifestar con abundantes tintes liberales, de aquellos que trajeron a Europa a una posición de bienestar y envidia en el mundo.

Una España con un gobierno suficientemente fuerte y con la confianza del pueblo para superar los populismos de la extrema izquierda o derecha y los nacionalismos rancios.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios