www.madridiario.es
Un policía municipal para a un vehículo con matricula par.
Ampliar
Un policía municipal para a un vehículo con matricula par. (Foto: Kike Rincón)

Madrid prepara su nueva Ordenanza de Movilidad y la seguridad será el punto clave

miércoles 31 de mayo de 2017, 20:22h

Barcelona acaba de aprobar la nueva ordenanza de circulación de peatones y vehículos, en los que se incluyen hoverboards, segways y todo tipo de patinetes eléctricos. Quien no cumpla con la normativa será sancionado con multas de entre 100 y 500 euros.

Para el ciudadano que use estos patinetes a nivel personal, tienen que tener 3 cosas claras: debe tener (mínimo) 16 años, no pueden usarlos en las aceras peatonales y es recomendado usar el caso.

Todo apunta que Madrid será la segunda ciudad que regulará este tipo de vehículos. El Ayuntamiento está preparando la nueva Ordenanza de Movilidad.

De momento, la nueva legislación se encuentra en fase de debate. El Consistorio se está reuniendo con diferentes agentes del sector, ya que la ley afecta a otros ámbitos.

¿Barcelona como ejemplo?

No obstante, todo parece indicar que la nueva normativa se podría parecer mucho a la de Barcelona en lo que respecta al uso de los patinetes eléctricos. Concretamente, el pasado mes de febrero, el Consistorio preguntó a través del proceso de participación ciudadana los siguiente:

¿Por dónde consideras que deberían circular los aparatos de movilidad personal como patinetes y patinetes eléctricos: por la calzada, la acera o los carriles reservados? ¿Debería limitarse su uso en determinadas zonas de la ciudad?

Si el ejecutivo de Carmena sigue las opiniones mayoritarias de las aportaciones más comentadas y votadas, se pueden sacar dos conclusiones para el futuro de este tipo de movilidad en Madrid: los patinetes eléctricos deberán usarse (seguramente) en los carriles reservados y la protección que deberán usar sus conductores seguirá en la categoría de recomendación.

Recordemos que, desde su aprobación en septiembre de 2005, la Ordenanza de Movilidad ha sido modificada en varias ocasiones. No obstante, el auge de este tipo vehículos ha sido tal que no ha dado tiempo a asimilar su regulación.

Además, la DGT aún no ha dicho nada en firme y ha dejado a elección de cada municipio su regulación, por lo que cada pueblo y ciudad están afrontando el debate a su manera.

¿Pero se es importante llevar protección para estos vehículos? No existe ninguna norma para los patinetes eléctricos. Cada empresa que los fabrica pone sus límites y recomienda que lo cree oportuno. Algunos portales especializados aseguran que para el uso infantil debería ser obligatorio.

Además, también creen que todo patinete que supere los 10 o 15km/h debería ser tratado como un medio de transporte y no como un mero juguete. Es por eso que una cierta protección entre los adultos que usen estos vehículos también debería ser también obligatoria.

¿Qué pasa con los más pequeños?

Mientras en Madrid no se apruebe la regulación, los más pequeños aún podrán circular con estos patinetes sin problemas. Por este motivo, y dado el auge de estos vehículos entre los niños, se deberían seguir una serie de recomendaciones para intentar prevenir accidentes.

Los menores de 7 y 8 años no deberían tener uno. Esta es una de las recomendaciones que hacen muchos expertos. No existe un consenso global entre las empresas que los producen respecto a las recomendaciones de uso. Cada compañía sigue su lógica.

Es importante saber que existen algunos patinetes eléctricos que están especialmente diseñados para estas edades. La velocidad que llegan estos vehículos es mínima. En todo caso, siempre los más pequeños siempre deberían usar este tipo de patinetes con la supervisión de los padres.

Comprar productos de calidad siempre suele ser la opción acertada, en este caso más. Muchos patinetes se han fabricado a marchas forzadas y suelen tener componentes de baja calidad. Deberíamos asegurarnos que todos estos vehículos tienen el sello de calidad, en el caso de la Unión Europea: la famosa "CE".

Escoger el patinete adecuado también es clave. Debemos saber el uso que se le va a dar. ¿Sólo será un juguete para utilizarlo debajo de casa y en la plaza, o será realmente un vehículo para trasladarse como una bicicleta?

El hoverboard, por ejemplo, es un patinete que no suele pasar de los 10 o 15km/h pero un longboard eléctrico puede llegar a los 35km/h. Saber en qué espacios se va a utilizar es importante.