www.madridiario.es

Contra la vergüenza, “ciudades refugio”

jueves 11 de mayo de 2017, 08:53h

Con la llegada del buen tiempo el Mediterráneo volverá a convertirse en cementerio de personas que huyen de las guerras, de la muerte, del hambre, de totalitarismos. Volveremos a atragantarnos viendo fotografías de cadáveres de niños en playas. Nos indignaremos con alambradas inexpugnables, con inhumanos campos de refugiados a las puertas de esta Europa sin vergüenza.

Los datos son alarmantes y repetitivos. Desde 2014, cada año mueren más de 3.000 personas en las aguas de ese Mediterráneo que, paradójicamente, también acoge cruceros, veleros, yates de lujo...

La vergüenza es doble: tanto los gobiernos europeos como la sociedad, hacen oídos sordos a las alarmas de esta tragedia. A los gobiernos hay que exigirles que cumplan con la ley y que garanticen el derecho al asilo de los refugiados que vienen ante una crisis humanitaria extraordinaria en la que se está produciendo una increíble falta de respeto a los derechos humanos.

Los gobiernos europeos, a pesar de ser su deber, son incapaces de canalizar la solidaridad espontanea de tantas buenas gentes dispuestas a echar una mano. Los ayuntamientos, como la más cercana administración de la ciudadanía, son en quienes se debería canalizar esa ayuda humanitaria bajo la supervisión de centros especializados.

En este contexto es en el que en la Comunidad de Madrid se ha conformado el espacio colaborativo “Refugio por derecho Madrid”. En él, CCOO de Madrid junto a UGT, partidos políticos de izquierdas, organizaciones no gubernamentales y veinte ciudades, además de la capital, hemos firmado un documento base en el que instamos al Gobierno a que cumpla los compromisos de acogida acordados con la Unión Europea.

Hay que recordar que el compromiso de España con la Unión Europea pasaba por acoger a 17.000 refugiados pero, a día de hoy, solo se ha hecho en poco más de 1.200 casos. Es decir, ni siquiera el 7 por ciento de lo comprometido.

Con este desolador panorama, las organizaciones que conformamos la mencionada plataforma instamos a la Comunidad autónoma de Madrid para que elabora y dote a los municipios de la región de un plan de actuación participado, transparente y dotado de recursos humanos y económicos para la acogida e inclusión de las personas refugiadas.

Por su parte, los municipios se comprometen a formular planes integrales y protocolos de atención a personas refugiadas, coordinando una red de recursos municipales de acogida.

Asimismo, planteamos la creación de una comisión municipal de acogida que resuelva con eficacia y eficiencia la nueva realidad transversal que supone la presencia de personas refugiadas. Por lo tanto, habría que adaptar programas existentes como cursos de formación ciudadana, castellano, informática o recursos de asesoría judicial a las necesidades de los refugiados.

La acogida es algo muy serio. No olvidemos el trauma que han padecido estas personas, especialmente menores, muchas veces víctimas de torturas, abusos sexuales, violencia de género… Por eso, también en este escenario, hay que garantizar el seguimiento de las personas que son acogidas garantizando atención psicológica.

Por otra parte, las “ciudades refugio” se comprometen a garantizar soluciones de vivienda tras la salida de los centros y pisos de acogida. Así como la capacidad de acceder a las bolsas de vivienda pública municipales.

Evidentemente habría que habilitar fondos para la ayuda oficial al desarrollo y para la población refugiada, que puedan destinarse al fomento de la solidaridad, la convivencia y la no violencia en los municipios.

El populismo nacionalista y xenófobo merodea inquieto por Europa. La mejor medicina es la solidaridad. Imaginemos que tenemos que salir con nuestras familias huyendo de bombas, que nos torturan, que perdemos hijos, hijas, familiares, cónyuges…, que tenemos que huir para salvar la vida y que si nos devuelven a nuestro país nos espera la pena de muerte. Hay pocas opciones. Hay que recordar que los españoles tuvimos que huir de una guerra civil de la que todavía quedan heridas. Si muchos países no nos hubieran abierto sus puertas, probablemente hoy no estaríamos aquí.

Y siempre rechazando las causas que provocan estos éxodos. Siempre gritando ¡No a la guerra!

Jaime Cedrún
Secretario general de CCOO de Madrid

Jaime Cedrún

Secretario general de CCOO Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.