www.madridiario.es
Gallardón en su hábitat

Gallardón en su hábitat

Por Ángel del Río
martes 06 de noviembre de 2007, 00:00h
Alberto Ruíz Gallardón tomó ayer posesión de su nuevo despacho en el Palacio de Telecomunicaciones de Cibeles. Este edificio de principios del siglo XX es ya, oficialmente, sede del Ayuntamiento de Madrid porque en él se encuentra la presidencia y algunos de los despachos más importantes del gobierno municipal. Ayer Gallardón estaba de estreno, como un niño con zapatos nuevos. Dejó el viejo y recargado despacho de la Casa de la Villa, preñado de historia y por el que han pasado tantos alcaldes, por uno más amplio y funcional, minimalista en su decoración.

Antes, si se asomaba a la ventana del viejo despacho de la Casa de Cisneros, contemplaba a don Alvaro de Bazán, marino en tierra, en el centro de la Plaza de la Villa, agobiado por las palomas, impertérrito en su quietud de bronce. Ahora, desde la ventana de su nuevo despacho, puede contemplar a la diosa Cibeles, en su quietud de piedra de Montesclaros, en medio de la plaza, acomodada en su carro tirado por fieros leones, en un espacio que quizá tenga más que ver con lo que es hoy el Madrid de Gallardón: el tráfico enloquecido, el bullicio atronador, el ir y venir de miles de coches, los cruces que se atascan y arrancan una sinfonía de pitidos, el cruce de caminos Alcalá-Prado-Recoletos, un panorama menos bonancible que el de la plaza de la Villa.

El nuevo paisaje es más acorde con el Madrid gallardoniano, porque va a estar inmerso en obras, en las obras de acondicionamiento de un edificio que estará sometido a ellas hasta el año 2009. Convivirá el alcalde con los asuntos propios de su cargo y con los obreros que van a seguir trabajando durante año y medio más. Desde su nuevo despacho no escuchará el tañido de campanas, que todavía se pueden escuchar en el Madrid de los Austrias, sino el ruido de la piqueta, de las taladradoras, la carga de escombros y la descarga de material de construcción. Y se sentirá Gallardón como pez en el agua entre tanto alboroto urbano.

Ángel del Río

Cronista Oficial de Madrid y Getafe

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios