www.madridiario.es
Teatro Español
Ampliar
Teatro Español (Foto: Antonio Castro)

Cosas del Teatro Español

martes 15 de marzo de 2016, 08:02h
El Teatro Español de la plaza de Santa Ana ha sido noticia de manera continuada desde hace cuatrocientos años. La controversia, la polémica, el favoritismo, le han acompañado casi siempre. En su historia aparecen algunos datos o situaciones que no son del todo ciertos o conocidos.

Para empezar, el corral del Príncipe, que fue su origen en 1583, no era propiedad del Ayuntamiento madrileño sino de las cofradías de la Pasión y de la Soledad. En 1615, por orden de Felipe III, se obligó al Concejo a hacerse cargo de la gestión de los corrales del Príncipe y de la Cruz, teniendo que abonar una fuerte cantidad a los hospitales y asilos. En los años sucesivos iría asumiendo más responsabilidad sobre los mismos. Sin embargo durante casi toda la historia de este teatro ha sido gestionado por empresarios privados. El Ayuntamiento estuvo arrendando el Español hasta bien entrado el siglo XX. Solo en contadas ocasiones, cuando no encontraba postores, actuó también como empresario.

El control del Español ha sido en toda su historia pieza a cobrar, sobre todo por el gobierno central. En varias ocasiones el Ayuntamiento fue desposeído de su teatro. En febrero de 1809 por el gobierno de José Bonaparte. En febrero de 1849 por el gobierno de Isabel II y en 1940 por el primer gobierno franquista. No sería hasta 1981 cuando, tras la reconstrucción necesaria por el pavoroso incendio de 1975, el Ayuntamiento de Madrid se quedaría en exclusiva con su teatro. O sea que, en 432 años de historia, el municipio ha sido su propietario y empresario, su responsable total, en solo 35.

El actual edificio poco tiene que ver con el primitivo corral. Ya en 1744 comenzó a reconstruirse según un proyecto de Juan Bautista Sachetti. El 11 de julio de 1802 sufrió el primer gran incendio. Solo quedaron en pie las paredes exteriores. Juan de Villanueva se encargó de volver a construirlo, abriéndose el 25 de agosto de 1806. En noviembre de 1887 el propio Ayuntamiento lo cerró ante la amenaza de ruina, pero se reabrió un año más tarde. Ramón Guerrero y su hija María, siendo arrendatarios, hicieron otra gran reforma en 1894. Entonces el teatro ya se parecía mucho al que conocemos actualmente. Aunque ya en el siglo XX permaneció cerrado entre 1926 y 1928 para otra gran reforma.

Se cita siempre el año 1849 como el del cambio del nombre de Príncipe a Español. Es verdad a medias. Ciertamente tras la promulgación del Reglamento de Teatros del Reino y del Teatro Español, recibió ese nombre y estuvo en manos del Estado. Pero aquel proyecto de teatro nacional fracasó estrepitosamente, sobre todo por la feroz oposición que autores y actores emprendieron contra él. Tal fue el fiasco –y al agujero económico- que el 19 de mayo de 1851 Isabel II firmó el decreto que devolvía los teatros al Ayuntamiento. Y éste, el 14 de septiembre de ese año, le devolvió el nombre de Príncipe que mantuvo 17 años más, hasta el 5 de noviembre de 1868. Tras el derrocamiento de Isabel II en la revolución conocida como La Gloriosa, desapareció definitivamente el nombre de Príncipe, aunque no hacía referencia a ningún miembro de la familia real sino a la calle donde se ubicaba. Ese sí fue el cambio definitivo de la denominación.

Aunque el Ayuntamiento, como propietario, debía aprobar la composición de las compañías y el director de las mismas, no nombró director hasta el año 1981, siendo alcalde Tierno Galván. José Luis Gómez fue ese primer director. Desde entonces todas las corporaciones han nombrado ‘a dedo’ al director del Español hasta el año 2014, cuando se convocó un concurso público para ese cargo. Juan Carlos Pérez de la Fuente fue designado por Ana Botella de entre la terna que le propuso el comité de expertos que resolvió la convocatoria.

Estos datos han sido extraídos del libro que Antonio Castro está terminando de escribir por encargo del cesado director para conmemorar los 400 años de teatro municipal.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.