www.madridiario.es

Desayuno en Plutón

jueves 16 de julio de 2015, 16:58h

Parece ser que en Plutón hace menos calor que en la tierra y hasta incluso existen montañas heladas como en el inmortal himno del Frente de Juventudes. Habrá que enterarse de donde están las taquillas y apuntarse porque este calor ya no hay ni dios que lo aguante. Los presentadores de las noticias del tiempo se han convertido en los profetas del Apocalipsis. O cambian su discurso y se lo curran un poco o habrá que abrirles expediente a todos por bajo rendimiento laboral porque se han hecho un apaño para crear un bucle y no dar golpe.

Estos días hay mucha gente que se ducha mientras desayuna, lo que solo tendría la ventaja de dejarse estar un poco en la cama sino fuera porque tampoco hay ni dios que aguante en la cama para hacer nada. Ni siquiera eso. Porque este calor ha separado más o menos de manera encubierta a muchas parejas. A saber cuántas en unos meses como cuando el apagón de Nueva York generó el baby-boom en el 65. Ducharse mientras se desayuna no solo ahorra tiempo, sino que a buen seguro procurará nuevas suertes de recetas culinarias que a su vez retroalimentarán nunca mejor dicho a los obsesivos y clónicos programas de la televisión invadida por la gula y el sadismo. Bajo el agua, te olvidas de la panzeta, pero te mejoran los huevos escalfados, con perdón.

Este calor inhumano que padecemos mientras colonizamos Plutón, provoca entre otras secuelas, severos cuadros alucinógenos porque no puede ser otra cosa lo que estamos viendo y escuchando últimamente. Lo de Tsipras ha tenido que ser una insolación pues no es de recibo convocar un referéndum para ganarlo y perderlo al mismo tiempo, o al revés. Total para acabar en el mismo punto pero con la gente tirando piedras y eso en Grecia, con el grave riesgo que supone para todo el mundo, porque no habrá dinero pero piedras tantas y de tantos tamaños que la lanzadas con habilidad helena salen de la Plaza Sintagma o aledaños y te rompen un cristal del Congreso de los Diputados. Y a saber a qué político le alcanza la cabeza, si es que eso es posible. Por si fuera poco, Grecia se ha convertido en un ejemplo para todos y para todo. Tanto para los que ahora aprovechan el tirón para profetizar múltiples catástrofes a los que les gusta bailar el syrtáki, como para aquellos que siempre detestaron la pareja de baile del corte a cepillo de Tsipras y la coleta enrabietada de Pablo Iglesias. Da igual. Grecia es siempre un desastre lo mires por dónde lo mires y ya nadie se acuerda de que fueran la cuna de la civilización europea porque ahora se empeñan en que sean la coña del mundo. Ya lo advirtió, empero, Aristóteles para justificar la limitación de voto en Atenas para mujeres y pobres: “los pobres sólo reciben, no dan, y siempre piden más”. Otro alucinado.

Pero las alucinaciones sobrepasan la política, como suele ocurrir con las personas llamadas políticos, ejecutivos siempre tan próximos al pueblo llano que se reúnen para trabajar y solucionarle a éste la vida en lugares de película. En Roma, París, Londres, Atenas, Nueva York, Bruselas; ciudades a dónde el común de los mortales solo llega en viaje de novios con los ahorros guardados desde la Primera Comunión. Hasta Obama se lo ha montado para ir a Cuba y así chuparse un “Todo Incluido” en algún hotel de Varadero. También se nos han aparecido cosas horribles perpetradas por corazones alambrados como esa manía sádica de encerrar a seres vivos en contenedores y maleteros, empezando por bebés obstinados en sobrevivir y terminando con cachorros igualmente asombrados con la crueldad inhumana, que no humana. También existen alucinaciones en las que hay jefes de la mafia de la droga que huyen de la cárcel como si cogieran el metro. Si no fueran criminales emularían al inocente Tim Robbins de “Cadena Perpetua”, pero sin el póster de Raquel Welch, o al Eastwood de “Fuga de Alcatraz” o a los bulliciosos soldados de la “Gran Evasión”. En fin, el género es amplio y lo malo es que no están todos los que son. Al Chapo sólo le faltó salir en moto como Steve Mc Queen, experto en fugas como luego demostró en “Papillón”. Para que luego hablen de los privilegios de La Pantoja. Pero, ojo, no vaya a ser que tenga un túnel con aire acondicionado entre Alcalá de Guadaira y Cantora, que siempre se le dio bien la construcción. Quién salió pitando no en moto sino en bicicleta fue Casillas. Muchos pensaron que Casillas había dejado el Madrid para irse al Tour de Francia cuando le vieron en bicicleta en todos los telediarios, como si apuntarse al Tour fuese el lugar a dónde van los futbolistas cuando están hasta los huevos. Así lo dijo por lo visto Florentino, sin duda azorado por las temperaturas de holocausto que aplastan la capital. El mensaje de Casillas era claro: “Monta aquí y pedalea”. Y más allá de Orión, los independentistas siguen acercándose cada vez más a su independencia con retorcidas estrategias y connivencias. No hay mayor prueba de independentismo que no enterarse de lo que pasa en el mundo o como dirían los no nacionalistas “ir a su bola”. En ese sentido, lo están consiguiendo y queda la duda de cómo puede ser posible que, detrás de tanto ingenio, luego todos le sepan jugar al Barça. Tendrá que solucionarlo Luis Enrique. Menos mal que ya queda menos para el fútbol.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios