www.madridiario.es
Mochila de porteo
Mochila de porteo

Porteo sí, pero seguro

lunes 08 de junio de 2015, 08:32h
Si acabas de ser papá o mamá y has decidido portear, es posible que te surjan miles de dudas, no solo sobre qué tipo o marca de portabebés escoger, sino también sobre su seguridad o sobre su uso.

No en vano, a pesar de la gran cantidad de información a la que podemos acceder hoy en día, todavía hay papás que utilizan mochilas no ergonómicas. Pero, ¿cómo podemos diferenciar una mochila ergonómica de otra que no lo es? Una mochila ergonómica es aquella que permite que el bebé permanezca sentado (no colgado) y pegado al porteador. Una vez colocado, el bebé debe quedar en posición ranita, con las rodillas por encima de las nalgas formando una "M". Las ventajas que presenta este tipo de portabebés frente a las mochilas no ergonómicas o "colgonas" no solo tienen que ver con la comodidad del niño, sino que también el porteador se beneficiará del reparto equitativo del peso del bebé y evitará sobrecargar la espalda y los hombros.

Entonces, ¿las mochilas ergonómicas no son seguras? ¿Por qué se siguen comercializando? Estas mochilas, que tan acostumbrados estamos a ver en las tiendas de puericultura, no favorecen en absoluto la postura fisiológica del bebé y pueden afectar negativamente a su salud: al quedar colgado, su peso recae sobre la zona genital y la postura forzada es perjudicial para la cadera y la espalda del pequeño. Están homologadas porque cumplen unos requisitos mínimos de seguridad (peso, toxicidad, etc.), pero no son las adecuadas.

Si ya habías adquirido o te habían regalado una mochila no ergonómica y acabas de descubrir esta información, no te preocupes, en ;compra-venta.es ;puedes venderla y encontrar muchos modelos a precios muy asequibles. Para elegir el portabebés que mejor se adapte a tus necesidades, es necesario tener en cuenta varios factores, como la edad y el peso del bebé, el uso previsto o el clima.

En primer lugar, si el bebé es recién nacido, recomendamos utilizar un fular o una bandolera de anillas, ya que permiten portear al bebé en la misma postura que en el vientre materno. No se recomienda utilizar mochila hasta los 5 meses aproximadamente, a menos que estas mochilas incluyan una pieza adicional (respaldo o cojín reductor) que permita ajustar la distancia entre el bebé y el adulto que portea.

A partir de los 5 meses y hasta los 20 kg, las opciones son diversas, así que tendremos que basarnos en el uso que pretendamos darle al portabebés.

Los fulares son cómodos y frescos, pero requieren algo de práctica para hacer el anudado. Son la opción perfecta para períodos de porteo prolongados.

La bandolera de anillas es recomendable para períodos de porteo más cortos.

Los mei tai son la opción más aconsejable en climas calurosos. El sistema de amarre es mediante anudado, lo que permite adaptar el portabebés al tamaño del porteador. Son aptos para portear tanto a la espalda como en la parte delantera.

Por último, las mochilas ergonómicas son la opción más sencilla, ya que el sistema de amarre es fácil y rápido, permiten el porteo a la espalda o en la parte delantera y son aptas para períodos de porteo tanto cortos como prolongados. Su única desventaja es que pueden resultar incómodas en climas calurosos, por lo que aconsejamos que tengas en cuenta el tipo de acolchado antes de decidirte por un modelo en concreto.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios