www.madridiario.es
Iglesia de las Maravillas o parroquia de San Justo y San Pastor en la calle de la Palma.
Iglesia de las Maravillas o parroquia de San Justo y San Pastor en la calle de la Palma.

Lavado de cara a la iglesia de las Maravillas

Por Enrique Villalba
martes 10 de marzo de 2015, 07:30h
El Ayuntamiento de Madrid ha adjudicado por 781.015 euros las obras de reparación y consolidación de cubiertas, fachadas, cimentación y saneamiento de la parroquia de los Santos Justo y Pastor, más conocida como la iglesia de las Maravillas.

Según la memoria del proyecto, el edificio requiere la reparación de humedades, saneamiento, la red de recepción de aguas pluviales, la comprobación de la cimentación y la instalación de un micropilotaje en el inmueble. También es necesario consolidar la fábrica de ladrillo de las fachadas; reparar paramentos exteriores, hastiales y medianerías en mal estado; sustituir parte del pavimento; intervenir de forma integral en la cubierta y sus accesos; instalar los sistemas antiincendios, de calefacción y gas. También serán necesarias obras en el edificio de religiosos anexo a la iglesia.

Este templo -cuyo nombre se debe, según la tradición, a una imagen del Niño Jesús hallada por las monjas entre unas matas de flores de su jardín, llamadas maravillas- es un testimonio único de la arquitectura conventual carmelita del siglo XVII en Madrid (cruz latina, nave única con tres capillas abiertas a cada lado, capilla mayor con testero plano al que se accede tras subir tres escalones). La iglesia y el convento pertenecieron en su fundación a la Orden del Carmen Calzado. Fueron proyectados por Alonso Carbonel, sobre una idea de Juan Gómez de Mora. Se construyó entre 1628 y 1646, por iniciativa directa de Felipe IV, en un solar donde estuvo ubicado un beaterio de religiosas derivado del monasterio de San Antón. Según cuenta la leyenda, una paloma acompañó a la Virgen en la procesión de inauguración por la calle de la Palma de la iglesia (esa paloma daría pie un siglo después a la aparición del culto a la Virgen de la Paloma, patrona de Madrid). En su interior se veneraba la imagen de Nuestra Señora de las Maravillas que, según el mito, fue traída a Madrid en el siglo XVI por un arriero desde Rodesviejas y fue donada por Ana del Carpio, siendo depositada en el lugar en 1627.

Fue objeto de importantes obras en el siglo XVIII, que supusieron la inclusión del retablo y la aportación de toques neoclásicos. En la Guerra de Independencia sufrió daños por el fuego del parque de artillería el 2 de mayo de 1808 (la imagen de la Virgen de este templo fue a la que se acogieron los sublevados) y sirvió de hospital para heridos. Perdió parte de sus obras de arte en la desamortización de Mendizábal. En 1868 fue demolido el convento y las monjas, expulsadas y acogidas en el convento de Mercedarias hasta que se terminó el convento de Príncipe de Vergara, y la parcela y la iglesia fueron cedidas al Ayuntamiento para que crease una plaza y un colegio. A causa de las obras, la iglesia quedó en estado de ruina. Fue objeto de distintas reformas desde 1880 hasta la Guerra Civil. Durante el conflicto fue convertida en almacén de vinos y fueron destruidos varios altares y algunas imágenes, entre ellas, la de la Virgen, de la que Coullaut- Valera hizo réplica. En 1940, la iglesia fue rehabilitada. Posteriormente, se iniciaron de nuevo trabajos de rehabilitación en 2006.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios