www.madridiario.es

Mercacultura

lunes 07 de octubre de 2013, 09:54h

Las amenazas sugeridas por los responsables políticos de la Cultura en Madrid, en el proyecto de presupuestos de la sociedad que gestiona la cultura para el año 2014, indican que estamos asistiendo a un cambio de modelo cultural para la ciudad que supondrá, a la larga, una tragedia irreversible. Se trata de un drama de largo alcance que condenará a Madrid a un empobrecimiento económico y de valores culturales sin precedentes.

Los gestores de la cultura madrileña, del gobierno del PP, saben que los países se desarrollan cuando agrandan su cultura y su ciencia; y que las ciudades se miden internacionalmente por los mismos parámetros. Pero interesados en mezclarlo todo, y sobre todo la cultura con el negocio, están incubando un modelo económico para la cultura que se sostiene exclusivamente en dos pilares: la privatización de la gestión de espacios y el despido de trabajadores de esas mismas instituciones culturales.

Lo primero que hay que saber es que los gestores de la cultura del PP en Madrid se encuentran agazapados en una sociedad anónima denominada Madrid Destino que ha sido creada para gestionar la cultura, el turismo y el negocio del Ayuntamiento de Madrid, y por tanto no han sido elegidos por los madrileños sino nombrados discrecionalmente para satisfacer los intereses personales de la alcaldesa y de su equipo de gobierno. Sus actos, por lo tanto, no representan la voluntad ciudadana sino que se basan en sus propios criterios, no sometidos a consulta de los vecinos en un programa electoral, y por tanto carecen de otro valor democrático que el que les otorga, por delegación y por decisión individual, la alcaldesa de Madrid.

También es conveniente recordar que la cultura madrileña supone el 9 por ciento del PIB de la ciudad y da trabajo a 190.000 personas. Y que el IVA del 21 por ciento es, además de una carga insoportable para la cultura, un error económico de los responsables de la Hacienda pública.

Pero volviendo a la gravedad de los proyectos que tiene el PP para Madrid, lo más incomprensible es que la coartada de esos mismos responsables sea rentabilizar la cultura y promocionar el turismo, ignorando que en la mayoría de las ciudades del mundo una y otro son inseparables. Salvo el turismo de sol y playa y el de aventura, los restantes viajeros buscan reclamos culturales para sus salidas al exterior.

Nadie debe caer en el engaño: el desmantelamiento de la Cultura en Madrid no es culpa de los ciudadanos, ni de los creadores, ni de los artistas, ni de los intelectuales. Ni siquiera de Zapatero, tras 25 años de gobierno de la derecha en Madrid. Es mucho más que un imponderable achacable a razones económicas o porque propongan un proyecto cultural diferente y discutible. No, porque este gobierno municipal no tiene ningún plan. Se trata, dígase con claridad, de un injustificable desprecio por el único sector que, junto al turismo, representa de verdad lo que significa la creatividad, imaginación, innovación y prestigio internacional españoles.

El Grupo Municipal Socialista de Madrid discrepa por completo con la gestión cultural del PP y con sus incalificables proyectos de futuro, en los que se trata la cultura como mercancía y se exige que cualquier exhibición cultural asegure un beneficio económico, como si un Van Gogh careciera de valor porque el artista no triunfó en su tiempo o maldijera a Mozart por morir en la miseria. Es el desconocimiento deliberado, o la mala fe, de cuadrar cuentas públicas a costa del abandono cultural a los ciudadanos y a los creadores más débiles, porque esos gestores nombrados a dedo no tocan sus sueldos si no es para aumentárselos: eso no les parece despilfarro ni gasto innecesario.

No queda más remedio que intentar sobrevivir y desear que llegue el 2015 antes de que sea demasiado tarde para revertir la situación y que la Cultura, otra vez, sea uno de los valores históricos que identifiquen a Madrid. Entretanto, los creadores culturales, los trabajadores municipales, madrileños y viajeros cuentan con el compromiso de los socialistas de restaurar un modelo de cultura que devuelva al Área de Las Artes sus funciones, que respete y defienda el empleo, que incentive la creación y exhibición culturales, que descentralice a distritos y barrios las actividades culturales y que apoye el cine, el teatro, las artes plásticas, la danza, la literatura y todos los demás sectores de la cultura, sin lo que no es posible concebir un modelo de convivencia para el siglo XXI.

Ana García D'Atri.

Concejala socialista en el Ayuntamiento de Madrid.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.