www.madridiario.es
Ayuntamiento de Madrid
Ayuntamiento de Madrid

Maniobra fiscal para enmascarar los impuestos estatales

lunes 23 de septiembre de 2013, 15:55h

El Ayuntamiento de Madrid aprueba la revisión del plan de ajuste municipal 2012-2023 incluyendo reducciones o modificaciones fiscales que, más allá de plantear congelaciones fiscales, enmascaran las subidas fiscales del Gobierno central.

El Consistorio aprobó este jueves la revisión de su plan de ajuste instigado por el real decreto que permite la tercera fase del plan de pago a proveedores desarrollado por el Gobierno, al que se acogerá para recibir 334 millones de euros y reducir el plazo de pago a acreedores a 30 días. A final de año, la deuda a largo plazo del Gobierno municipal ascenderá a 7.074 millones, 355 menos que en 2012. Este lunes se elevó a Pleno desde la comisión ordinaria de Hacienda la revisión.

La alcaldesa de la capital, Ana Botella, y la delegada municipal de Hacienda, Concepción Dancausa, plantearon dicha revisión como una rebaja de impuestos progresiva, apoyada por el incremento de transferencias del Estado a Madrid en 210 millones. Sin embargo, los descuentos que propuso el Ayuntamiento maquillan la realidad de una presión fiscal que, en la realidad queda en lo comido por lo servido.

El Consistorio plantea que en 2016 se establecerá un tipo de IBI similar al de 2014 y, a partir de entonces, lo congelará 'de facto', tal y como explicó el coordinador general de Hacienda municipal, Luis Martínez Sicluna, a Madridiario. Hasta entonces, el ciudadano seguirá pagando la actualización de la ponencia de valores catastrales (una media de un cinco por ciento más anual) por parte del Estado, más el incremento temporal y extraordinario del IBI que estableció el Gobierno. Lo que hará el Consistorio es poner un colchón a las subidas anuales previstas hasta 2020 por parte del Estado, tocando el tipo del tramo impositivo que le corresponde. A partir de 2016 reducirá este parámetro para que el cobro sea el mismo. Según Noelia Martínez, concejal socialista portavoz en el Área de Hacienda, los madrileños están sufriendo subidas del 10 por ciento del IBI, según sus datos. Es decir, que sus impuestos seguirán subiendo.

Algo parecido ocurre con el impuesto de vehículos. El Gobierno municipal reducirá en 2015 su cobro y luego volverá a actualizarlo a un régimen del dos por ciento anual. Según Martínez Sicluna, hay rebaja fiscal y se cumple con la especificación del plan de proveedores estatal, que exige la actualización de los impuestos del municipio que pide la ayuda al Gobierno. El Ayuntamiento argumenta que incentivará las matriculaciones pero no cuenta que los impuestos regresarán a sus niveles e incluso se incrementarán con el paso del tiempo. Es decir, que solo es una prórroga fiscal. Jorge García Castaño, concejal de Izquierda Unida, cuestiona la maniobra al ser más que discutible que se cumplirán esos pronósticos. La edil socialista denuncia que la imposición por IVTM estaba por encima de los niveles legales. García Castaño denuncia que la revisión del plan consolida la congelación salarial, la reducción de la plantilla municipal y la eliminación de la mayor parte de las partidas de acción social.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios