www.madridiario.es

El mayor desastre ferroviario en los últimos 70 años

Por MDO/E.P.
jueves 25 de julio de 2013, 10:32h

El accidente de un tren Alvia que cubría la ruta Madrid-Ferrol en las proximidades de Santiago de Compostela es uno de los más graves registrados en España en los últimos 60  años con 80 fallecidos y 140 heridos. Es el siniestro con mayor número de víctimas desde que en 1944.

 

El accidente ocurrido este miércoles ha sido el segundo más grave en los últimos 70 años después del registrado el 3 de enero de 1944, cuando un correo expreso repleto de viajeros, que también realizaba un trayecto entre Madrid y Galicia, chocó contra una locomotora que realizaba maniobras en el túnel número 20 de la línea Palencia-La Coruña. Según las cifras oficiales facilitadas en la época el número de fallecidos ascendió a 78 y otras 75 personas resultaron heridas pero se cree que el número real de víctimas mortales ascendió a 500.

En 1972 se produjo otra tragedia ferroviaria cuando descarriló un ferrobús que cubría el trayecto entre Cádiz y Sevilla y en el que fallecieron 77 personas. El año 1980 estuvo marcado por dos choques de gran magnitud: en julio 17 personas fallecieron a consecuencia del choque frontal del Talgo Barcelona-Madrid con un mercancías detenido en la entrada del estación Torralba del Moral (Soria). Sólo dos meses después, en septiembre, el tren Madrid-Valencia colisionó con un autobús de transporte regular en un paso a nivel, que tenía las barreras levantadas, a la altura de la localidad valenciana de Chirivella. Murieron 27 pasajeros del autocar mientras que los viajeros del tren salieron ilesos.

En enero de 1981, un choque frontal entre un tren TER procedente de Burgos y una locomotora provocó siete muertos. El accidente se produjo entre las estaciones de Miraflores y Soto del Real, en la provincia de Madrid. Ese mismo año, otras seis personas fallecieron al arrollar un tren a una furgoneta en un paso a nivel con barreras, situado a siete kilómetros de Segovia, y otras 11 murieron al colisionar un ferrobús contra la parte trasera de un camión remolque, cerca de Huesca capital.

En septiembre de 1984, una nueva colisión entre un tren y un vehículo causó nueve muertos en el término de Villajoyosa (Alicante). En 1988 tuvieron lugar dos accidentes, uno de ellos con ocho muertos al chocar en Valladolid los expresos 'Cantabria' y 'Costa Vasca', y otro con 15 fallecidos, entre ellos diez niños de 3 a 5 años, cuatro maestras --una embarazada-- y el conductor) al ser arrollado el autocar en el que viajaban por un tren que cubría la línea Zaragoza-Barcelona, en un paso a nivel sin barrera en Juneda (Lérida).

En septiembre de 1989 cinco viajeros murieron al chocar el Talgo Madrid-Gijón con un mercancías en la estación de Arévalo (Ávila). En julio de 1990 se produjeron seis muertos al chocar el Intercity Zaragoza-Madrid, a la altura de las localidades madrileñas de Alcalá de Henares y Torrejón, contra una viga suelta de un mercancías que circulaba en sentido contrario.

Durante los años 90 se registraron cuatro accidentes ferroviarios:  en agosto de 1993 (12 muertos), noviembre de 1994 (7 fallecidos que circulaban en una ambulancia arrollada), en febrero 1995 (cinco muertos) y marzo de 1997 (18 muertos).

El último accidente de tren producido antes de la tragedia de Santiago, tuvo lugar en junio 2010 cuando 12 personas fallecieron al ser atropellados por un Alaris, que cubría la ruta Alicante-Barcelona, mientas cruzaban por un paso indebido en la localidad de Castelldefels.

En enero de 2001, 12 inmigrantes ecuatorianos murieron al arrollar un tren la furgoneta en la que viajaban, en un paso a nivel situado en el municipio murciano de Lorca. El choque frontal de un Talgo y un mercancías provocó 19 muertos en junio del 2003 en el término municipal de Chinchilla (Albacete), mientras que en marzo de 2004, seis jóvenes fallecieron al ser arrollado el vehículo en el que circulaban en un paso a nivel sin barrera de la localidad de Martín de Yeltes, en Salamanca. En mayo de ese mismo año, cinco bolivianos fallecieron al ser arrollado el vehículo en el que viajaban por un tren cerca de la estación de ferrocarril de Hellín (Albacete). El 21 agosto de 2006, otras 7 personas perdieron la vida al descarrilar un Intercity que cubría la línea La Coruña-Hendaya, en la localidad de Villada (Palencia).

El desastre ferroviario acontecido en Santiago de Compostela ha sido también el más grave registrado en el continente europeo desde 2000, cuando 155 personas perdieron la vida en Austria en el incendio de un tren funicular en medio de un túnel. En diciembre de 1988, 35 personas fallecieron en Reino Unido tras la colisión de dos trenes en el Cruce 'Clapham' en Londres debido a las malas condiciones de seguridad. Once años más tarde, en octubre de 1999, 31 personas perdieron la vida también en Reino Unido a causa de la colisión de dos trenes en la estación Paddington en Londres, después de que uno de los ferrocarriles ignorara una luz roja.

En mayo de 2003, fallecieron 34 personasen Hungría al chocar el tren que cubría el trayecto Budapest-Nagykanizsa contra un autobús turístico repleto de ancianos alemanes que disfrutaban sus vacaciones en un cruce cerca de Siofok. En junio de ese mismo año, la colisión de un tren de pasajeros que cubría la ruta entre Cartagena y Madrid contra un tren de carga en Chinchilla (Albacete) causó 19 muertos. Un total de 17 personas perecieron en enero de 2005 a causa de la colisión de un tren de pasajeros y un tren carga al norte de Bolonia, en Italia.

2006 fue un año particularmente trágico, en el que se produjeron el descarrilamiento de un tren y su posterior caída a un barranco en las afueras de la capital de Montenegro, Podgorica, causó 46 muertos y 198 heridos, otro descarrilamiento en un tren subterráneo en la estación de metro Jesús de Valencia, en el que perdieron la vida 41 personas. También en septiembre de ese mismo año, 23 personas fallecieron en Alemania después de que el tren de levitación magnética 'Transrapid', que flotaba sobre un colchón magnético, golpease a un vehículo de mantenimiento en una pista de prueba en la zona de Emsland.

En junio de 2009, una explosión en un tren de carga causó el incendio de varias viviendas en la ciudad costera de Viareggio, en Italia, con un resultado de 22 muertos. En febrero de 2010, 18 personas murieron a causa de la colisión de dos trenes en medio de una fuerte nevada en la localidad de Buizingen, cerca de Halle, al suroeste de Bruselas (Bélgica). El accidente más grave hasta el de Santiago de Compostela se produjo en marzo de 2012 en Polonia, cuando la colisión frontal y el posterior descarrilamiento de dos trenes de pasajeros cerca de Szczekociny causó 16 muertos y 58 heridos.

 

Más información:

78 muertos y más de 140 heridos al descarrilar un tren en Santiago

Un exceso de velocidad pudo causar el siniestro

Conmoción en Madrid tras el accidente ferroviario de Santiago de Compostela

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios