www.madridiario.es
Jaime Cedrún
Jaime Cedrún

CCOO pide medidas urgentes que frenen la "sangría" del paro

martes 09 de julio de 2013, 11:24h

Según los datos aportados en el informe de CCOO, el empleo en la Comunidad de Madrid en los últimos dos años ha sufrido una pérdida de 195.400 puestos de trabajo en la región, lo que ha suspuesto un descenso del 6,7 por ciento en el número de personas ocupadas.

 

Por sexo, la mayor pérdida continúan sufriéndola los hombres, en los que el número de ocupados en el primer trimestre de 2013 se había reducido en 137.000 personas, nueve puntos menos respecto al mismo período en 2011. A pesar de ello, según la Secretaría de Empleo del sindicato, Mª Cruz Elvira, las políticas del gobierno regional "atacan" a la población femenina, cuya ocupación se ha reducido en 55.400 empleos (4,1 por ciento). Igualmente, las diferencias por razón de género siguen acentuándose y las mujeres continúan en "desventaja" debido a "contrataciones más precarias, mayor temporalidad, salarios más bajos, mayor tasa de parao y jornada a tiempo parcial".

Por edad, la mayor pérdida de empleo se ha dado en los sectores de población menores de 35 años, donde el número de personas ocupadas ha caído de 918.300 a 775.600. Este grupo representa el 74 por ciento de todo el empleo destruido en estos dos años. Entre los más jóvenes destaca el volumen de empleo desaparecido entre los 25 y los 34 años, con un descenso de 103.000 puestos de trabajo. Asimismo, la tasa de empleo en los menores de 25 ha caído hasta el 21,8 por ciento. También, el tramo de edad comprendido entre los 45 y 55 años se ha visto afectado con un aumento del 43,5 por ciento lo que supone 37.600 personas más en paro.

Sin embargo, la población extranjera ha sufrido los peores efectos de la crisis, pues en este sector de la población se ha reducido el empleo en un 24,4 por ciento, lo que supone 140.100 empleos menos.

Empleo público

En el sector privado se han destruido más empleos que en el sector público madrileño pero, a pesar de ello, a partir de 2011 la Comunidad comenzó a experimentar una pérdida continuada de empleo en este público. Así, en los últimos dos años se han destruido 72.300 puestos de trabajo, lo que supone un pérdida del 14 por ciento de la población asalariada.

Los sectores más catigados han sido, por un lado, servicios, que acumula el 65 por ciento de desempleo, 125.000 empleos menos en la última legislatura. Destaca la pérdida de puestos de trabajo en servicios a edificios y atividades de jardinería, con 28.600 menos. Por otro lado, en la construcción el trabajo sigue disminuyendo y ya son 63.000 personas ocupadas menos desde principios de 2011, lo que supone una pérdida del 31 por ciento.

En este período han desaparecido 72.500 empleos fijos de los cuales 21.900  ocupados pertenecían al sector público. La razón principal, según el sindicato, es la reforma laboral, que ha traído consigo un abaratamiento del despido.

El paro, vinculado al índice de pobreza

Por otra parte, el paro en la región ha crecido un 30,6 por ciento, lo que supone un aumento de 160.000 desempleados. Este aumento ha llevado la tasa de paro de la región hasta el 20,35 por ciento, superando en cinco puntos la que había al inicio de la presente legislatura.

En este sentido, el nivel de desempleo en la Comunidad está estrechamente vinculado al índice de pobreza, que se sitúa en un 19 por ciento. Esto supone que 1.250.000 madrileños están por debajo de este umbral.

El informe destaca el paro de larga duración que ya afecta en la región al 53 por ciento de la población, aunque el mayor aumento se está produciendo en los parados de más de dos años que representan el 32 por ciento de los madrileños.

"Un plan de choque"

El Secretario general de CCOO, Jaime Cedrún, ha hecho un llamamiento al Gobierno regional para que cambie la política laboral vigente hasta el momento. Cedrún, se ha referido a la situación actual del empleo en Madrid como "consecuencia nefasta de una reforma fracasada que golpea a aquellos que más necesitan de una política protectora".

En este sentido ha planteado un "plan de choque" basado en tres puntos fundamentales. Por un lado, propone un cambio en las políticas de prestación de la Comunidad para "parar la sangría de destrucción de empleo". También, incita a proteger a las familias mediante un plan de rentas básicas. Por último, sugiere dar una oportunidad a los parados de larga duración para que estén en condiciones de buscar empleo mediante la puesta en marcha de un plan de empleo agresivo.

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios