www.madridiario.es

Quieren negociar con el Ayuntamiento

Los vecinos de San Blas se quejan de que el Atlético vaya a la Peineta

Los vecinos de San Blas se quejan de que el Atlético vaya a la Peineta

Por MDO/E.P.
viernes 07 de septiembre de 2007, 00:00h
La Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM) y la Coordinadora de Vecinos de San Blas amenazaron este viernes con llevar a cabo una serie de movilizaciones si el Ayuntamiento de Madrid no convoca una consulta ciudadana sobre la cesión del estadio de La Peineta al Atlético de Madrid para su conversión en el estadio de fútbol del club rojiblanco. La pretensión de los vecinos de la zona está encaminada a que la población del distrito tenga "la oportunidad democrática" de pronunciarse acerca de la actuación del Consistorio, que, a su juicio, "ignora sus derechos e intereses".
Así lo manifestó en rueda de prensa el presidente de la FRAVM, Nacho Murgui, que desaprobó, al igual que los vecinos de San Blas, el protocolo de intenciones suscrito el pasado 30 de julio por el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón con el club Atlético de Madrid y con la empresa Mahou para el desarrollo urbanístico del ámbito "Mahou Vicente-Calderón", que prevé la recalificación de más de 92.000 metros cuadrados del suelo donde se asientan el estadio y la fábrica cervecera.

"Nos oponemos a que se ceda a una entidad privada con ánimo de lucro una instalación pública y a que se premie a la empresa Mahou con una jugosa recalificación de terrenos", expuso Murgui, quien señaló que en su momento Gallardón, en su condición de presidente regional, se comprometió a no llevar a cabo esta operación. Además, insistió que la conversión de La Peineta en un gran estadio de fútbol privará a los vecinos del distrito de San Blas de disfrutar de un espacio público en el que venían realizando sus actividades deportivas.

La Coordinadora de Vecinos de San Blas también se mostró contraria a la cesión del estadio de La Peineta al club de Enrique Cerezo, ya que consideran que acrecentará los problemas de movilidad del distrito. Para el portavoz de la Coordinadora, Miguel Ángel García, esta conversión supondrá un mayúsculo agravamiento de los graves problemas relacionados con el transporte. Puso como ejemplo la sobresaturación de la M-40 o el desbordamiento de la capacidad de los accesos al distrito, rompiendo la comunicación con los barrios de Vicálvaro o Moratalaz.

Por todo ello, García reclamó "respeto" para los vecinos y "sentido común" para buscar soluciones dialogadas entre las asociaciones de vecinos. "Queremos que los vecinos de San Blas intervengan en las negociaciones", aseveró. Tanto la FRAVM como la Coordinadora de Vecinos de San Blas exigen al Ayuntamiento la apertura de negociaciones inmediatas con los habitantes del distrito para que expresen su opinión sobre la entrega de "un espacio público a una empresa privada", en palabras de Andrés Cabrera, vicepresidente de la Asociación de Vecinos de Canillejas, uno de los barrios más antiguos de San Blas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios