www.madridiario.es
Cerámica, aceitunas y golosinas madrileñas para tentar a Oriente Próximo

Cerámica, aceitunas y golosinas madrileñas para tentar a Oriente Próximo

Por MDO
jueves 06 de septiembre de 2007, 00:00h
Exportar más cerámica, conservas de aceitunas, aceite de oliva y golosinas puede ser el primer paso para intentar paliar el déficit comercial español con los países de Oriente Próximo, derivado de la fuerte dependencia española de sus reservas de crudo. Con este objetivo la Cámara de Comercio de Madrid ha organizado sendos encuentros de cooperación empresarial en Riad (Arabia Saudí) y Muscat (Omán).
Trece empresas madrileñas de diferentes sectores acudirán a este encuentro en ambos países de Oriente Próximo, que empezarán en Riad este sábado y se extenderán hasta el miércoles, 13 de septiembre. Entre ellas se encuentra Alcalagres, productora de pavimentos y revestimientos cerámicos; productos que son los más demandados por los mercados orientales. En concreto, el negocio de los pavimentos y revestimientos cerámicos acapara el 14,6 por ciento de las exportaciones españolas a Arabia Saudí.

También acude al encuentro Fiesta, una de las marcas de confitería de mayor tradición en España. Esta empresa, radicada en Alcalá de Henares, tentará con sus caramelos y golosinas al público oriental de esta región. Con ello podría diversificar el mercado aún no arraigado en estos países para las exportaciones españolas de productos agroalimentarios.

De hecho, en el sector de agroalimentación solo las aceitunas han logrado arraigar en las demandas de importaciones españolas de estos mercados. Pero apenas suponen el 3 pòr ciento del conjunto de las exportaciones. Para intentar aprovechar la brecha abierta por el fruto y difundir las virtudes del aceite de oliva, la empresa madrileña RS Exportación de Aceites acude a sendos encuentros que organiza la Cámara de Comercio.

El desarrollo de la industria petroquímica también atrae a estos encuentros a los fabricantes: Durán Electrónica, de sistemas de detección de gases tóxicos y explosivos; Hussmann Koxha, de equipos frigoríficos; Flores Valles, de mobiliario de laboratorio; Imper Madrid, de aplicaciones eléctricas industriales; la ingeniería Euroestudios; la cazatalentos Catenon; y a la consultora Imathia, especializada en transporte. Por su parte, las empresas Kool Sport (artículos deportivos), Sittic (artes gráficas), Unión Dental (ortodoncias) prevén contribuir a diversificar las exportaciones españolas en la región la región.

En el mercado saudita, de unos 25 millones de personas, los productos españoles con mayor aceptación son, por este orden, los pavimentos y revestimientos cerámicos (14,6% del total), los productos químicos (8,6%) y la confección (8,1%). La situación es similar en el mercado omaní, con 2,5 millones de habitantes, donde los sectores con mayores oportunidades para las empresas españolas son la tecnología industrial y la industria química.

Además de estas oportunidades de negocio, Oriente Próximo demanda inversiones en el campo de las infraestructuras. El transporte, la ingeniería y construcción e incluso las telecomunicaciones, se presentan como una inversión segura a corto y medio plazo. La fuerte escalada del precio del petróleo ha puesto en marcha un considerable número de proyectos para los que el sector público ha movilizado adjudicaciones y licencias.

La expedición madrileña que envía la Cámara de Comercio también cuenta con empresas que tienen mucho que aportar en el campo de las infraestructuras. Entre ellas, Imathia o Imper Madrid. Otro negocio en alza en esta parte del mundo es la manipulación de fluidos y, especialmente, el tratamiento de las aguas, ya que Arabia Saudí es el mayor productor y consumidor mundial de agua desalinizada. En este sector tratará de irrumpir la empresa Euroestudios, especializada en ingeniería hidráulica.
 
El peso del crudo
El nexo de unión entre los intercambios comerciales de España, Arabia Saudí y Omán es el petróleo. Arabia Saudí es el mayor productor mundial de petróleo, con una media de 9,5 millones de barriles diarios, y posee las mayores reservas probadas del globo, unos 264.000 millones de barriles. También lidera la lista de las exportaciones, con ocho millones de barriles por día.

Algo similar ocurre en Omán. La economía omaní depende fundamentalmente del sector petrolero, que  representa el 70,6 por ciento de sus exportaciones y genera un superávit en la balanza comercial de 10.610 millones de dólares. El motor de esta economía, el crudo, genera en torno al 45 por ciento del PIB del país y el 80 por ciento de los ingresos públicos. Los estudios que demuestran que el petróleo se extinguirá antes de 2030 han forzado una diversificación de la economía omaní. Por este motivo, el Gobierno de Omán se ha embarcado en diversos proyectos para abrir nuevos frentes en sus relaciones internacionales.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios