www.madridiario.es

La causa principal del accidente fue la pérdida de efectividad del rotor de cola

La inexperiencia del piloto y el sobrepeso accidentaron el helicóptero de Rajoy y Aguirre

La inexperiencia del piloto y el sobrepeso accidentaron el helicóptero de Rajoy y Aguirre

martes 17 de julio de 2007, 00:00h
El informe técnico elaborado por la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC) señala que el descontrol del helicóptero, en el que viajaban Mariano Rajoy y Esperanza Aguirre el 1 de diciembre de 2005, se debió a la selección de un área confinada (la Plaza de Toros de Móstoles), la comunicación "con poca antelación" de las características especiales del vuelo al piloto (contratado como suplente en la aeronave de las BESCAM) y su propio desconocimiento del modo de actuar ante un comportamiento concreto de la aeronavea. El informe también confirma el sobrepeso ya detectado en el informe preeliminar, 159 kilos de más en el vuelo accidentado y otros 115 kilos de exceso en el vuelo anterior de prueba, pero señala otra serie de factores antes no concretados.
Así, el documento asegura que el Centro de Coordinación de las BESCAM comunicó las características del vuelo al piloto "con poca antelación". "La información concerniente a este vuelo, para el transporte de personalidades, la transmitió el tripulante de apoyo al piloto un momento antes del inicio", señala la comisión investigadora, antes de recordar que el contrato entre las BESCAM y la compañía de helicópteros, Helisureste, establecía que el Centro de Coordinación de las BESCAM debía informar del lugar y la misión principal del vuelo "con el fin de que pudiera proceder a disponer del equipamiento necesario para la prestación del servicio".

"Esta comunicación tardía al piloto acerca de las características del vuelo, un transporte de personalidades que implicaba llenar la capacidad del helicóptero y que iba a suponer un entorno operacional inhabitual, pudo haber influido en las decisiones operativas del piloto y acortó el tiempo disponible para su preparación y planificación", explica.

Dos días de experiencia
La CIAIAC deja claro en su documento que la causa principal del accidente fue la pérdida de efectividad del rotor de cola, situación identificada con las siglas inglesas LTE, y apunta a una falta de preparación técnica del piloto ante esta situación.

Señala además que el piloto tenía únicamente dos días de experiencia con las BESCAM. "Su experiencia en el Servicio de Helicóptero de las BESCAM era de dos días y había sido adscrito de forma provisional para realizar una suplencia", señalan los investigadores de Fomento, después de informar de que el piloto realizaba la suplencia "a la vez que hacía las horas necesarias para revalidar la habilitación de licencia en el modelo posteriormente siniestrado, el Bell 206L4 Twin Ranger.

El documento de la Comisión de Investigación de Accidentes de Aviación Civil descarta un fallo mecánico como causa del accidente y destaca una serie de "cuestiones operacionales" que se produjeron en el vuelo.

Además de la citada tardanza en informar al piloto del vuelo que debía realizar, se destaca el hecho de que operara desde la plaza de toros teniendo cerca "una zona despejada suficientemente amplia" y la circunstancia de que el propio piloto "pudiera verse afectado en la decisión de aceptar el despegue de la plaza de toros por la relevancia que implicaba el traslado de personalidades y el de la prensa gráfica y televisión que le acompañaba".

Sobrepeso
La serie de "cuestiones operacionales" se completa con el citado sobrepeso en los dos vuelos que realizó el helicóptero ese día, el hecho de que el despegue se hiciera por la zona más baja del graderío, dejando al viento incidir en el rotor de cola, y a la falta de formación del piloto en situaciones de pérdida de efectividad del rotor de cola.

En el capítulo de conclusiones, la CIAIAC recomienda a la Dirección General de Aviación Civil que incluya información sobre situaciones de pérdida de efectividad de rotor de cola (LTE) en la formación de pilotos de helicópteros y la distribuya en sociedades y empresas operadoras de estos aparatos.

Por último, aconseja a la empresa propietaria del helicóptero, Helisureste, que asegure que sus tripulaciones tienen la información necesaria para calcular el peso al despegue y que incluya más datos sobre forma de operar en zonas confinadas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios