www.madridiario.es

Beteta dice que los altos cargos del PSOE viven en Las Rozas, Pozuelo y Majadahonda

El PP quiere 'extender urbanismo del noroeste' al resto de la región

martes 17 de julio de 2007, 00:00h
El portavoz del PP en la Asamblea de Madrid, Antonio Beteta, afirmó este martes que el proyecto de Ley de Medidas Urgentes del Gobierno regional apuesta por "extender el urbanismo de los municipios del noroeste -Las Rozas, Pozuelo y Majadahonda-, donde gustan de vivir los altos cargos del PSOE, al resto de la región".
Beteta defendió que el urbanismo de estos municipios, que limitan la altura de los edificios de viviendas a tres pisos más ático, es "más humano" y aporta "más calidad de vida", a lo que la portavoz del PSOE, Matilde Fernández, replicó que eso es una "simpleza".

Además, el portavoz popular sostuvo que el proyecto de ley pretende luchar contra la "corrupción" y la "especulación urbanística", al prever la retirada de esas competencias a los ayuntamientos que infrinjan las normas, mientras que la portavoz de IU, Inés Sabanés, auguró que la ley va a "generar más especulación, porque abre flancos de desprotección y ocupación de espacios protegidos".

Los portavoces parlamentarios avanzaron así, tras la reunión de la Junta de Portavoces, el debate que se celebrará el próximo jueves en el pleno de la cámara sobre dicho proyecto de ley, al que el PSOE e IU han presentado sendas enmiendas a la totalidad. La socialista Matilde Fernández criticó además la prohibición a los agentes forestales de entrar en montes privados sin autorización judicial y defendió que el "interés general prevalezca sobre la propiedad privada".

"Si empiezas diciendo que en una finca privada, es decir, en todo el norte de la región, no puede entrar un agente a inspeccionar que no se está vertiendo algo que puede hacer daño a la comunidad o que no se están haciendo edificaciones ilegales, mañana no podrá entrar un inspector en una residencia de ancianos, en una guardería, en un bar o en un restaurante", advirtió.

Beteta rechazó esa posibilidad y argumentó que los agentes forestales que tengan conocimiento o indicios de que se está cometiendo una irregularidad o un delito "podrán ir al juez, pero no dar una patada en la puerta". "En la puerta de mi casa nadie puede dar una patada, si no es con un mandato judicial. Pues en una finca privada, tampoco", insistió.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios