www.madridiario.es

Un hombre muere al recibir tres balazos en una calle de Chamberí

Por MDO/Agencias
miércoles 04 de julio de 2007, 00:00h
Un hombre de unos 35 años de origen eslavo falleció esta noche al recibir, al menos, tres impactos de bala cuando se encontraba en plena calle en el distrito de Chamberí, según fuentes de Emergencias Madrid y la Jefatura Superior de Policía. Los hechos ocurrieron sobre la una de la madrugada en las proximidades de la calle Vallehermoso cuando el hombre fue tiroteado por causas que aún están siendo investigadas.

Vecinos de la zona alertaron de lo sucedido a los sanitarios del Samur-Protección Civil, llamando a la puerta de la base que el servicio sanitario tiene a unos 100 metros de la citada calle, por lo que los facultativos llegaron al lugar rápidamente.

A su llegada, los sanitarios encontraron al hombre tirado en la acera, a la altura del número 15 de la calle Vallehermoso, con al menos tres heridas por arma de fuego en el hombro derecho, el costado derecho y el tórax izquierdo, indicó un portavoz de Emergencias Madrid.

Asimismo, había entrado en parada cardiaca y, a pesar de que se le practicaron las maniobras de resucitación cardiopulmonar durante unos cinco minutos, finalmente los facultativos del Samur-Protección Civil sólo pudieron certificar su fallecimiento.

El hombre iba indocumentado, por lo que no se ha podido determinar su filiación, explicó un portavoz de la Jefatura Superior de Policía de Madrid. El cadáver del hombre quedó a disposición judicial para proceder al levantamiento del cuerpo.

"!Ayudadme!"
"!Ayudadme!" balbuceó la víctima a unas clientes de un bar, sobre las que cayó desplomado completamente cubierto de sangre y tras haber recorrido, a duras penas, unos 150 metros a pié con tres impactos de bala en el cuerpo.

Así lo relataron a los periodistas, dos mujeres que acababan de acomodarse momentos antes del tiroteo en la terraza del "Café Garden", situado en el número 15 de la calle Vallehermoso, en Madrid.

Según las testigos, sobre las 00.50 horas escucharon cinco detonaciones, que en un principio creyeron que eran petardos, y que poco después vieron aparecer "a un hombre rubio enorme con la camisa totalmente ensangrentada y que parecía borracho porque venía tambaleándose".

"En ese mismo instante, el dueño del café salió, dijo que no eran petardos sino disparos, que la víctima era conocido en el bar y llamó rápidamente a la policía", refirieron. Y añadieron que vieron al herido que se acercaba hacia la terraza del café después de haber cruzado la calle Vallehermoso desde la de Rodríguez San Pedro. "Sólo acertó a decirnos: ayudadme", dijo una de las testigos sobre la que se desplomó ensangrentado el herido.

Mayka y Marina, nombres de las mujeres que presenciaron la escena, trataron de auxiliarle al percatarse de la gravedad del herido, al que, según dijeron, le seguía una persona que con acento extranjero, en repetidas ocasiones, se dirigió a él por su nombre e intentó taponarle las hemorragias producidas por los impactos de bala. "Nosotras le decíamos que nos hablara, que no se muriera, pero tenía la boca llena de sangre y se encontraba agarrotado", agregaron.

Las mismas testigos señalaron también que otras dos mujeres les acababan de contar que vieron como dos jóvenes, uno de ellos rubio con una camisa blanca y con una mochila, habían disparado dos veces, en la plaza del Conde Valle de Suchil a apenas un metro de distancia de la víctima, a la que luego trataron de rematar con un tercer disparo cuando intentaba huir.

Según contaron otros testigos, los agresores huyeron en un taxi tras cometer el homicidio, aunque otras personas, que se encontraban en el lugar, afirman que lo hicieron en un coche Seat de color oscuro.

El juez de guardia llegó a las 03.00 horas a la cafetería, donde las asistencias de SAMUR, a escasa distancia del cadáver que yacía cubierto sobre la acera, atendían a una mujer de nacionalidad española que había llegado acompañada por un varón, los cuales se encontraban "muy nerviosos y agresivos", según contó un tercer testigo a los periodistas.

A lugar de los hechos acudieron asistencias de SAMUR-Protección Civil, que trataron de reanimarle sin éxito, y varias dotaciones de Policía Nacional, entre ellos miembros de la unidad "Centauro", que acordonaron la zona por la que bajó el herido y el lugar donde finalmente cayó muerto.

Una vez ordenado el levantamiento del cadáver, a las 03.40 horas fue conducido por los servicios funerarios al Instituto Anatómico Forense, donde se le practicará la autopsia. Agentes del Grupo VI de Homicidios del Cuerpo Nacional de Policía se han hecho cargo de la investigación para determinar las causas por las que se produjo el tiroteo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios