www.madridiario.es

Exigirán la inexistencia de publicidad y cláusulas que induzcan a error o vulneren los derechos

Una treintena de inspectores callejeros velarán por los derechos de los consumidores en rebajas

Una treintena de inspectores callejeros velarán por los derechos de los consumidores en rebajas

domingo 24 de junio de 2007, 00:00h
Un total de 29 inspectores técnicos de Calidad y Consumo recorrerán los 21 distritos de la capital para garantizar los derechos de los compradores madrileños, en el marco de la campaña de Inspección y Control de Rebajas iniciada por el Ayuntamiento de cara a las rebajas de verano, que se prolongará hasta el próximo 21 de septiembre.
El dispositivo desplegado por el Consistorio tratará de evitar el posible fraude que pudieran cometer los establecimientos comerciales y comprobar el cumplimiento de la normativa que regula la actividad comercial.

En concreto, los inspectores exigirán en los establecimientos que visiten la licencia urbanística municipal, la exposición del horario de atención al público en un lugar visible desde el exterior, la inexistencia de publicidad y cláusulas que induzcan a error al consumidor o vulneren sus derechos.

También comprobarán la admisión de tarjetas de crédito y débito anunciadas, la existencia de hojas de reclamaciones y su entrega a los consumidores que las soliciten, así como el anuncio de éstas en un cartel ajustado al modelo oficial.

Para cumplir los requisitos establecidos por el Ayuntamiento, los comerciantes deberán exhibir al público las fechas de rebajas elegidas por el establecimiento, que se ajusten al calendario establecido por la Comunidad, y su visibilidad desde el exterior del establecimiento.

Otra de las obligaciones para la época de rebajas es que el precio inicial y el rebajado de cada uno de los artículos esté expuesto tanto en el escaparate como en el interior del establecimiento. Además, no deberán anunciar las rebajas con carácter general cuando la venta afecte a menos de la mitad de los productos ofrecidos.

Asimismo, los productos deberán estar separados y diferenciados en el caso de que la rebajas no afecten a toda la tienda, con el fin de evitar equivocaciones. Los artículos rebajados no debe estar deteriorados y el comerciante está en la obligación de disponer de facturas que incluyan todos los requisitos legales a los consumidores que lo soliciten.

La normativa que regula esta actividad establece la prohibición de incluir en las rebajas productos que previamente no hayan estado en venta, así como los que estén deteriorados o los adquiridos con objeto de ser vendidos a precio inferior.

Consejos
Por otro lado, el Ayuntamiento recomienda tener en cuenta algunos consejos para que el consumidor salga satisfecho con las compras realizadas durante este periodo, entre ellos planificar lo que se desea adquirir y comparar precios en distintos establecimientos; certificar la calidad de los artículos.

Previamente a la compra, se sugiere asegurarse sobre las posibilidades, reembolso del dinero o entrega de un vale de compra que ofrece el comerciante para cambiar o devolver el producto en caso de no existir una causa justificada.
Los madrileños podrán resolver sus dudas a través del teléfono 010, en la Oficina Municipal de Información al Consumidor, en la calle Gran Vía, o en las situadas en cada uno de los 21 distritos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios