www.madridiario.es

Continúan las protestas por los despidos en Barajas

viernes 25 de enero de 2013, 00:00h
El Comité de Empresa de Raesa, que gestiona el 90 por ciento de las cafeterías del aeropuerto de Barajas, y la dirección de la compañía han cerrado este viernes el proceso negociador del ERTE. Por su parte, los trabajadores de los servicios de limpieza del aeropuerto pertenecientes a la empresa Pilsa, han iniciado una huelga indefinida.
El cierre del acuerdo sobre el Expediente de Regulación de Empleo Temporal reduce su duración a dos meses y los afectados de 115 a 60. Así lo han manifestado fuentes sindicales que han destacado que el acuerdo también contempla que la empresa "anticipe el importe del paro hasta que el trabajador lo empiece a cobrar y que complemente hasta el 80% de la cantidad estipulada en el pago del desempleo".

Las fuentes también han destacado que la empresa ha accedido a cambiar las causas de presentación de este ERTE, que "ahora se basa en las obras que se van a realizar en el aeropuerto de Barajas y que obligarán a cerrar puntos de venta, en vez de en pérdidas".

Por ello, los representantes de CCOO, UGT y GTS han expresado su satisfacción por lo que han denominado un "buen acuerdo, que comenzará a aplicarse entre el 1 de febrero y el 31 de marzo".

En los últimos meses, los trabajadores de Raesa han protagonizado diversas movilizaciones y dos jornadas de huelga para protestar por la decisión de Aena de dividir en dos lotes la explotación de los 40 puntos de hostelería que en la actualidad gestiona la empresa en Barajas y que dan trabajo a unas 900 personas.

En este sentido, los representantes de los trabajadores aseguraron que se estaba utilizando a los empleados de hostelería "como el chivo expiatorio para recaudar más dinero con nuevas adjudicaciones que permitan aumentar los cánones sacrificando las condiciones sociales de la actual plantilla".

La empresa Raesa está formada en un 49 por ciento por capital de Aena y en un 51 por ciento por el de Áreas.

Huelga indefinida en los servicios de limpieza
Los trabajadores de los servicios de limpieza del aeropuerto de Madrid-Barajas, pertenecientes a la empresa Pilsa, han iniciado este viernes una huelga indefinida en protesta por los 54 nuevos despidos previstos en el Expediente de Regulación de Empleo presentado por la entidad.

Esta huelga de limpieza se aprecia ya en las terminales T1, T2 y T3 del aeropuerto, mientras que los trabajadores de la Terminal 4, dependientes de otra empresa (Eulen), iniciarán sus paros el próximo lunes día 28.

El presidente del Comité de Empresa de Pilsa, Antonio Guzmán, ha manifestado que la empresa "quiere que la reducción de presupuesto recaiga sobre los trabajadores", lo que califica de "injusto". "Vamos a seguir la huelga hasta que la empresa retire el expediente de regulación", ha aclarado.

Por su parte, la delegada sindical del Comité, Fernanda, ha dejado claro que han "colaborado en todo momento con la empresa" y que piden que se respeten los servicios mínimos acordados. Sin embargo, ha apuntado que la presión es tal que "si hay un papel que se nos cae, automáticamente nos toman los datos para sancionarnos".

Malestar entre los pasajeros
Al mismo tiempo, los viajeros del aeropuerto contemplan con sorpresa el estado de las terminales, en las que se amontonan los papeles, botellas de plástico y cartones. "Es asqueroso", ha manifestado Marco, un turista italiano.

La presencia de la basura acumulada supone "una imagen muy mala" para el turismo, según han declarado algunos de los pasajeros, así como un acto "insalubre" y "desagradable". "Me decepciona. Madrid es la capital y no me parece", ha manifestado Elena.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios