www.madridiario.es
La Fíbula perfecta

La Fíbula perfecta

La muestra 'El Héroe y el Monstruo', con su pieza estrella, la Fíbula de Braganza, descubre una parte de nuestro pasado más lejano.

jueves 24 de mayo de 2007, 00:00h
Un trozo de historia en una pequeña fíbula. El Museo Arqueológico de Madrid nos acerca en una exposición a una joya excepcional del siglo III a.C. que descubre una parte de nuestro pasado más lejano en el marco de la cultura ibérica andaluza. Una pieza única, denominada como 'Fíbula Braganza' por haber pertenecido durante siglos a la conocida familia real portuguesa, que representa la lucha heroica entre un hombre y un lobo. De ahí el título de la muestra, 'El Héroe y el Monstruo', que podrá verse en Serrano, 13, hasta el 29 de julio.
Una fíbula es el nombre usado por los arqueólogos para denominar los broches de finales de la Edad de Bronce e inicios de la Edad de Hierro (1.200 a.C) que se utilizaban para sujetar un vestido, una túnica o un manto. Eran, además, símbolos identitarios de los diferentes grupos sociales de la época, en especial de las clases de poder dentro de la aristocracia. En este caso, nos encontramos ante una joya de oro  excepcional, única, que posiblemente fue encargada por algún príncipe ibérico a un orfebre griego hacia el siglo III a.C. Esa es la teoría más aceptada pero el origen de la pieza se ha discutido durante años.

El broche había pertenecido desde el siglo XVIII a la colección de joyas de la familia real portuguesa de Braganza (de ahí el sobrenombre de la fíbula) y fue adquirido, en 1950, por un coleccionista privado de Chicago. Tras ser expuesto en varias ocasiones, se deposita para su estudio a partir de los años 60 en el Museo Británico que lo compra en una subasta pública en 2001 por más de un millón de libras. Así, desde que cayó en manos del Museo londinense, la pieza ha estado sometida a varios análisis para determinar correctamente su procedencia. Explica la comisara de la exposición, Alicia Perea, que "hubo un gran debate porque se desconocía la arqueología de la península ibérica" pero finalmente se estableció que la joya no sólo es peninsular, sino que muy probablemente sea ibérica "del alto Guadalquivir".

La Fíbula del Héroe y el Monstruo representa una zoomaquia, la lucha entre un lobo y un joven guerrero desnudo armado con su espada, un escudo y el casco. El escenario, un microcosmos que simboliza la tierra mediante el lobo; el océano a través del monstruo marino; y el inframundo, a través de un jabalí. Se trata de una imagen "muy representada en la Península en otros soportes durante la época ibérica" y bien lo refleja el resto de la exposición. "La muestra intenta dar significado y contexto a la joya", comenta Perea al referirse a las 82 piezas ibéricas que acompañan al broche. Así, cerámicas, espadas, más fíbulas o relieves en los que aparecen también el enfrentamiento entre el hombre y el animal describen el mundo de aquella época con sus monumentos, joyas e imágenes que representaban el poder.

"El valor científico de la Fíbula de Braganza no se puede medir con dinero", asegura la también miembro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas que también valora su calidad artística como "una pieza única". "Nos da información de todo tipo: económica, social, política, cultural, ideológica... sobre todo de la élite" asegura Perea que explica cómo los aristócratas "justificaban que ellos tenían el poder con esta imagen de lucha como diciendo: he impuesto el orden donde antes había caos".

Alicia Perea se manifiesta "muy orgullosa" de haber traído por primera vez a nuestro país una pieza "muy importante" a nivel histórico. "Me alegra dar a conocer la fíbula en España" donde, dice, "la gente en general conoce algo de la cultura ibérica". De momento, ya se puede hablar de éxito sobre esta exposición que permanece en el Museo Arqueológico desde el 27 de abril y a la que ha acudido "personas de la calle, no sólo especialistas". Desde luego, la experiencia de contemplar por unos segundos la belleza, la brillantez y la perfección de una joya de tantos siglos de antigüedad no tiene precio.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios