www.madridiario.es

Adiós, Villanueva ¡Adiós!

miércoles 09 de enero de 2013, 00:00h
En efecto, “no hay nadie imprescindible”. Bien lo sabe el bueno de MAV que ha visto como políticamente se le aupaba o prescindía de él desde hace años, con la misma facilidad con la que en política hoy se ama y mañana se odia, incluso más acentuado si es en el seno del propio partido. “Honor, honestidad e integridad...” es aún hoy, recién dimitido, su patrimonio más valioso. Probablemente lo ha sido siempre y quizá no lo dilapidará nunca. Así es Villanueva.

A sabiendas que se equivocó en su primera comparecencia pública ante los medios tras los trágicos sucesos del Madrid Arena y aunque los que le conocemos sepamos que en modo alguno actuó como portavoz de la empresa, ni de lejos, si pudo parecerlo. Las cifras se las pasó la empresa, a él y a la policía, cierto, pero ¡que iban a decir ellos sobre el aforo¡ Faltaron reflejos, y entiendo que ha pedido también perdón por ello. Como por haberse equivocado tantas y tantas veces en el ejercicio de sus múltiples cargos de responsabilidad política. Habló – dio la cara- porque era Vicealcalde- Portavoz y ahora dimite de todos sus cargos, incluido el acta del concejal, porque va en el sueldo y porque lo contrario, quedarse sentado en Palacio, el de Cibeles, sería otro error por el que quizá, algún día, tendría que volver a pedir perdón.

Villanueva es un clásico de la política madrileña. No entiendo su dimisión a esta hora porque con ella deja descubierto un flanco muy vulnerable de la alcaldesa, la vicealcaldía. Y no es propio de MAV huir en momentos difíciles. Quizá algún día me explicará esta decisión, si lo desea y se lo trasladaré encantado a los lectores de Madridiario si me autoriza. Ahora volveremos a la figura del primer teniente de alcalde, mujer en este caso, Concepción Dancausa, pero no es lo mismo. Y con un portavoz distinto Enrique Núñez, que tampoco es igual. Cierto que a Ana Botella la quedaban pocos mimbres para dar forma al cesto deshilachado desde los sucesos del Madrid Arena. Ha tirado de los hilos más solventes o quizá menos gastados. Ha blindado a De Guindos y respirado hondo a buen seguro, confiada en que amaine el temporal. Vendrán tiempos mejores, sin duda. Pero el día de la dimisión de Villanueva no es precisamente de los que apuntará como buenos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios